Viernes de un Andariego

Viernes de un andariego

27 julio, 2018 | 12:00 am

Las depredaciones con las modalidades más variadas y hasta inimaginables, con toda seguridad llegarán a convertirse en la mácula más distintiva de este abominable régimen. Nada pareciera haber quedado a salvo de tanta vesania para el aprovechamiento de la cosa pública, y también la privada, por conducto de esta siniestra horda de malhechores que han trastornado irreparablemente la existencia de todos los venezolanos. No existe un solo estanco gubernamental que no haya padecido las furiosas acometidas de un funcionariado ansioso de riqueza fácil y con suficientes garantías de que en ese deleznable sendero siempre encontrará a la mano, como oportuna salvaguarda, el desafortunado amparo de la impunidad y las complicidades.

Todos los venezolanos ya están convencidos de que el correspondiente y justiciero castigo solo podrá ser posible cuando se produzca el derrumbamiento de esta cáfila de malvivientes que, paulatinamente, han llegado a la convicción de que la cosa pública, que constituye un bien de todos los venezolanos, se ha convertido en patrimonio particular de quienes, al margen de la legalidad, son los detentadores del poder. Hasta ahora sólo se sabe que la cuantía de los bienes que han sido depredados, a todo lo largo de estos últimos años, asciende a cifras jamás imaginadas en toda nuestra historia republicana y que ellos cada día se acrecientan en su inacabable magnitud.

Los escasos y tímidos señalamientos de los organismos jurisdiccionales por la ejecución de tan despreciables desmanes, sólo han alcanzado a un puñado de insignificantes personeros gubernamentales. Otras incidencias como la protagonizada por el Ex-Ministro de Minas y Ex-Presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, tienen como única motivación las insistentes críticas que el personaje ha estado formulando, en contra del supuesto mal manejo que Nicolás Maduro habría hecho del “legado” del nunca bien ponderado “comandante eterno”. Esos mismos organismos, en estos tiempos han enderezado su objetivo contra figuras opositoras como son los casos, entre otros muchos, de Enrique Capriles y el Ex-Alcalde Ocaríz, pero esas tentativas, de antemano fallidas, no encuentran ninguna correspondencia con la limpieza de sus ejecutorias.

“Ninguno de esos ‘próceres’ del ‘chavismo’, en sus más variadas escalas”, —afirma nuestro amigo —, ha sido tocado hasta el momento, muy a pesar de los contundentes señalamientos que se han venido formulando en distintas instancias en su contra. Salvo los que discrepan con Maduro, todos llevan una existencia muy placentera, bien sean civiles o militares. Se les ha denunciado con especial empeño, como es el caso del Ex-Presidente del IVSS, Rotondaro, alto oficial de la Fuerza Armada, pero nadie quiere ponerle el cascabel al gato. Otros jefes castrenses y también civiles, han traficado con drogas, están incursos en violaciones de derechos humanos, manejan abiertamente todos los canales para el contrabando y han cometido toda suerte de delitos, pero siempre tienen a su disposición el manto del amparo y la impunidad.”

Algunos medios de comunicación ya han dado cuenta de que muchos de los bienes de este “procerato” han sido incautados o por lo menos congelados, en países del exterior a causa de las medidas adoptadas por la Unión Europea, Estados Unidos y Canadá. A pesar de todo ello, abrigamos todos los venezolanos, el pesimismo de que el gobierno, con el signo ideológico que profesa, jamás dará alguna cuenta de las múltiples trasgresiones cometidas. Cuando menos y, por ahora, las mejores y más codiciadas, capitales del mundo, les han cerrado las puertas.

El día llegará.