Viernes de un Andariego

Viernes de un andariego

8 junio, 2018 | 12:00 am

Resulta a estas alturas evidente la impotencia del régimen para tratar de sortear, de algún modo, la difícil situación que le ha planteado la porfiada intención de la comunidad internacional para el restablecimiento del modelo democrático en Venezuela. De muy poco, en verdad, le han servido sus costosas incursiones mediáticas para minimizar la escasa credibilidad que para el mundo exterior han tenido ciertas liberaciones de detenidos políticos que, salvo su disidencia frente al gobierno, nunca han debido ser privados de sus derechos ciudadanos. Tampoco tuvo aceptación una supuesta e insólita pretensión de canje de los sobrinos de la pareja presidencial, sentenciados y encarcelados en una penitenciaría federal en el norte, a cambio de la liberación de un predicador mormón y su consorte venezolana. Una opinión internacional encabezada por el Grupo de Lima, la Unión Europea, un variado elenco de ex-Presidentes de repúblicas americanas, y una importante porción de países importantes de la OEA, no han cesado en su empeño de excluir de ese organismo al gobierno venezolano, por su disonante y abominable comportamiento anti-democrático. Sin fuentes de financiamiento proveniente de los países más importantes del orbe, con la industria petrolera en absoluto declive y con la demostración que se observó en los comicios de mayo último, donde una abrumadora mayoría se abstuvo de brindarle su respaldo al régimen, es fácil predecir que a partir de ahora se ha precipitado irremediablemente la segura extinción del modelo socialista que nos ha sumido a todos en una diabólica hecatombe, jamás vista en nuestro transcurrir republicano.

“Estos años afirma nuestro amigo de inmensa oscuridad y zozobra que trajo consigo el llamado ‘chavismo’, con todos los ingredientes de la malignidad por delante, pareciera en trance de finalizar. Ya el único e importante entorno que quedaba absolutamente fiel al gobierno, como lo era el castrense, pareciera estar mirando las cosas de otra manera, si es que se aceptan como válidos los súbitos y numerosos encarcelamientos de oficiales de distintas fuerzas operativas”.

Ciertamente que el pedimento internacional orientado a negarle cualquier vestigio institucional a las elecciones donde resultara reelecto Nicolás Maduro, la solicitud de ayuda humanitaria, tal como lo están exigiendo las mayorías del país, y la apertura de compuertas para un proceso comicial verdaderamente libre y transparente, ensanchan las vías para que más temprano que tarde, la ventura se convierta nuevamente en nuestra mejor compañera.

“El clamor de cambio prosigue el amigo se mantiene intacto y ahora fortalecido con los melancólicos resultados que en esa pasada tentativa comicial, tuvo el gobierno de Maduro”.

Sin duda alguna que son muy dificultosos los tropiezos que para la sobrevivencia se le plantean a la “revolución”. Entre nosotros sólo cuenta con Cuba, nación a la que ofreció una sustancial colaboración repudiada por nuestro pueblo, a causa de una situación calamitosa. Se le suma Evo Morales, cuyo destino futuro, también es una incógnita y Daniel Ortega en Nicaragua, cuyo basamento popular ya se encuentra desecho por sus incesantes tropelías anti-democráticas. Rusia, quien le repudia, tiene muy poco que ofrecer y China, si no hay dinero en mano, no es precisamente un país dadivoso.

El día está por llegar.