Viernes de un Andariego

Viernes de un andariego

11 mayo, 2018 | 12:00 am

A ratos hace falta la templanza pero alimentada con elevadas dosis de indulgencia para la tentativa de derrotar las desventuras de la vida. Nunca será fácil el desmontaje de los desvaríos sobre todo cuando ellos provienen de intereses personales muy mezquinos, los arribismos usualmente presentes en todos los ajetreos de la vida pública o simplemente las seductoras tentaciones de la vanidad. El comentario lo hacemos casi al término de esta parodia electoral que convocó la constituyente cuando la inocultable orfandad gubernamental ha alcanzado su mayor relevancia y cuando el asedio internacional en contra de un régimen de fuerza, estaría llegando a cotas muy pocas veces vistas en estos lados del planeta. La Venezuela opositora e indudablemente mayoritaria se encontraría obligada a observar este espectáculo como una prueba más de su entereza para perseguir y encontrar las salidas democráticas más eficientes para ponerle término a esta pesadilla que nos ha robado de manera despiadada una buena parte de la existencia. Los opositores que hemos atendido el llamamiento de la abstención frente a un proceso absolutamente viciado y sin signo alguno de legalidad, comprendemos que la verdad se encuentra de nuestro lado y que ello, precisamente, tiene el acompañamiento de millones de voces que en todo el mundo están abogando por normas reguladoras de vida donde ésta tenga plena vigencia y que el respeto a la legalidad en todas sus aristas, constituya la cúspide de nuestra existencia como comunidad civilizada. Tal vez sin querer queriendo, pero formando parte de la turbulencia que vivimos, entre factores de la oposición han aflorado individualidades y grupos que están apostando a la cruzada encabezada por el ex-gobernador Henry Falcón y, por supuesto, que nadie podría negarles el derecho que les asiste para alentar esa posibilidad, aunque pareciera ser remota la tentativa, si se toman en cuenta las circunstancias que desde sus comienzos vienen rodeando a ese evento.

“Sería un despropósito imperdonable comenta nuestro amigo- descalificar la candidatura de Henri Falcón y convertirlos a él y sus seguidores en adversarios de la oposición. De alguna manera todos conocemos de sus antecedentes y sabemos que el aspirante y quienes le acompañan, militan fervientemente en las filas que promueven los cambios que está reclamando el país. El signo de su campaña ha sido el cuestionamiento sistemático del modelo de gobierno que tenemos y sería una insensatez echar al olvido las contribuciones que buena parte de ellos han hecho para imprimirle a nuestra sociedad los cambios que se requieren.”

Cuando menos nosotros hemos conocido por muchos años a buena parte de los promotores sociales y políticos que en esta oportunidad están acompañando al ex-gobernador larense. Por largo tiempo y por vía de ejemplo, hemos sabido de la amistad de hombres como Eduardo Fernández, Claudio Fermín, Felipe Mujica, Eduardo Semtei, entre otros muchos, y que bajo ninguna circunstancia, pudieran ser ubicados en el oscuro listado de adversarios de la oposición.

“Por mucho tiempo se alarga la conversa- nosotros continuaremos el camino como compañeros de ruta. Todos en la búsqueda afanosa de un camino que nos garantice una existencia digna, en libertad, pluralismo y democracia y sin miedo a la muerte, las calamidades y las privaciones que ahora acompañan a todos nuestros compatriotas.”

La indulgencia es virtud.