Quinto Día Online
24 de Septiembre del 2017

Viernes de un Andariego

Viernes de un Andariego

Viernes de un Andariego

Olmedo Lugo

 

 

De cualquier modo como se miren las cosas, el país, abrumadoramente mayoritario, tiene la explicable percepción de que este régimen siniestro está ahorita viviendo los prolegómenos de su final. Y el término de esta cruel pesadilla, con toda seguridad, habrá de tener los mismos rigores que los males ocasionados a toda una sociedad, en su alargada pasantía por los territorios del poder. Ya no parecieran existir escapatorias imaginables porque los caminos fueron cerrados por ellos mismos para darle curso a tantas hambres pasadas y también a la inmensa acumulación de resentimientos que, un día, les llevaron a emparejar sus acciones de gobierno con los más repudiables regímenes políticos que hasta el momento haya conocido la humanidad. El pueblo entero, mayoritariamente y gozoso ante la proximidad del eclipse de esta horripilante pesadilla, ha brindado sus aportes más significativos para la derrota de esta despreciable hornada demencial que solo sangre, muerte, hambrunas y carencias nos ha estado deparando en su larga estadía en los escenarios del gobierno. Ellos, capitaneados en su tiempo por la retorcida y brutal mentalidad del “eterno”, sembraron la desolación y la muerte en un país que llegó a convertirse en la envidia de sus hermanos del continente. Entonces, caminábamos con ejemplar optimismo por los senderos de la libertad, la prosperidad y la paz, pero al solo arribo de la horda de aventureros, sobrevino el naufragio de las esperanzas, al tiempo que desaparecían también los vestigios de envoltura popular que sirvió para catapultarlos a la cima del poder. Los últimos y tal vez más brutales indicios de su absoluta descomposición pudiéramos verlos en su ataque reciente al Parlamento para impedir la convocatoria a una consulta popular; sus insistentes ataques al Ministerio Público, cuyo control se le fue de las manos y el incremento de todas las modalidades represivas para intentar inútilmente sofocar la protesta ciudadana, que ha cundido en todos los rincones de la patria.

 

-La última ofensa del régimen –es el comentario amigo- fue la de enviar como acompañantes a la casa de Leopoldo López, tras un largo e injustificado cautiverio, a los “hermanitos Rodríguez” (no los integrantes del trío, a quienes todo el mundo quiere) de los que todo el país conoce el caudal de desprecio que su sola presencia ocasiona.

 

De cualquier manera, versiones muy confiables insisten en señalar las ya insalvables dificultades que tiene el gobierno para mantener su control. Muchos de los integrantes del “procerato” andan buscando refugios para ellos y sus familiares, pero con éxito muy escaso, porque en pocos lugares serían bien recibidos. Otros muchos estarían convencidos de que sin el abrigo de nuestras fronteras y sin el poder en sus manos, las salidas serían muy remotas y, por el contrario, se acentúa el riesgo de los “ganchos” y de largas pasantías en penitenciarias federales del “imperio”. Son las máculas que se derivan del narcotráfico.

 

De cualquier modo, la Asamblea Constituyente chimba que intentaron, no entusiasmó a nadie y camina directamente al fracaso, mientras que la consulta opositora del domingo, se transformará en un nuevo éxito para todos quienes pacíficamente aspiramos a la libertad.

 

¡Horas llegadas!