Quinto Día Online
28 de Junio del 2017

Viernes de un Andariego

Viernes de un Andariego

Viernes de un Andariego

Olmedo Lugo

 

 

Serían ya incuantificables los caudales de dólares que cotidianamente pierde el régimen, y por consiguiente Venezuela, en ese desaforado e inútil empeño de tratar de congraciarse con el gobierno que encabeza ese intraficable mandatario que se llama Donald Trump. De acuerdo con las versiones más confiables, son numerosas las agencias e individualidades que se ocupan en calidad de lobistas, de atemperar la imagen que sobre el “gobierno revolucionario” se mantiene en el país del norte, pero que irremediablemente –existen evidencias en contrario-, finalmente tales estipendios pasarán a engrosar el penoso rubro de los fondos perdidos. Los indisimulados coqueteos del régimen con la máxima autoridad del país del norte, no tiene ningún valimento. Ya se hicieron inútiles ensayos y malabarismos con el “negrito” Obama, y también, lo habían hecho con Clinton, pero todo fue en vano. Nunca, ni el ya difunto Hugo Chávez, ni menos aún el anodino e inútil Nicolás Maduro, pudieron traspasar las codiciadas puertas de la Casa Blanca, algo que si han logrado y sin muchos alardes, buena parte de los mandamases de esta parte del mundo, e incluso, individualidades de mucho relieve entre nosotros, como el caso de las damas María Corina Machado o Lilian Tintori, esposa del líder de Voluntad Popular, Leopoldo López. El personaje se mantiene impávido frente a las consecuentes insinuaciones del gobierno venezolano que nunca en el pasado perdió alguna oportunidad para el despliegue retórico, jamás bélico, contra el “imperialismo” y sus supuestos servidores de siempre.

 

-Lo cierto –se escucha el comentario- es que el hombre luce imperturbable frente a tantos requiebros y, por el contrario, ha sido más insistente que su antecesor en el reclamo para la liberación de los presos políticos y la apertura de los caminos democráticos para nuestro país. Por lo demás, al lado de sus iniciativas, aparece la declaratoria unánime del Senado norteamericano que sugiere la necesidad impostergable de que el sistema democrático sea restablecido y se solicite la aplicación de la Carta Democrática por parte de la OEA.

 

Piensan algunos que Cuba, un país que está mirando cómo se le escapa la posibilidad de normalizar sus relaciones con los EE.UU, ha estado influenciando la novedosa actitud de Venezuela, país que desde hace tiempo convirtió en colonia ideológica. De cualquier manera, son demasiados los tropiezos internos y externos que el gobierno enfrenta para que Maduro, alguna vez, llegara a sentarse en el famoso Salón Oval, como sí lo han hecho otros mandatarios del continente que, por cierto, nunca han ocultado su aversión por las reiteradas conductas anti-democráticas desplegadas desde Miraflores.

 

-El libro Las venas abiertas de América Latina de Eduardo Galeano y subrepticiamente entregado por Chávez a Obama –prosigue el amigo- fue el último contacto cercano del régimen con el gobierno “gringo”. Es difícil que algo semejante se repita y menos aún cuando se están derrumbando casi todos los compañeros en el continente de la causa bolivariana. Esto, más temprano que tarde, habrá de suceder entre nosotros porque el hambre, la miseria y la muerte ya se han hecho insoportables.

 

P.D. Si quieren contactarnos, pueden llamar al 0416-625-15-12.