Quinto Día Online
13 de Diciembre del 2017

Viernes de un Andariego

Viernes de un Andariego

Viernes de un Andariego

Olmedo Lugo

 

 

Cuando el caos más absoluto es su constante compañía, nadie racionalmente puede pensar que este régimen tenga alguna oportunidad de recuperar la imagen que alguna vez llegó a cosechar. Su desmembramiento, más allá de las babiecadas que profieren su voceros más conocidos, es bastante completo porque no existen fisuras para oxigenarse y todo porque desde sus inicios y acompañado de la prédica del odio y el resentimiento, puso al descubierto su inmensa ineptitud, la intolerancia a todo trance y su innata vocación para el enriquecimiento rápido, que ha convertido al país en el detestable modelo que, hasta el momento, hayamos conocido. Es posible que momentáneamente haya logrado la sobrevivencia, pero todas las circunstancias visibles y también las que no han salido a la luz, indican que del mismo modo que se aferran al poder, día tras día se incrementan los elementos que con toda seguridad convertirán en realidad su ya anunciado derrumbamiento. Con el país convertido en una ruina, sin los recursos económicos de los tiempos iniciales, sin amigos y con las arcas exhaustas porque nadie se atreve ahora a tenderle una mano, lo que inauguró el “comandante eterno” y que dejó en manos de unos herederos que jamás tuvieron noción alguna para el manejo de los asuntos puntuales de un Estado, el desenlace, necesariamente, es conocido e inevitable. La aterradora hecatombe que nos arropa a todos y los criterios que de una u otra manera concitan son de la más diversa naturaleza. Por la propia fuerza y la importancia de los acontecimientos, ocasionalmente el desencanto se da la mano con la desesperanza y entonces, las críticas abrasivas llueven sobre los protagonistas de las ya frustradas y canceladas negociaciones. Es posible que ahora el mayoritario pueblo opositor ponga el acento en reconstruir el camino de las protestas cívicas y lograr que la Asamblea Nacional retome muchas de las iniciativas postergadas por el pedimento del Vaticano. En cualquier caso, y a pesar de tantas trapisondas gubernamentales, todos sabemos que al contar con el apoyo mayoritario del pueblo, ya tenemos más de medio camino andado en el objetivo de desplazar a este régimen de los territorios del poder. Agotada la capacidad para conservar sus viejos amigos y aliados, sin dinero para los festines populistas, con el crédito cerrado en todos los centros financieros del mundo y con el repudio de todos los países e instituciones más importantes y representativas del planeta, no es posible pensar que la sobrevivencia de este maléfico gobierno se extienda mucho en el tiempo.

 

-La MUD, de alguna manera –comenta nuestro amigo- nos ha proporcionado a todos la satisfacción de haberle arrebatado al régimen la hegemonía popular que alguna vez llegaron a tener. Al margen de las muy comentadas apetencias personales que se consideran muy nocivas y que deben ser subsanadas a cambio de objetivos mayores, estamos obligados a extenderles el crédito de confianza que desde hace algún tiempo le otorgamos. Sólo con la unidad estaremos seguros que en poco tiempo y con el empeño por delante, pondremos fin a este gobierno que solo muerte, hambre, violencia y miseria nos ha deparado.

 

Saludos navideños para todos y que el futuro sea más auspicioso.