Una opinión, Cinco temas

¿Venezuela antiimperialista?

20 abril, 2018 | 12:00 am

Ahora más que antes, la citada consigna es tragicómica. Si un país se precia de ser antiimperialista, debe rechazar a todos los “imperios”. Pero si alega rechazar a uno —EEUU—, aunque le venda petróleo y le cobre completo… pero al mismo tiempo se arrodilla ante los imperios emergentes, China y Rusia, entonces todo se convierte en una charada publicitaria.

Además, la hegemonía roja ha “innovado” en materia de imperialismo y coloniaje. Históricamente, el país más fuerte en lo político, económico y militar era la potencia imperial, y el país más débil era la colonia. Acá ha sido al revés. El país que era más fuerte, Venezuela, se transmutó en una colonia de un país muy débil, Cuba. ¿Venezuela antiimperialista? ¡Por favor!…

Tan predecible…

Sí, es verdad que hay algunos mensajes interesantes en el dominio económico, pero en general la campaña de Falcón es como el libreto de un guión que mucha gente se sabe de memoria, o por lo menos está bastante familiarizada con su contenido. Novedades fundamentales no hay, y no podría haberlas porque la campaña misma se encuadra en la rancia tradición del despotismo habilidoso que necesita una “alternativa opositora” para convalidar el montaje electoral.

El candidato es predecible, sus más visibles colaboradores también, los mecanismos que utilizan para tratar de convencer a la gente de ir a votar, también son predecibles. Los ingentes recursos que parecen disponer para lo que hacen, son absolutamente predecibles. La manera como todo esto terminará debería, así mismo, ser predecible.

El mensaje de la Cumbre

En muchos aspectos la Cumbre de las Américas, celebrada en Lima, no tuvo la importancia de eventos similares. Faltaron varios mandatarios, comenzando por Trump, y el tema central de la cumbre o la lucha contra la corrupción, no se avenía con algunos gobernantes de la región, denunciados al respecto en sus propios países. No obstante, el tema de la tragedia que padece Venezuela suscitó un consenso valorativo que debe destacarse.

Al régimen que impera acá se le calificó, en general, de dictadura; y a las “elecciones presidenciales” convocadas por la constituyente de Maduro, se las calificó de fraudulentas. El mensaje está bien, pero es insuficiente.

¿Quién los entiende?

Algunos voceros opositores de alto decibel, les pidieron a los gobiernos de la región que se ocuparan en serio de la situación venezolana y que ayudaran a la causa democrática de Venezuela, tal y como en Venezuela se ayudó a los demócratas de muchos de esos países, cuando se padecían dictaduras de diversa índole. Muy bien, esos gobiernos se están ocupando de Venezuela, están tratando de desenmascarar a su régimen y han denunciado, como casi todo el mundo, el carácter ilegítimo y fraudulento de las pretendidas elecciones presidenciales de mayo.

Pues bien, ahora algunos de esos voceros opositores de alto decibel, están en contra de la posición de varios presidentes de la región, en el tema de la denuncia del montaje electoral. Estos voceros están “participando” en el proceso de convalidación del continuismo, y por tanto no les gusta lo que denuncian los referidos presidentes y sus gobiernos. ¿Quién los entiende? Tal parece que Maduro y los suyos los entienden muy bien…

Misiles sobre Damasco

La situación de Siria es de una gran complejidad interna y de variadas ramificaciones externas. Este breve espacio solo alcanza para decir eso. Pero el ataque misilístico de EEUU —con apoyo político y operativo de Londres y París— en contra, presuntamente, de la instalaciones de armamento químico, tiene una proyección mucho más amplia. Manifiesta la decisión de Trump y sus principales aliados de la OTAN de utilizar su capacidad militar, a contracorriente de Rusia, Irán o China, y de buena parte de la opinión publicada de “Occidente”.

Eso contrasta con la “estrategia” de Obama, de esperar y ver, o wait and see, como dicen los gringos. Todos los acuerdos internacionales que Moscú y Teherán han podido violentar, han sido y son violentados. Y no pasa nada. ¿Eso va a cambiar, después del ataque quirúrgico en Damasco? No lo sabemos, pero sí sabemos que Putin, los ayatolás, y todos sus aliados lo pensarán mejor antes de seguir violentado todos los acuerdos internacionales que puedan violentar.

  Anterior