Cambio Climático

Urge institucionalizar la gestión del riesgo municipal

16 junio, 2018 | 1:00 am

¿Para qué sirve un gabinete municipal para la gestión del riesgo local? ¿Cuáles son las competencias? ¿Conoce el ciudadano las vulnerabilidades de su municipio?

Estas y otras interrogantes fueron respondidas por el geógrafo, doctor en Arquitectura, magister en Planificación Urbana con especialización en Planificación Territorial en Zonas de Desastres y Gestión de Riesgos, docente, investigador de la UCV, Jesús Delgado durante su conferencia “Plan de Reducción de Riesgos Ambientales y Adaptación al Cambio Climático de las cuencas de los ríos Baruta y La Guairita”.

El encuentro tuvo lugar en el Polideportivo Chucho Ramos de la urbanización San Luis, El Cafetal, municipio Baruta, convocado por la Asociación de Vecinos de San Luis, Caracas Sostenible y Unidos X Baruta, entre otros grupos organizados de la sociedad civil mirandina.

Durante su presentación, Delgado reveló láminas y mapas que demostraron un trabajo de investigación sostenido, realizado por un grupo de especialistas venezolanos, desarrollado por casi una década, el cual ha permitido levantar datos e indicadores clave que revelan y hacen “una fotografía” de las amenazas y riesgos del municipio Baruta y de Caracas.

“Cada pedacito de terreno, de cerro, de cuenca, tiene su cédula de identidad” señaló el experto mientras explicaba que los continuos hundimientos de terreno y grietas en el municipio Baruta tienen su origen en sedimentos arrastrados por sus ríos y por rellenos que fueron realizados para urbanizar”.

Mientras, los deslizamientos de tierra, aludes e inundaciones son el resultado de impacto antrópico (las personas) por ocupación de terrenos no aptos para la vivienda, por deforestación y construcción sin sostenibilidad ambiental.

Subrayó la necesidad de que las cuencas mirandinas sean gestionadas de manera integral, con énfasis en sus cauces y comportamientos, tanto en períodos de lluvia como en sequía. Asimismo, para urbanizar y para la gestión ambiental de los desechos. “Cada río tiene sus dinámicas propias”, recalcó Delgado.

Durante su disertación, el experto reiteró la importancia de institucionalizar los gabinetes locales, municipales para la gestión integral de riesgos.

“Esta tarea es fundamental e impostergable”; porque tenemos dos presiones: una nacional: la posibilidad de un gran evento (sismo). “Y una internacional, desde ONU con los ODS y el Marco de Acción de Sendai (ambos acuerdos para el 2030) según los cuales toda la gestión relacionada con cambio climático, resiliencia y ciudades sostenibles ecológicamente funcionales supone cambiar de energía, de patrones de consumo y emprender otras acciones; un límite de 12 años, desde este momento”.

Para cumplir con este mandato “se necesita una institucionalidad local que no está operativa en este momento; y lo más parecido que tenemos es la figura del gabinete municipal de gestión de riesgo socionaturales y tecnológicos, sancionados en la ley para esta materia”.

La referida Ley Orgánica para la Gestión Integral de Riesgos Socionaturales y Tecnológicos (2009) obliga a todos los municipios a tener unos gabinetes para gestionar sobre este aspecto.

“Más allá del nombre; el nombre correcto sería gabinetes de gestión ambiental de mancomunidades de cuencas hidrográficas, que sí son figuras internacionales, lo importante es que es un espacio de coordinación, una figura de gobierno local que permite que se reúnan los funcionarios de los municipios con sus comunidades vecinales organizadas con los otros niveles de gobierno: gobernaciones, ministerios como con las universidades y centros de investigación”.

Se trata de una figura de coordinación “interinstitucional, multicriterio, multisectorial que permitiría a la municipalidad poder hacer gestión ambiental y cumplir con los ODS. Pero, además, preparar a la sociedad en caso de desastres. Posibilidad para la que todo el país debe estar preparado”.

Cabe destacar que en Venezuela solo existe este gabinete local en el municipio Libertador del estado Mérida y en El Hatillo, estado Miranda. El primero funciona, el segundo no. “Porque la gestión de los municipios es muy vulnerable a los cambios de gobierno nacional y regional. Si cambia el gobierno, cambia la política, las líneas de acción y las autoridades”.

Esta inconsistencia muestra que en Venezuela carecemos de capacidades para la gobernanza. Como consecuencia hay anarquía, es inexistente la interrelación entre los ministerios y los gobiernos locales; tenemos una población vulnerable por falta de comunicación y sin cultura del riesgo; no existe monitoreo ambiental y los entes desconocen a quién compete cada función ante un evento (ej. incendios forestales).

“Desde la UCV, la idea que proponemos es formación; que cada funcionario; de alcaldes hacia abajo sepan cómo hacer gestión urbana. Nuestros alcaldes son personas con buenas intenciones o no tan buenas; pero, en definitiva son políticos, que no están formados, que no saben cómo gobernar un municipio. Por ejemplo, usted es cirujano y es muy bueno con el bisturí pero lo nombran alcalde y no sabe qué hacer con un deslizamiento de tierra”.

Camino a la #RP18

Jesús Delgado, junto a otros investigadores venezolanos, representará a la Redulac- Venezuela (Red de Educadores por la Gestión de Riesgo de América Latina y el Caribe) en la VI Plataforma Regional para la Reducción de Riesgo de Desastres en las Américas (RP18), evento convocado por la Organización de Naciones Unidas para la Reducción de Riesgo de Desastres (Unisdr, por sus siglas en inglés).

Dicho evento será en Cartagena de Indias, Colombia, entre el 20 y el 22 de junio.

Dicho cónclave reunirá a los expertos de las Américas para conocer el estatus de los indicadores de sostenibilidad, el Marco de Acción de Sendai y hacer seguimiento de investigaciones en la materia.

La #RP18 tiene como objetivo “debatir la forma en la que los gobiernos, los ministros, los líderes de la sociedad civil, las instituciones técnicas y científicas, el sector privado y los medios de comunicación podrían impulsar la aplicación y la medición de los resultados esperados del Marco de Sendai en las Américas”.

Se espera la asistencia de más de 1.000 delegados, tales como encargados de la formulación de políticas públicas, profesionales en diversos campos y expertos en la gestión del riesgo de desastres.

Qué presentará Venezuela

Delgado, quien –además- es el coordinador del Plan Metropolitano de Reducción de Riesgos Ambientales y Adaptación al Cambio Climático del Distrito Capital, en entrevista especial para Quinto Día dijo: “a pesar de la situación actual, hemos venido trabajando y logrando avances desde el campus universitario”.

En la RP18 “mostraremos que seguimos trabajando en el diseño de una especialización interuniversitaria en gestión de riesgo y cambio climático. Labor que estamos haciendo desde el Centro de Estudios Integrales del Ambiente de la UCV. También, cada universidad va a mostrar sus fortalezas en la materia”.

La Católica Andrés Bello lleva el proyecto Reto País como propuesta de inserción de la gestión ambiental y social en las comunidades; la UCV, el Proyecto Loto para la integración de las comunidades del entorno; la Unimet, proyectos sobre saneamiento ambiental y como sede de la Asociación Venezolana del Agua (eje de la gestión ambiental); “y así cada universidad contará sus avances a pesar de los pocos recursos que tenemos; buscando mecanismos de alianzas estratégicas con los municipios y con la sociedad civil para que las universidades sobrevivan”.

La Redulac-Capítulo Venezuela: representa a cinco universidades: Pedagógica Libertador, Católica Andrés Bello, Metropolitana, Simón Bolívar y la Central de Venezuela. Aspiran a que todas las universidades del país se incorporen.

Marco de Sendai: instrumento y hoja ruta (2015-2030) para aumentar la resiliencia de las naciones y las comunidades ante los desastres, en el contexto del desarrollo sostenible. Lleva el nombre de la ciudad japonesa donde se elaboró.

Mientras se redactaba esta columna se desconocía si el gobierno nacional enviará delegación a la RP18.

————————————————————————————————————————–
Clima en Gotas

Las metas de reciclaje municipal de la Unión Europea. Son “ambiciosas pero abarcables”, señala la oenegé ambiental española, Ecoembes.

El pronunciamiento de la ambientalista se basa en el acuerdo que el Parlamento Europeo ratificó, después de haber sido aprobado por todos sus Estados miembros el pasado 23 de febrero y propuesto, anteriormente, el 18 de diciembre del pasado año.

Los nuevos objetivos marcados por acuerdo de la UE vincula legalmente el reciclaje municipal y de envases plásticos y otros materiales.

Mediante el referido acuerdo, la Unión Europea se plantea el aumento del reciclaje por fases en los próximos años, según el tipo de residuos.

Respecto a los residuos urbanos, las nuevas reglas marcan objetivos de reciclaje de un 55% para 2025; un 60% en 2030 y un 65% en 2035.

Mientras que en 2025, el 65% de envases tendrán que ser reciclados, para llegar al 70% de cara a 2030.

“Valoramos positivamente la ratificación del acuerdo”, indicó Ecoembes, calificándolo como “paso necesario” para situar a Europa “a la vanguardia de la protección ambiental, la competitividad y la creación de empleo”.

La organización ambiental ha valorado medidas como son la inclusión de tres nuevos materiales de recogida selectiva obligatoria: biorresiduos, textiles y residuos peligrosos domésticos.

Ecoembes también destaca la “apuesta por el modelo de Responsabilidad Ampliada del Productor”, que contribuye a fijar el establecimiento de los roles y responsabilidades de cada uno de los agentes implicados en el proceso de reciclado.

La mejora de las guías y metodologías estadísticas en el campo del reciclaje, así como las resoluciones orientadas a limitar los vertidos, son otros de los puntos que suscribe Ecoembes en su comunicado.

¿Qué es Ecoembes? Es una organización ambientalista nacida en España que cuida el ambiente a través del reciclaje y el ecodiseño de los envases. Su misión es proporcionar a la sociedad una respuesta colectiva de los agentes económicos ante los temas ambientales relacionados con el consumo de productos envasados domésticos, para lograr el cumplimiento de los objetivos de las leyes, con la mayor eficiencia en el uso de los recursos.