Quinto Día Online
25 de Mayo del 2017

Opinión

Un nuevo laudo sobre Cerro Negro

Un nuevo laudo sobre Cerro Negro

Hildegard Rondón de Sansó

 

 

La pasada semana fue anulado parcialmente, por parte de lo que se denomina un comité ad hoc, una sentencia del Ciadi que condenaba a Venezuela a pagar sumas exorbitantes. El Ciadi es el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones, creado por el Banco Mundial y con sede en Washington, a través del cual los inversionistas pueden intentar demandas contra los estados en los cuales realizaron sus inversiones, derogándose así lo que fuera durante muchos años el sacrosanto principio de la llamada inmunidad de jurisdicción del Estado o inviolabilidad de la jurisdicción nacional del mismo frente a los particulares.

 

Pues bien, la sentencia del 9/10/2014, parcialmente anulada por el aludido comité ad hoc, es un laudo Ciadi que condenó a Venezuela a pagar a las empresas Mobil la suma de US$ 9.042.482 como indemnización derivada del proyecto Cerro Negro; US$ 1.411.700.000 por concepto de indemnización por la expropiación de sus inversiones en el proyecto Cerro Negro y US$ 179.300.000 como indemnización por la expropiación de sus inversiones en el proyecto La Ceiba.

 

Una de las características del régimen del Arbitraje Internacional de Inversión, del cual forma parte el Ciadi, es que no existe apelación en contra de los fallos de sus árbitros, pero está previsto un recurso de anulación muy limitado que Venezuela pudo ejercer en contra del aludido laudo condenatorio.

 

El comité ad hoc designado para decidir el recurso de nulidad planteado por nuestro país dictó su fallo el 9 de marzo de 2017, anulando parcialmente el laudo por considerar que la orden de compensación por el proyecto Cerro Negro estaba fundada en un “deficiente razonamiento”, así como en “la aplicación de fuentes inapropiadas” conforme al Tratado Bilateral de Inversión aplicable, estimando que con ello hubo extralimitación manifiesta de facultades y la falta de motivación. Por lo anterior, se anularon varios párrafos de la sentencia atacada, el más importante de los cuales es el 404(d) que señala que Venezuela debe pagar a las demandantes la suma de US$1.411.700.000 por la expropiación de sus inversiones en el proyecto Cerro Negro. Es decir, tal decisión es una gran victoria para Venezuela.

 

Ante las circunstancias expuestas caben las siguientes consideraciones:

 

  • Las indemnizaciones a las cuales Venezuela fue condenada son la consecuencia de la llamada “apertura petrolera”, consistente en el otorgamiento a empresas extranjeras, en virtud de dicha tesis de beneficios exorbitantes para la explotación de hidrocarburos.

 

  • Que el establecimiento de la plena soberanía petrolera, al eliminar la “apertura,” puso fin a la situación de desventaja del Estado frente a las empresas. Lamentablemente, no pudo operar retroactivamente para las situaciones que ya estaban creadas bajo el régimen anterior y que fueron objeto de reclamaciones por la vía del Arbitraje Internacional de Inversión.

 

  • Ante las demandas exorbitantes incoadas en su contra, Venezuela denunció el 25/01/2012 el convenio Ciadi y ha procedido a eliminar la cláusula que lo establece en los Tratados de Inversión.

 

  • La sentencia del comité ad hoc nos concede un gran triunfo procesal y económico y a través de ella se constata la inconsistencia de los laudos arbitrales, con los cuales, se desequilibra la situación económica de cualquier país anfitrión.