País

UE prevé más sanciones

2 marzo, 2018 | 12:27 pm

La Unión Europea (UE), a través de su representante para la Política Exterior, Federica Mogherini, se pronunció sobre la situación en Venezuela calificándola de “crítica”. Al mismo tiempo aseguró que la organización está “dispuesta a reaccionar” en caso de que no “haya garantías para unas elecciones creíbles, y se violen los principios de inclusión, justicia y transparencia”.

La alta representante europea espera unas elecciones “libres y justas” en el país, “con la participación de todas las partes del proceso político”. Igualmente instó a la oposición a “que permanezca unida y comprometida con el diálogo político”.

“Obviamente cualquier decisión que no garantice unas elecciones libres, justas y creíbles crearía la necesidad, por nuestra parte, de reflexionar sobre nuevas medidas”, señaló Mogherini sin dar más detalles en la rueda de prensa posterior a la reunión de ministros de Exteriores, realizada el lunes en Bruselas, donde debatieron sobre la situación de Venezuela.

Sin embargo, Luis Angarita, internacionalista y profesor de la Universidad Central de Venezuela, cree que se concretarían nuevas sanciones para el país a corto plazo, como consecuencia de las elecciones presidenciales adelantadas.

“Una de las herramientas de presión que tiene la comunidad internacional sobre Venezuela son las sanciones. Incluso, los escenarios que se plantean en las distintas misiones de los países europeos es el caso iraní, en el cual se abrió un proceso de sanciones y tuvo éxito, porque al final Irán cedió ante la presión internacional”.

El especialista agregó que algo similar ocurre con Venezuela, ya que a su juicio, se han tomado decisiones que se alejan de lo que el mundo entiende como un gobierno democrático, responsable y transparente. “La comunidad internacional, tratando de controlar los efectos que tendrá para Venezuela, y potencialmente para los países de la región latinoamericana, impulsan medidas de presión a fin de impedir que el gobierno asuma una postura autoritaria”, sostuvo.

Igualmente, clasificó estas sanciones en niveles que incluso impedirían a Venezuela acceder a nuevos créditos por concepto de deuda. “Primero se comienza con sanciones a personas, luego a corporaciones u otros implicados. En tercer lugar, las financieras y posteriormente las comerciales. Cada una de estas medidas tiene como finalidad reducir la capacidad de maniobra del gobierno”.

Asimismo, recordó las sanciones que emitiera la UE el 22 de enero de 2018 a personas que fueron definidas como sujetos claves en el manejo financiero, “por su capacidad de movilización económica y portadores de firmas autorizadas en cuentas bancarias. Realmente el gobierno se ve afectado por esa discrecionalidad de uso de recursos”, señaló.
Angarita resaltó que una medida para avanzar en sanciones más amplias impediría a Venezuela acceder a nuevos créditos por concepto de deuda externa, con un pago que se avecina para el mes de agosto “muy importante de recibir”.

Según el especialista, la economía Venezolana no ha hecho sino empeorar la situación. “El último año donde Venezuela creció económicamente fue 2013, es decir, vamos a acumular el quinto año consecutivo en el cual la economía venezolana viene cayendo drásticamente; igualmente lo hace el consumo. Por otro lado, la pobreza y la inflación aumentan todos los días. En efecto, el gobierno tiene problemas de gobernabilidad y de abastecimiento, no solo de alimentos, también de servicios básicos como el agua, gas, suministro de electricidad en todo el mapa, donde se han identificado más de 500 protestas en lo que va de año”.

Respecto a que si el país se encuentra aislado en materia de relaciones exteriores, el profesor Luis Angarita señaló que Venezuela no lo está totalmente, “puede conseguir financiamiento de algunos empresarios chinos o de gobiernos como el de Rusia, pero en efecto las sanciones de los principales ejes financieros, como la UE y EEUU realmente les compromete su maniobrabilidad, no solo de adquirir recursos para el pago de deuda externa en forma de nuevos compromisos o de otros préstamos, sino en la parte comercial. Por ejemplo, importar harina es un suplicio, Venezuela no tiene instrumentos de pago viables, factibles para los proveedores; ellos ven con cada vez más riesgo asumir una exportación hacia el país porque temen que no hayan garantizado el pago de sus producciones”, afirmó.

Sobre si se formaliza esta sanción y el ciudadano común sea el más afectado, Angarita dijo que la sociedad ya lo está. “la Encuesta de Condiciones de Vida 2017 (Encovi) arrojó que el 87% de la población tiene pobreza por ingresos. El efecto no es causado por las sanciones, sino por la irresponsabilidad del manejo del gobierno. Estas medidas al final terminarán aquejando al ciudadano, pero no es el origen fundamental de la crisis. Es mucho más antiguo y tiene que ver con un conjunto de malas políticas económicas. Lo que se orienta con las sanciones es tratar de generar un marco institucional, que permita al venezolano salir de la situación que atraviesa”.

Para Angarita el escenario de una intervención militar extranjera no está descartado, “sin embargo, no hay un consenso regional para hacerlo”. Además señala que esa situación implicaría un desplazamiento masivo de personas a las fronteras con Brasil, Colombia e islas del Caribe, “ellos serían los principales interesados en que eso no ocurriera, así que no lo veo como una amenaza clara y certera a corto plazo”.

Federica Mogherini insistió que “lo esencial es que el bloqueo político se resuelva a través del diálogo y de un compromiso real hacia el mismo” y que espera “ver en las próximas horas”.

“No parece ser el caso actualmente, pero aún hay tiempo para tomar decisiones formales, por lo que esperamos que las cosas vayan en la dirección de obtener garantías para unas elecciones creíbles”, anunció.

Si bien es cierto, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) notificó su marginación por considerar que no existen garantías de transparencia. Fuentes de la organización confirmaron a la AFP que se mantienen reuniones con representantes del gobierno para intentar mejorar las condiciones electorales, lo que incluiría postergar la votación.

En ese sentido, la UE “está lista para adoptar decisiones y reaccionar, dependiendo del desarrollo en el terreno”, apuntó Mogherini.

La organización europea lleva expresando su preocupación por la situación en Venezuela desde las protestas antigubernamentales desarrolladas entre abril y julio de 2017, que dejaron un saldo de 130 muertos y más de 5 mil arrestos, según la ONG Foro Penal.

Embargo a la vuelta de la esquina

La Casa Blanca estudia la posibilidad de realizar un embargo petrolero como respuesta al gobierno venezolano por adelantar las elecciones presidenciales a efectuarse el 22 de abril, que ya el presidente Trump ha calificado de “ilegítimas”.

Otros entes como el Consejo de Seguridad Nacional, el Departamento de Estado y el Departamento del Tesoro también estudian y consultan con asesores las opciones para ayudar a la salida de Maduro del poder. La medida consistiría en prohibir la venta de cualquier cifra de crudo venezolano en Estados Unidos.

“El mensaje es que seguiremos aumentando la presión hasta que el gobierno de Nicolás Maduro sea eliminado y la democracia vuelva a Venezuela”, dijo el lunes a McClatchy un alto funcionario del gobierno estadounidense, refirió el diario.

El Nuevo Herald

Para ayudar a aliviar el impacto en los aliados regionales estadounidenses y las empresas norteamericanas ante el embargo petrolero a Venezuela, Rex Tillerson, secretario de Estado de los Estados Unidos, plantea la posibilidad de usar las reservas de crudo estadounidenses.

“Como ya iban a venderlas, pueden usar ese petróleo para entregarlo a las refinerías que sufran debido al embargo petrolero”, dijo Russ Dallen, socio gerente del banco de inversión Caracas Capital Markets, que le sigue la pista a los envíos venezolanos de crudo y asesora a funcionarios estadounidenses sobre asuntos venezolanos.

Trump tiene un “mapa de ruta” formulado por asistentes que contemplan más sanciones económicas e individuales para presionar el gobierno venezolano. Estados Unidos ya ha sancionado a más de 50 antiguos y actuales funcionarios venezolanos y prohíbe a las instituciones financieras estadounidenses negociar con deuda venezolana.

Benjamín Gedan, quien fuera director para América Latina del Consejo de Seguridad Nacional durante el gobierno del expresidente Barack Obama, dijo que tomar una medida tan drástica como un embargo pudiera crear divisiones entre aliados estadounidenses en la región y Europa. La situación pudiera empeorar la crisis migratoria en el continente.

“Maduro ha logrado capear un caos económico inimaginable y pudiera sobrevivir un boicot estadounidense enviando su petróleo a otros países, como a una refinería de propiedad rusa en India”, dijo Gedan.

El presidente de la República, Nicolás Maduro, ya se había referido a este posible embargo petrolero a principios de febrero: “Estamos preparados. Venezuela, trabajadores de la industria petrolera, nos amenaza el imperialismo. Estamos preparados para ser libres, y nada ni nadie nos va a detener”.

Maduro expresó ante la prensa internacional que “el embargo sería ilegal a la luz del derecho internacional, es inconveniente para EEUU y Venezuela (…) Sería uno de los errores más grandes en política internacional, que cometería el presidente Donald Trump”.

Por otro lado, indicó que ante ese eventual escenario “tengan la seguridad (…) de que Venezuela no se quedaría de brazos cruzados (…) Venezuela tiene mercados internacionales” para comercializar su petróleo y enviaría sus barcos a otros destinos.

“Venezuela, en todo caso, no depende de un embargo petrolero de EEUU; no dependemos hoy, ni dependeremos mañana; si ellos tomaran algún tipo de medidas extra, como la que está pidiendo la derecha venezolana contra el petróleo venezolano, ya nosotros responderíamos”, expuso el mandatario nacional.

Carrera electoral

En horas de la tarde del lunes 26 de febrero, el presidente de la República Nicolás Maduro inscribió su candidatura para las elecciones presidenciales, con la mira puesta en su reelección.

Maduro primero se dirigió a la tumba del fallecido Hugo Chávez, para luego acudir al Consejo Nacional Electoral (CNE) y entregar a la presidenta del Poder Electoral, Tibisay Lucena, los documentos de su postulación.

“Este es el plan de la patria 2025, que es la profundización del camino y el legado de nuestro amado comandante Chávez (…) Un plan hecho por el pueblo, para un gobierno del pueblo (…) hacia la prosperidad económica”.

Por su parte, Henri Falcón, exgobernador del estado Lara, formalizó horas más tarde su elección ante los representantes del CNE y presentó una serie de exigencias como el cambio de fecha de las presidenciales.

“Vamos a ganar las elecciones para asegurarles alimento y salud a los venezolanos (…) Lo decimos desde nuestras huellas, la impronta que nos vio nacer y nos vio construir lo que se empeñaron en destruir”, afirmó.

Tras conversar con los rectores del CNE, dijo que hizo “un conjunto de solicitudes”, a propósito de la necesidad de rescatar la confianza en ese ente electoral. Reveló que solicitó: “Observación internacional completa, amplia, eficaz y especializada a través de las Naciones Unidas” y no veedores. “No es un favor lo que estamos pidiendo. Lo estamos exigiendo”, expuso el dirigente de Avanzada Progresista (AP).

Durante el día, otros políticos presentaron sus candidaturas, como el general retirado Francisco Visconti, el ingeniero Reinaldo Quijada, el pastor evangélico Javier Bertucci, y el empresario Luis Ratti.
Delsa Solórzano, diputada a la Asamblea Nacional por Miranda, aseveró que espera que el candidato a las elecciones presidenciales por AP, Henri Falcón, decline su postulación dado que “no es el candidato de la MUD”. La coalición informó el martes que no participará en lo que denomina como “farsa electoral”.

“Lo que no puede ocurrir es que ningún ciudadano que luche por la democracia hoy piense que es más importante que la Unidad. No hay nada más importante que la Unidad”, dijo la presidenta de la comisión permanente de Política Interior.

La alianza de organizaciones políticas opositoras, a través de su cuenta social de Twitter, recalcó que con su candidatura “se aparta de la Unidad”, dado que en su criterio no puede “convalidar un sistema electoral fraudulento”, refirió.