Quinto Día Online

Destacada

Squash y Latinoamérica: Un punto difícil de anotar

Squash y Latinoamérica: Un punto difícil de anotar

Pretextos tuvo la oportunidad de asistir al J.P.Morgan Tournament of Champions  de la PSA, en la ciudad de Nueva York donde asistieron los mejores jugadores de squash del mundo además de invitados especiales de la talla de Jansher Khan y Peter Nicol

 

 

Estefanía Díaz

Estefania.diaz.rivero@gmail.com

@estefaniadiazr

 

 

Su nacimiento es tan dramático como su difusión. Hablamos del squash. Una práctica nacida tras los barrotes de una cárcel inglesa, pero que fue evolucionando en el tiempo, hasta crear torneos mundiales tan importantes como el Wimbledon en tenis y tan conocidos como la sonata “Claro de Luna” de Claude Debussy, en Latinoamérica.

 

 

Algunos atribuyen la indiferencia a “un deporte poco comercial”, “tedioso”, “muy rápido para la televisión”; sin embargo, esa “pared” que los medios de comunicación han impuesto, no deja ver la práctica tan completa, que es capaz de trabajar todas las áreas del cuerpo humano, con tan solo 40 ó 50 minutos, en la cancha.

 

 

En el 2016 Latinoamérica debió sentirse ufanada del logro del colombiano Miguel Ángel Rodríguez, quien figuró en la quinta posición en el World Ranking PSA. Sin embargo, la euforia no se sintió. Una sorpresa inesperada cuando se revisa la lista de los países ganadores y donde destacan naciones como Egipto, Francia, Inglaterra, Australia, Pakistán, Alemania, Malasia, Hong Kong y casi por casualidad, Estados Unidos, donde, vale destacar, se realiza el torneo más importante de este deporte, que ni siquiera pestañea en las Olimpiadas.

 

 

Ante la situación, el equipo de Pretextos decidió embarcarse en buscar una acreditación para el torneo más importante de la PSA. La organización finalmente contestó, a traves de su Director Asociado de Medios Beth A. Rasin, y permitió que un representante de Venezuela acudiera al JPMToC, realizado en el Grand Central de New York.

 

 

 

 

“Me respondieron y enviaron una planilla sin decirme si estaba aceptado o no. Yo llené la planilla y la volví a enviar y me preguntaba: ‘¿Estaré o no estaré?’ Compré mi pasaje, me fui para allá, sin saber si iba a entrar o no. Compré las entradas y cuando llegué al lugar todavía no tenía respuesta, pero dije: ‘Voy a preguntar en la sala de prensa si estoy anotado’ el jefe del área me dijo: ‘¡Sí, aquí está!’, y me dieron la acreditación. Ahí tuve la oportunidad de estar en el mejor torneo del mundo del squash”, así lo explicó  Carlos Eduardo Croes, a su regreso a Venezuela.

 

Fueron muchos los aprendizajes que Croes señala en su retórica, gracias a Beth Raisin quien se dedicó  a ponernos a conversar con participantes como los de El Cairo y Alessandria , inglaterra, Francia y asi obtener una mejor perspectiva del squash mundial.

 

“No es un asunto de que ellos son los mejores por contar con el apoyo de las federaciónes, es más bien un asunto de voluntad personal, empiezan a jugar desde los seis años de edad. Estamos hablando que de los primero 10 jugadores del mundo, masculinos, siete de ellos son de Egipto, pero ellos ven eso también como nosotros vemos al béisbol, como la oportunidad de salir de su país y avanzar en sus vidas, ya sea como jugadores o como profesionales graduados de importantes universidades”, comenta el también jugador amateur de squash.

 

La evolución del juego y la importancia de relacionarse con practicantes veteranos provenientes de Asia y de otros lugares del mundo, es un punto relevante al comenzar interesarse por este deporte.

 

“Logré hablar con tres jugadores que fueron emblemáticos en cada una de sus generaciones. Uno que se llama Jansher Khan,  de Pakistán; el inglés Peter Nicol, que está retirado y tiene 43 años de edad, y su compatriota Nick Mathew, que está a punto de retirarse de las canchas. Una de las cosas que Mathew destacó es que el squash mundial necesita más personas de otros paises como el jugador peruano, Diego Elías y como el colombiano Miguel Ángel Rodríguez, que son los que representan a Latinoamérica, porque, a su juicio, no es fácil establecerse como profesional en estos eventos”, señaló Croes.

 

 

 

La experiencia de arribar a un evento de esta talla, no termina aquí. Lo que comenzó un jueves a las 4:00 pm, terminó tres días después, con una gran preocupación, acerca de la importancia que se le da al squash en Latinoamérica y en el mundo.

 

“A mí me llamó mucho la atención que cuando terminó la final el maestro de ceremonia dijo: ‘por favor quédense para la entrega de premios que va a ser en 15 minutos, no se vayan’; sin embargo, más de la mitad de la gente que eran menos de 600 personas se fueron. Le entregaron el premio, estaban las cámaras de la PSA, la directiva y los que estaban ahí jugando. Tu volteabas y no veías a más nadie, era impresionante”, destacó Croes quien señalaba que el deporte posee elementos adversos difíciles de derribar para que se transmita por televisión, pero sobre todo para que, así como tiene un puesto en los suramericanos y panamericanos, tenga un lugar en las olimpiadas. Entre ellos, el tamaño de la pelota y el rebote veloz contra la pared.

 

Es importante destacar que la práctica de este deporte, que sirve de distracción y le ofrece al cuerpo bienestar y confort, debe ser apoyado desde temprana edad, ya que solo se necesita mínima inversión y buscar las canchas necesarias para anotar puntos en el frontis latinoamericano.