Quinto Día Online
13 de Diciembre del 2017

Destacada

Salud mental en terapia intensiva

Salud mental en terapia intensiva

Delicada situación en el Hospital Psiquiátrico de Caracas

Los pacientes que no reciben regularmente su tratamiento tienen un deterioro global de la capacidad cognitiva, tanto en la depresión como en los diferentes tipos de psicosis

 

“El hospital tiene 15 años sin servicio de ambulancia, ya que la unidad necesita repuestos; esto en su momento produjo la muerte de algunos pacientes porque no pudieron ser trasladados” informó el doctor Juan Manuel Brito

 

 

Oswin J. Barrios

@oswinjoses

 

 

Cada viernes Marina llevaba a su hijo Oliver a recibir su tratamiento en el Hospital Psiquiátrico de Caracas, ubicado en la parroquia La Pastora, lo que le ayuda a controlar la epilepsia del menor. Un día llegó a la central de citas de la institución junto al niño, y mientras hacía el trámite para entrar una enfermera de turno la reconoció, se le acercó y le dijo que el servicio de psiquiatría infantil ya no estaba disponible por falta de personal.

 

La mengua poco a poco se traga al Hospital Psiquiátrico de Caracas. No solo la escasez de alimentos agrava las penurias de los niños y adultos mayores que lidian con enfermedades mentales, entre ellas: esquizofrenia, trastornos afectivos, trastornos depresivos y bipolaridad, a esto hay que sumarle la insuficiencia de psicóticos –medicamentos esenciales para tratar estos trastornos– y también la carencia de médicos especializados para brindar el servicio de atención.

 

“A pesar de las advertencias que se les hicieron a las autoridades durante años, sobre que tenían que contratar a expertos, éstas no lo hicieron, y a los profesionales que se quedaron los trataron tan mal que se fueron. Últimamente nadie quería ir a prestar sus servicios en el psiquiátrico, decían que llamaban a los especialistas, pero ninguno se presentaba, y los que asistían a ver las condiciones de trabajo, no quedaban satisfechos”, informó a Quinto Día Juan Manuel Brito, quien fuera director encargado de la institución psiquiátrica.

 

En ese sentido, luego de haber cerrado en el mes de agosto el servicio de psiquiatría infantil, el experto arguyó que la clausura era debido a “la falta de especialistas. La asistencia médica la realizaban los médicos que habían hecho el postgrado de Psiquiatría y que después hicieron una especialización en infanto-juvenil; ellos tenían mucho tiempo trabajando en el psiquiátrico y por cuestiones de edad se jubilaron, se quedó sin doctores y hubo que cerrarlo”.

 

Al ser consultado sobre el tema, Peter Contreras, miembro del Sindicato de Trabajadores de Hospitales y Clínicas y empleado del Psiquiátrico, expresó que “el hospital está a punto de declararse en cierre técnico. El director ya ha clausurado varios departamentos, entre ellos está el servicio de Psiquiatría Infantil y la Unidad de Atención al Fármaco Dependiente (UAFD), que prácticamente también está cerrada”.

 

Contreras sostuvo que “el hospital está abandonado, actualmente solo cuatro especialistas están prestando servicio, el personal restante son psicólogos y estos no tienen el criterio de un médico”, alertó.

 

En cuanto a la localización de los medicamentos para tratar a los pacientes, Brito indicó que “antes se conseguían entre 12 y 14 antipsicóticos de primera y segunda generación, ahora sólo se consigue 1 y a veces 2”.

 

El especialista lamentó la situación de los familiares que tienen a sus parientes en condición degenerativa al no recibir regularmente su tratamiento: “Esto suscita un deterioro global de la capacidad cognitiva, tanto en la depresión como en los diferentes tipos de psicosis. Lo grave no sólo es el problema conductual, que el paciente esté descontrolado debido a que la enfermedad evoluciona sin el tratamiento, sino el efecto residual, el deterioro de la concentración, atención y memoria del enfermo.

 

Presupuesto insuficiente

Por su parte Pablo Zambrano, secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetrasalud) declaró que el principal problema de la institución psiquiátrica es “que durante los últimos 9 años no se realizó un presupuesto acorde con los gastos que debe tener para su funcionamiento. Esto lo fue llevando al deterioro que hoy en día orquesta los centros de salud”.

 

El coordinador del Movimiento de Bases (Mosbase) señaló que hasta este momento no existe una política para su recuperación y esto lo consideran como sensible, debido a que los pacientes internados “son muy humildes y en ocasiones son dejados en condición de abandono por sus familiares”.

 

Zambrano recomendó al Ejecutivo “establecer una política donde los presupuestos vayan adaptándose de acuerdo al avance inflacionario del país, para evitar el deterioro de las instituciones de atención médica”.

 

“El Ministerio de Salud es el responsable de este sistema, el manejo de estos centros está a su cargo y por supuesto la política que debe llevar en materia asistencial”, dijo Zambrano.

 

Asimismo, representantes del Sindicato de Trabajadores de Hospitales y Clínicas denunciaron que la alimentación de los pacientes se alterna “entre verduras, zanahoria, repollo, y algunos otros vegetales, sin proteínas”.

 

También revelaron que “el hospital tiene 15 años sin servicio de ambulancia, ya que la unidad necesita repuestos, y a pesar de los múltiples trámites que se hicieron para obtenerlos aún sigue parada en el estacionamiento. Esto en su momento produjo la muerte de algunos pacientes porque no pudieron ser transportados”.

 

Peter Contreras criticó las declaraciones de Luis López, ministro de Salud “cuando dijo que no tienen los recursos para reparar los sanatorios, pero en el Hospital de Lídice sí están restaurando la infraestructura”. El sindicalista atribuyó a la incapacidad de los pacientes de hacer algún tipo de reclamo. “Se aprovechan de su condición”, sentenció.