Responsabilidad social

RSE y la educación en valores

4 julio, 2016 | 8:52 am

Karina Sabio

Consultora RSE

@karisabio

 

 

Al hablar de educación siempre se piensa en escuela, en pensum educativo, en docentes que imparten asignaturas y estudiantes que reciben conocimientos. Sin embargo, en los tiempos que corren en los que los videojuegos premian a quienes maten más personas, donde las cuentas más populares en redes sociales son aquellas donde se muestren más desnudos, actos lascivos o violencia de cualquier tipo, y donde la familia ha ido perdiendo su rol como generadora de valores, es muy importante hablar de la educación en un sentido más amplio, en el que la enseñanza de valores familiares, sociales-culturales, morales y espirituales sean la prioridad.

 

Muchos reconocen que el elemento transversal a toda la situación de crisis por la que atraviesa Venezuela hoy en día es precisamente la pérdida de valores, sin embargo, son muy pocos los esfuerzos serios que se hacen para ir sembrándolos aún a sabiendas de que los cambios sociales son lentos y que pueden pasar generaciones antes de ver la cosecha.

 

Para el caso Venezuela, las organizaciones sin fines de lucro son las que sistemáticamente han asumido el rol de educar en valores, aún cuando la carrera sea con obstáculos y el mayor de ellos sea precisamente el económico, originado en el prejuicio y el desinterés que muestran el resto de los actores sociales en lo que a estos temas se refiere, tildándolos de blandos y sin importancia.

 

Desde este espacio queremos hacer un llamado a las empresas socialmente responsables del país para que desarrollen programas y establezcan alianzas con organizaciones, que a lo largo de los años han venido mostrando resultados positivos y trabajando sin parar por el recate de valores en comunidades rurales y urbanas, pobres o no, pero que no pueden solas, pues la tarea es ardua y requiere la contribución de todos; empresa, gobierno y sociedad para convertirnos en el país que queremos y así dejar de lado los antivalores que son bajo los que nos conducimos hoy.

 

Es urgente resolver, como colectivo, nuestra crisis de valores y dejar de vivir en una sociedad donde nos sentimos orgullosos de nuestra “viveza criolla”, descrita de forma brillante por la investigadora Vanessa Casanova, quien la define como: “La disposición a hacer trampa, picardía, a burlar normas, a desobedecer reglas de convivencia, pautas morales y jurídicas, siempre en beneficio propio y en detrimento del otro”.

 

 

Buenas Prácticas

Esta semana queremos hacer un reconocimiento especial a la Asociación Civil Por la Caracas Posible, que durante años ha venido sembrando valores sociales y cívicos entre los caraqueños y ahora en Margarita, desde donde vienen realizando un gran trabajo.

 

Hace ya más de 10 años esta Asociación ha puesto su foco en el desarrollo de proyectos sociales centrados en la promoción de los valores cívicos como la solidaridad, la pluralidad, la convivencia, la diversidad, la igualdad en derechos y deberes, el sentido de pertenencia, la participación, la democracia, la libertad y la tolerancia.

 

Valores que ha promovido a través de varias áreas de gestión como son: Caracas Sana, Caracas Emprendedora, Caracas Educadora, Caracas Gobernable, Caracas Integradora y Caracas Creativa e Innovadora. Áreas desde donde se desprenden un sin número de programas dirigidos a un público diverso y que han sido un éxito reconocido por propios y extraños.