Quinto Día Online
28 de Abril del 2017

Cartas del Lector

Receta para un buen guiso

Receta para un buen guiso

Como observadora permanente y escucha atenta que soy, bien pudiera describir aquí, una gran variedad de recetas extraídas del recetario venezolano, muy completo por cierto, porque es producto de la “viveza criolla” que tanto nos enorgullece. Y es que el venezolano, si fuera un ingrediente, sería el pimentón. Pero lo que me impulsó a redactar este artículo, es la nueva receta para guisar que está de moda. El nuevo modus operandi que adoptaron para hacer un guiso se fue perfeccionando con el tiempo y regando por toda Venezuela. Y ha tenido tanto éxito que empezaron cocinándola por tres días, luego una semana, subió a 15 días y ahora a un mes o más. Apunten la receta: lo primero que necesitamos es un grupo de incautos con mucha hambre, y que no aprenden de sus experiencias; además necesitamos un buen ayudante de cocina, que a sabiendas o no de la irregularidad, salga a apurar a “los bolsas”, para que entreguen el dinero, previa garantía de que mañana llega la bolsa de comida. En tercer lugar, este ayudante le entrega el dinero al chef, quien será el encargado de preparar el mega guiso, y a juzgar por mi experiencia, estoy segura que contamos en Venezuela con un amplio stock de cocineros expertos en comida nacional e internacional, quienes se encargaran de hacer cualquier tipo de negocios con ese dinero, menos de buscar los ansiados alimentos y aunque lo nieguen, ese dinero va a parar a un banco, muchos incluso cuando lo devuelven al mes traen el precinto  del banco. ¿Se han preguntado ustedes toda la cantidad de negocios que puede hacer un buen cocinero que tenga en su poder durante tres días el dinero de una comunidad de 100 personas, quienes aportaron 11 mil 600 cada una? Pero les tengo otra: no son tres días, ha sido un mes o más y algunas veces devuelven el dinero al mes, porque la supuesta bolsa jamás llegó. Muchas veces, luego de quince días, te piden mil bolívares más, porque dizque faltó. Otras para pagar el flete y como todo buen cocinero, éste cuenta también con un buen lavaplatos, quien haciendo gala del borreguismo venezolano no solo lava los trastes sucios que este deja, sino que también lava la imagen de este cocinero, buscando justificar el retardo en la entrega de dicha bolsa. Muchos incluso a cambio de nada, ya que desconocen la magnitud del guiso que se está cocinando. Pero como ya les dije, la culpa no es del cocinero si no de nosotros, que a estas alturas somos tan irresponsables, y después de tantos años aún no hemos aprendido la lección. No estamos aprovechando esta crisis para aprender de ella, para ser más creativos, para no tener que dejarnos humillar por nadie, dispuestos a confiar en quien sea solo por la promesa de recibir una bolsa contentiva de algunos carbohidratos de precaria calidad, algo de grasa y alguna lata de sardinas, todo esto a precios que no concuerdan, porque dichos alimentos a pesar de ser regulados, los venden a precios muy altos. Recuerde: la gente llega a donde usted se lo permite. Ellos comenzaron probando mantener ese dinero 3 días, luego una semana y como no chillamos 15 días y ahora, un mes o más. Antes nos mandaban carne y pollo, ahora pura harina. ¿Será que piensan que están alimentando puercos? Yo hasta he tenido que desayunar arepa rellena con espaguetis blancos. Otras veces, arroz con jabón de baño. Lo que me lleva a pensar en esa nueva generación de venezolanos, mal alimentados y por ende, débiles de entendimiento y sin la capacidad de análisis de generaciones anteriores. Algo más: ¿cómo es eso de que depositan las pensiones o los aguinaldos, pero no puedes disponer de ellos en su totalidad cuando se te antoje? ¡Me huele a guiso!

 

 

 

Neyda Ulloa

C.I: 11.130.733 / (0414) 136 53 60

neydausm@hotmail.com