Quinto Día Online
23 de Enero del 2017

Sebastiana sin Secretos

Quién tiene el helicóptero

Quién tiene el helicóptero

CLAMOR. Es para el Gobierno y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Lo hace el capitán retirado del Ejército Jesús Enrique Marcano, padre del 1erTeniente Guillermo Marcano Nieves Armero (23 años), del 522 Batallón de Infantería de Selva G/J Rafael Urdaneta; él iba hacia la Base de Protección Territorial de Hoyo Guateri en el Alto Orinoco, donde relevaría al oficial de guardia. Nada se sabe de Guillermo desde entonces: él es uno de los integrantes del helicóptero perdido en el Amazonas, desde el 30Dic16. “Nos enteramos del suceso, el 2Ene2017, por terceras personas y no como dijo el Ministro de la Defensa”.

 

 

DESAPARECIDOS. Los nueve militares son: el piloto Griseldo Fernández Rumbo, copiloto Cap. Otto Joaquín Alvarado, ingeniero de vuelo Yerver Mujica, mecánico Sgt. Jhonatan Inojosa, 1Tnt (Ej) Nieves Marcano, Sgt (Ej) Jeison Romero, Sgt (GNB) Luis Sierra Vera y los soldados del ejército Alejandro Marino y Rodolfo Gómez. Los civiles: Raiza Martínez, Humberto Martínez, Stefano Cayupare Martínez y el niño Raibiles Yavinape de 4 años.

 

 

MARCANO. Desde el estado Carabobo, donde residen, se movilizaron los Marcano hasta Puerto Ayacucho. Así comenzó su calvario y el de los familiares de los Sargentos la Tropa Alistada y parientes de los indígenas que iban en el helicóptero hasta La Esmeralda, municipio Alto Orinoco. “Nadie da información; en el Batallón donde trabaja mi hijo los oficiales no fueron autorizados para decir nada”. Un día después el comandante del Batallón, el Tcnel Oswaldo Gallegos Matos, les dijo que el helicóptero no había sido derribado ni que se estrelló, porque según las trazas del radar, efectuó un aterrizaje forzoso y presumen que hubo un apagado total de todos sus sistemas.

 

 

OFICIAL. Los familiares se instalaron en la inmediaciones de la Base Aérea G/J José Antonio Páez de Puerto Ayacucho. “El autorizado a suministrar la información oficial no apareció”. Desesperados los familiares llaman a los medios de comunicación locales para presionar una respuesta oficial. “Así se nos informó del despegue de las aeronaves, que hacían reconocimiento y regresaban”. Ansiosos corrían a preguntar qué información había. “Pregúntele al Ministro”, es la respuesta. Un grupo de familiares y parientes indígenas deciden, por su lado, buscar información. “Conseguimos dos localizaciones posibles que se las comuniqué al jefe de la Zodi Amazonas, Vicealmirante Caraballo, quien la trasmitió a La Esmeralda, donde se encuentra el jefe de la Redi Guayana. Lo inaudito es que ellos siguieron buscando del lado contrario”.

 

 

EXTRAÑO. El jueves 12Ene2017 un grupo de familiares de la Tripulación Orgánica del Helicóptero (piloto, copiloto, ingeniero de vuelo y mecánico), que por distancia y logística, no se encontraban en Puerto Ayacucho, fueron llamados por el 2do Jefe de los pilotos del Ejército para notificarles que los llevarían hasta Puerto Ayacucho; en la Sala de Operaciones les dieron una explicación de lo que estaban haciendo. A los Marcano y a los otros familiares, que tenían días en Puerto Ayacucho, y esperaban en el casino de la Base, no los integraron a esa reunión. Ellos esperaron para tener detalles y conocerse personalmente. Pero fueron embarcados en una buseta y los sacaron de la base hacia un hotel. “Jamás pudimos tener contacto con esas familias porque al otro día los llevaron hasta La Esmeralda, los llevaron en helicópteros a sobrevolar algunas zonas y demostrar lo intrincado de la selva. De ahí los llevaron hasta los aviones y los regresaron a sus casas”. A la indignación por la falta de información y la angustia de no saber de sus seres queridos, se suma la amarga sensación de que entre los desparecidos hay personas de primera categoría y otros que no merecen ni la información.

 

 

CONTRADICCIONES. Confiesa el capitán Jesús Enrique Marcano que desde ese momento el hermetismo aumentó. “Se ve mayor nerviosismo y contradicciones entre ellos. Se dedicaron a publicar fotos de la llegada de la familia de los pilotos, mecánico e ingeniero de vuelo a la zona por el Twitter de la Zodi”. Este padre desesperado se fue hasta el Ministerio Público y la Defensoría del Pueblo. “Denuncié los hechos porque creo que el personal militar está ocultando algo muy grave”. Saben que entre más tiempo pase las posibilidades de sobrevivencia son menos. “La única certeza es la que dieron los mineros de haber visto el helicóptero y que estaban vivos”. Lo último que supieron es que hacia La Esmeralda movieron este miércoles 70 hombres para buscar la aeronave por tierra.

 

 

CÍNICO. Eso es usted, José Atahualpa Montes Gómez. Ya no es aquel bravucón jefe de la Digepol en tiempos de Rómulo Betancourt. Aquel que persiguió a mi padre, que se ufanaba de torturar y asesinar a los adversarios del gobierno. Ah, no responde a mi artículo “De Atahualpa a Fidel” y publica, utilizando como título y con sorna, el adjetivo que le di a mi padre del hombre más valiente. Usted hubiese querido que alguien usara esa expresión al referirse a usted, pero no le calza. Mi padre Víctor Barráez fue un valiente pero no porque tuviera un arma en la mano, sino de los valientes verdaderos, de los que son capaces de amar más allá de su entorno, que hizo de la solidaridad una quimera, que respetó al ser humano sin mirar condiciones particulares, que levantó un hogar de hombres y mujeres probos. ¿Me recordó Atahualpa? ¿Recordó cuando fui a verlo y a grabarlo? Usted además es mentiroso. Dice que días antes de que mi padre fuera herido habían matado a un médico en la emergencia del Hospital Antonio María Pineda de Barquisimeto. Ese doctor, Adalberto Barroeta fue asesinado el 9Nov1963 (diario El Impulso). Oculta que fue ese joven médico quien se enfrentó a usted el 7Nov63 y evitó que sacara a mi padre a la fuerza del hospital (El Impulso 7Nov63). Por cierto Atahualpa, mi padre no fue corredor de carros, fue tío Marcelo. Usted ni siquiera sabe quién fue el hombre al que persiguió brutalmente ni conoce a su familia. Nosotros sí sabemos quién es usted. Y eso de que mi padre hubiese exigido el honor de ejecutar a un hombre, aunque fuera su enemigo, lo retrata a usted, no a Víctor Barráez. ¿Sabe que es implacable Atahualpa? El tiempo. Y los años lo redujeron a usted a un cobarde que huyó a los Estados Unidos, que se quedará en el silencio, temblando en la oscuridad como todos los cretinos que cuando tienen poder pisotean el honor, la vida, abusan con su arrogancia como si esos cargos fueran eternos. ¿Sabe qué pasó con papá? Tuvo una vida maravillosa, sin riquezas porque nunca le importó tenerlas, con mamá que lo amó y lo admiró hasta el último minuto de vida, con su gran cantidad de hijos, nietos y bisnietos alrededor de su lecho recibiendo las miradas de amor y respeto. Bah, Atahualpa, mi viejo no necesitó una pistola para ser valiente. Usted trate de conservar su arsenal, que quizás es lo único valioso que deje como herencia.

 

 

NERVO. Es Amado, el poeta mexicano que nació en 1870. Fue él quien un día escribió: “Mis ojos se han vuelto claros/ de tanto mirar al mar; / de tanto verlo, en mi vida/ las olas vienen y van/ y hay horizontes sin límites, / de severa majestad. / Mi pensamiento, antes frívolo, / de tanto mirar al mar/ se ha vuelto apacible, grave; / y es tal su profundidad, / que en vano un buzo de almas/ fundos habría de buscar”.

 

 

Última Hora

 

-Muchas críticas por la ejecución de los ejercicios militares en un país sin comida y sin medicinas.

 

-El caso de Jhoan Alexis Ortiz muerto en la sede militar de Los Rurales GNB en Táchira, llegó a la Corte Internacional de Derechos Humanos.

 

-Inspectoría del Trabajo de Vargas no recibe la solicitud de amparo de los trabajadores de CASA, dizque por orden del presidente Maduro.

 

-TSJ desactivó la publicación de sentencias online de los juzgados regionales. Nadie sabe qué busca con eso.

 

-Miles de colombianos ofrecen 30% de ganancias a venezolanos en la frontera a cambio de documentos para trámites en las casas de cambio.