Una opinión, Cinco temas

¿Quién es el ladrón?

31 agosto, 2018 | 12:00 am

El señor Maduro alega que las “mafias colombianas” vienen a Venezuela y se roban la gasolina para revenderla más cara en Colombia. ¿Y no será que ese llamado “contrabando de extracción” es sobre todo obra de las mafias venezolanas, tanto políticas como militares, que son las que tienen el control de la frontera venezolana, tanto para entrar como para salir? Y entonces, ¿quiénes son los principales ladrones de nuestra gasolina?

También alega el señor Maduro que el “imperio” se ha robado a nuestros médicos… ¿Y cómo será eso? ¿Vinieron unos grupos comandos y se llevaron a la fuerza de decenas de miles de médicos venezolanos? No, eso no es así. Esos médicos se fueron del país porque se dieron cuenta que les habían robado el futuro. ¿Y quién se los robó? Obviamente el poder establecido. Entonces, ¿quién es el ladrón?

De 20 a 6

Según voceros principales de los productores de carne, en Venezuela, en la década de los 90 del siglo XX, se consumía el equivalente a 20 kilos de carne por persona en un año. Hoy en día esa cifra se ha desplomado a 6 y sigue cayendo. Se argumentará que ahora hay más bocas que alimentar, pero la emigración masiva se encamina a compensar el aumento de la población, de entonces para acá.

Lo que sí debe decirse con absoluta responsabilidad, es que hace muchos años en Venezuela no había escasez de carne. Al contrario. Había variedad, accesibilidad, digamos que normalidad. Ahora conseguir un kilito de carne es una hazaña, por no hablar de conseguir un pollo. Todo eso resultado de la llamada “revolución bolivarista”.

¿Somos el paraíso?

El señor Maduro dijo a la Shell, y a través de esta a las demás transnacionales de la energía, que vinieran a Venezuela porque somos el “paraíso”. Un mensaje muy curioso porque nuestro país no es un paraíso para nadie —más bien un infierno—, salvo para la criminalidad organizada.

La Shell no es una organización criminal. Es una corporación global que busca maximizar sus beneficios en un negocio lícito y legítimo, el de la energía. Para los que piensan que Venezuela es un paraíso, no hay que invitarlos. Ya están instalados aquí…

El “impeachment” de Trump

El variopinto partido Demócrata sólo tiene un objetivo común: sacar a Trump de la Casa Blanca. Y Trump, por cierto, ofrece distintos motivos gruesos al respecto. Pero para sacarlo de la Casa Blanca hace falta un juicio político o “impeachment” en el Congreso. El sustento de la solicitud de “impeachment” es lo de menos, lo de más es que los solicitantes cuenten con una mayoría para aprobar el asunto. Hoy en día los Demócratas carecen de esa mayoría, pero en noviembre son las elecciones legislativas…

Si los Demócratas logran la mayoría parlamentaria, entonces es muy probable que procedan con el referido juicio político. Se la tienen jurada a Trump y están dispuestos a lo que sea para llevar ese juramento a la realidad. ¿Lo conseguirán? Todo depende de las elecciones de noviembre.

Don Germán Carías Sisco

El periodismo venezolano está de luto por el fallecimiento de una de sus figuras más descollantes: Germán Carías. Pionero del periodismo de investigación, veterano de la redacción del viejo El Nacional, director del diario tachirense La Nación, jefe de Venpres en sus buenos tiempos, autor de numerosos libros sobre su profesión y sus inquietudes históricas, hombre de medios, noticias y publicidad. Luego de una larga y prolífica carrera, falleció en San Cristóbal a los 92 años de edad, y hasta hace nada estaba pendiente de los acontecimientos del país y de mantener contactos con sus innumerables amigos y discípulos de toda Venezuela.

En presencia de Gisela, su abnegada esposa, y de su familia, se nos fue Don Germán, un caballero de ejemplo ciudadano y honradez de trayectoria. Estoy seguro que siempre se sintió pleno de haber podido realizar su vocación de periodista, de una manera innovadora, combativa, veraz y pedagógica. Tuve el privilegio de trabajar a su lado en funciones de gobierno, y en todo ese tiempo mantuvo su independencia de criterio y su sentido profesional en el cumplimiento del deber. ¡Cómo hacen falta venezolanos de la talla de Don Germán Carías Sisco!

  Anterior
Siguiente