Entretenimiento

Pulgas y garrapatas: molestos inquilinos

6 marzo, 2018 | 1:00 pm

Un hogar con un perro o gato es sinónimo de hogar feliz. Cualquiera que posea alguna de estas mascotas, sabe que, aunque a veces pueden ser causantes de trabajo extra, es un bajo costo a pagar a cambio de amor incondicional y la mejor compañía. Sin embargo, más allá de llevarlos de paseo, comprarles juguetes o accesorios, o publicar en redes sociales adorables fotografías con ellos; el cuidado de nuestros canes y felinos requiere atención, especialmente cuando se trata de pulgas y garrapatas.
Todos en algún momento han oído mencionarlos, no obstante, muchos con certeza no saben qué son. Se trata de parásitos externos que viven en la piel de las mascotas, escondidos entre el pelaje, y se alimentan de su sangre a través de la succión, pudiendo llegar a multiplicar su tamaño hasta 10 veces.

Aunque se cree que solo representan un riesgo para los animales, ambos parásitos pueden llegar a ser peligrosos para el ser humano. Los primeros, causando alergias cutáneas, mientras que los segundos transmiten la enfermedad de Lyme, erliquiosis, fiebre de las montañas rocallosas y tularemia, todas estas menores solo si se diagnostican y se administra tratamiento a tiempo.

Prevención y cuidado
El ambiente ideal para la proliferación y contagio de estos molestos parásitos es aquel con abundante vegetación y clima cálido, por lo cual Venezuela a lo largo y ancho de su territorio representa el escenario perfecto para su supervivencia. Mientras más caliente sea la temperatura, hay más riesgo de que existan en nuestros jardines, parques y sitios públicos, puesto que con el frío su metabolismo lento las hace entrar en período de reposo.

De igual forma, no es necesario adentrarse en una montaña o selva para encontrarlas, ya que un poco de grama es suficiente para que allí se escondan, a la espera de su próximo huésped. Lo recomendable es, luego de cada paseo, revisar al animal al llegar a casa para cerciorarse de que estén limpios, solicitar al veterinario el collar que las repele, champú, medicamento inyectado, o tableta para suministrar al animal y así minimizar la posibilidad de que lleguen al hogar y de esta forma evitar que contagien al resto de la familia.

Si su caso es que ya su perro o gato se ha contagiado, debe consultar a su médico especialista para determinar el tratamiento adecuado para su mascota. Asimismo, si ha sido mordido por una garrapata o pulga, lo recomendable es que se comunique con el veterinario para saber cómo retirarla del cuerpo y si es necesario, hacer algún tipo de análisis de sangre o suministrarle algún medicamento.

Recomendación: limpieza profunda
A lo largo de su vida, una garrapata adulta puede poner entre 2 mil y 8 mil huevos, por esta razón es necesario que además de eliminar las visibles en el cuerpo del animal, se limpie su entorno para asegurar que no existan larvas o huevos.