Salud

Preocupa la salud mental de los niños

22 junio, 2018 | 12:00 am

Voy a conversar con la doctora Petra Aponte, ella es psiquiatra infantil, nacida en el estado Guárico, residenciada y trabajando en Caracas y me dice que han aumentado mucho las consulta a nivel de psiquiatría para los niños.

– ¿Por qué ocurre?
Uno de los factores es la incertidumbre por la que atraviesa la familia venezolana. Al estar la familia, base fundamental de la sociedad y, por supuesto, digamos el tronco fuerte de lo que serían nuestros niños y adolescentes, al estar en esta incertidumbre, en esa ansiedad que los agobia, esto se transmite a los niños, ellos viven en un ambiente de ansiedad y de zozobra y muchas veces empiezan a dar síntomas y esas señales hay que identificarlas. En oportunidades los identifican las maestras en los sitios donde estos niños permanecen durante mayor parte del día. Es transmitido a los padres y estos buscan ayuda, la maestra les recomienda a alguien. Algunos de los padres asisten a consultas psiquiátricas de adultos y son estos colegas, quienes nos refieren a los hijos de sus pacientes para ser evaluados.

– ¿Cuáles son los síntomas que observan los padres?
Tenemos que estar muy pendientes dependiendo de las edades. En edades preescolares niños que ya habían superado, por ejemplo, el control de su interés, ya niños que venían en su crecimiento y desarrollo normal empiezan a presentar síntomas que nosotros llamamos como regresivos, la enuresis nocturna, el volverse más chiquiticos, el hablar de ellos se hace como más de bebecitos en niños más escolares y más hacia la adolescencia vemos los problemas de conducta. A veces son llevados como que el niño es rebelde, como que él empezó a cambiar la conducta del niño se ha tornado agresiva, se ha tornado contestón con los papás, rebeldes. Más allá de que uno espera que esto pueda ocurrir en el crecimiento y desarrollo de un niño y un adolescente, observamos cuándo esto es normal y cuándo es que está respondiendo a una situación.

– ¿Esas enfermedades en el caso de los niños, es tratable y recuperable?
En el caso de los niños sí. Podemos nosotros tratar, recuperar, dependiendo si no hay algún trastorno, digamos, que sea de base. Trastornos de base que puede venir en niños con déficit de atención de hiperactividad, en niños con trastorno generalizado del desarrollo, en niños que tiene trastorno de ansiedad como tal y no un episodio de ansiedad, producto de una situación circundante. Estos trastornos pueden ser tratables, pueden ser curables, pero hay que diagnosticarlos y para hacer eso tiene que ir primero al especialista, si no se acude, pues no.

– ¿La cura no es tratamiento farmacéutico?
Va a depender si es algo circunstancial.

– ¿Los niños pueden estar preparados para recibir medicamentos de tipo psiquiátrico?
Sí. Hay un temor por parte de los padres o de los amigos de los padres, que cuando se menciona que hay que tratar a un niño con un psicofármaco, el susto es grandísimo. Allí hay que preparar a estos papás, mostrarles cuál es la magnitud de los síntomas y cuáles son las consecuencias que esto puede traer a ese niño. Si observamos que tenemos una patología como tal, un trastorno como tal, eso tiene que ser tratado. Por ejemplo, depresión en un niño. Se piensa en oportunidades que los niños no se deprimen. Los niños sí se deprimen.

– ¿Ansiolítico y antidepresivo son dos cosas distintas?
Son totalmente diferentes.

– ¿Cuál ha tomado usted?
Ninguno.

– Hay quienes también dependen de pastillas para dormir.
Bueno, las pastillas para dormir son los hipnóticos, igualmente tenemos una escasez de hipnóticos y los ansiolíticos, algunos son ansiolíticos con poder hipnótico y otros son ansiolíticos que ayudan en el dormir. ¿Qué ocurre?. A veces una persona no va al psiquiatra, sino que acudió a otra consulta. Y en esa consulta refiere que bueno, que tiene problemas para dormir. El médico tratante le indica ese ansiolítico, se olvidó de que se le indicó ese ansiolítico o sencillamente el paciente no volvió más, no hizo una adecuada referencia a un psiquiatra y esta persona cada vez que va a un médico equis, le dice: “Oye, yo lo estoy tomando ¿me puede hacer el favor de firmarme?”. Y viene este y le firma. Y así se va creando ese hábito continuo del consumo de un medicamento que pudo haber sido retirado a tiempo.

– Dime algo, ¿El suicidio es evitable?
Ese es un tema bastante controversial. Cuando nosotros tenemos una persona en la que logramos identificar que tiene una idea suicida y que esa ideación suicida va más allá del control que puede tener sobre esa persona, hay que estar súper vigilantes, porque tratamos de evitarlo y en oportunidades no lo hemos podido lograr. Sin embargo, uno puede estar tratando de evitar esta situación.

– ¿Puede ser genético eso? Porque yo he visto familias, me ha tocado como periodista cubrir hechos donde se suicida el padre, después el hijo, después el tío. ¿Eso a qué se debe?
Eso es una alta predisposición genética como lo tenemos en cualquier otra enfermedad, sobre todo cuando nos llega alguien con una ideación suicida. Nosotros estamos en el deber de investigar eso que usted me está reportando. Porque sí, a veces tengo la persona con la ideación suicida y me da ese reporte, “mi papá se suicidó, mi abuela se suicidó —que los hemos tenido en la consulta— mi hermana también, mi mamá tuvo un intento suicida”, todo eso para nosotros es importante, porque es potencialmente una línea directa de lo que sería la predisposición genética para eso.

– ¿Han aumentado los suicidios en Venezuela?
Han aumentado los suicidios en Venezuela.

– ¿Tienen cifras?
– No tenemos cifras reportadas y en oportunidades no nos dan las cifras reportadas, a veces desconocemos cuántos suicidios pueden haber.