Opinión

“Podemos fabricar la vida en el laboratorio”

1 junio, 2018 | 12:00 am

¿Estamos realmente viviendo en nuestro siglo, con todas sus espectaculares creaciones? Un poco más de estudio y un poco más de conocimiento nos dirán la grave respuesta de que tenemos 100 años de atraso.

Le digo constantemente a todo el que quiera escucharme que aquí, en Venezuela, la mayoría continua viviendo en el siglo XX, esto es que, parece que el tiempo se detuvo, porque nuestros hábitos, nuestros conocimientos y expectativas no obedecen a lo que exige el siglo XXI.

Creemos que estamos en una época progresista pero la verdad es que nos engañamos y que vivimos en un siglo anterior al actual porque ni conocemos, ni usamos, ni hacemos valer las invenciones de la primera etapa del siglo XXI. Personalmente a cada rato, me digo frente a nuevos hallazgos: “esto debería ser inventado y patentado ya” y, al poco tiempo me entero de que no solo está en uso, sino que si esperamos un poco se va a declarar su obsolescencia.

Hoy, por ejemplo, me sorprendí sugiriendo que podría crearse una bacteria usando el DNA. Resulta que la misma ya ha sido creada por el biólogo Craig Venter en el homónimo instituto que el mismo creó. Con ello ha llegado ya (desde hace casi dos años) la vida artificial.

Indudablemente que Craig Venter ha estado siempre en posturas avanzadas de la ciencia, por cuanto, presidió la codificación del genoma humano pero es que como indicamos, ha sido el creador de la primera forma de vida artificial. Se trata de la manipulación del gen 473, en forma de darle existencia a una minúscula bacteria que es, entre los seres vivientes del planeta, el más pequeño.

Para entender la importancia de la investigación realizada y de sus resultados, hay que saber que el hombre posee 30 mil genes unidos a la síntesis proteica, esto es imprescindible para la existencia. Otros seres más primitivos como los microbios solo tienen cinco mil.

La pregunta es ¿cómo se llega a aislar los verdaderos genes de la vida? A través de un procedimiento complejo producto de la genética avanzada que se refiere a la aplicación de “trasposones”, elementos genéticos que son idóneos para interferir con las diferentes partes del genoma, lo cual significa que pueden ser utilizadas para desactivar determinados genes y verificar cuales son verdaderamente indispensables para la sobrevivencia. Es así como se ha llegado al 473, mediante la tecnología del DNA recombinado, que permite tomar porciones de DNA para analizarlas mediante la “electroforesis”. Lo más impactante es que en los laboratorios de los nuevos investigadores de la materia, existe la prueba de que tenemos la capacidad de fabricar vidas.

Como “moraleja” de lo anterior, debo señalar que yo llamaría a la Ciencia Ficción, como Ciencia Cuasi-verdadera, porque la distancia para ser real, está solo en la disposición del hombre de crear el mecanismo para que lo sea. Creemos que la Ciencia Ficción es más realista que la propia realidad, porque esta última es algo que se produce lo quieras o no, en cuanto que la ciencia ficción depende del investigador, del científico y del inventor.

Hay que darse cuenta de nuestro atraso científico, al punto de que creemos que la mayoría de los acontecimientos que nos amenazan, son el producto de la Ciencia Ficción, cuando, por el contrario, son realidades presentes que intentan decirnos que hemos dejado de ser acompañantes de su despegue hacia lo que hasta ahora eran solo “misterios” de la naturaleza.