País

Plan para asesinar a Freddy Bernal

17 agosto, 2018 | 12:00 am

Allegados a Freddy Bernal y del PSUV han denunciado un plan que se cumpliría en el Táchira y que incluía el asesinato del dirigente político.

Según trascendió en San Cristóbal, quienes ordenarían el crimen están vinculados a un diputado, aunque no revelaron su nombre, porque el propio Bernal lo haría ante un juez del Táchira.

Sospechan que ha habido negligencia de otra juez en la orden de investigación.

Bernal y sus abogados ya habrían presentado los documentos que prueban el plan que debía ejecutarse en los próximos días.

El presidente de la Republica, Nicolás Maduro, confirmó su apoyo a Bernal para llegar hasta el final de la averiguación, caiga quien caiga.

En los próximos días, otro juez del Táchira, citaría a los implicados.

Los abogados de Bernal entregarán una carpeta con documentos que comprometen a un diputado del mismo partido del ex alcalde.

Según los allegados de Bernal, el caso tiene que ver con las investigaciones que este pidió sobre algunos casos de corrupción.

La averiguación, por solicitud del propio Bernal, pasó a otro juez, porque no confiaban en otra magistrada.

En los próximos días habrá sorpresas.

Un miembro del Psuv, allegado a Bernal, dijo que nadie impedirá que siga el proceso.

Operación Caín

Información de última hora, devela que se encuentra en marcha una operación que tiene como objetivo comenzar el asesinato de importantes líderes políticos del gobierno venezolano.

La primera fase de la operación tendría lugar en el estado Táchira y prevé el asesinato de Freddy Bernal (designado por el Presidente Maduro, como “protector” de la entidad), Iris Varela, ministra para los asuntos penitenciarios; Mayor General, Manuel Bernal, Jefe de la REDI – LOS ANDES, y  el General de División, José Noroño Torre, Jefe de la ZODI Táchira. La segunda fase, tendría como objetivos a los líderes del PSUV, Diosdado Cabello, Jorge Rodríguez, y Héctor Rodríguez.

Tal parece que el Magnicidio en grado de frustración perpetrado contra el Presidente Nicolás Maduro y el alto mando militar, corresponde a un plan conjunto de asesinatos selectivos de líderes del gobierno bolivariano a fin de debilitar el estado venezolano.
Sobre la operación.

El pasado viernes, durante un acto de apoyo al Presidente Nicolás Maduro Moros, en el Consejo Legislativo del estado Táchira, el equipo de seguridad de Freddy Bernal, detiene a un sujeto en las inmediaciones del lugar.

Se identifica como José Luis Daza Cepeda y declara que funge como asistente del diputado del Consejo Legislativo de dicha entidad, John Luna.

Luego de una revisión al vehículo que conducía, se le incautan mapas satelitales donde se ubica el lugar de residencia de Bernal, así como planos que señalan las rutas por donde suele desplazarse el líder político.

“Los documentos demuestran que Freddy Bernal estaba siendo sometido a un férreo proceso de vigilancia”, me declara la fuente.

Sin embargo, al profundizar en la investigación, el teléfono celular de Daza Cepeda revela las verdaderas dimensiones de la amenaza.

La fuente señala fotografías de dos personajes que las autoridades han identificado como los líderes  de las mafias del contrabando de gasolina, alimentos y drogas más importantes de la frontera.

Se trataría de Juan D’Aveta Chacón (Alias: Nino Gaveta) y  Branford Franceshine (Alias: Branford). Ambos personajes, estarían implicados en la planificación y financiamiento del plan de asesinato de los dirigentes políticos y autoridades militares de la región.

Otra de las pruebas encontradas a Daza Cepeda, serían documentos confidenciales de la Fuerza de Acciones Especiales de la PNB, conocida como FAES, y quien ha venido en los últimos meses ejecutando importantes operaciones militares en contra de estructuras delictivas en todo el territorio nacional.

Las investigaciones –según la fuente- señalan que este plan intenta no solo neutralizar los liderazgos políticos, sino además desmontar el aparato de seguridad que ha permitido frenar a las redes criminales en toda la frontera con Colombia.

“Las acciones de las mafias criminales han permeado parte del sistema de administración de justicia. Para ellos, el mayor obstáculo actualmente lo representa el FAES, y por tanto buscan destruirlo”, apunta.

Información de inteligencia detectó hace unos días, que la banda paramilitar “Los Rastrojos” ingresaron a territorio venezolano, provenientes de Colombia, tres fusiles .50 de largo alcance (aproximadamente 2.000 metros).

“Es posible que dicho armamento sea parte de la Operación Caín y sea usado en contra de importantes figuras del gobierno venezolano. Estaríamos asistiendo a la instalación definitiva del modelo narco-paramilitar colombiano en Venezuela”, concluye la fuente.