Quinto Día Online
19 de Agosto del 2017

País

Plan Escuela Solidaria: una alternativa a la crisis alimentaria

Plan Escuela Solidaria: una alternativa a la crisis alimentaria

“Más de 10 mil estudiantes abandonaron las aulas de clase en Miranda por falta de alimentos”, afirmó Juan Maragall, secretario de Educación

 

María Castaños

Mariivi_casta19@hotmail.com

@mariivi__18

 

La escasez de alimentos y la inflación existente están afectando de manera importante a toda la población venezolana. De acuerdo con el informe presentado por Cáritas de Venezuela, sólo el 6% de los hogares venezolanos lleva una dieta nutricional adecuada, mientras que el 42% de la población se alimenta de forma deficiente y el 52% no están consumiendo los alimentos necesarios. En relación a esta problemática, el secretario de Educación por el estado Miranda, Juan Maragall, informó a Quinto Día cuáles son las acciones que desde su municipio están realizando para combatir la escasez de alimentos. “Tomamos la iniciativa de abrir las escuelas los días sábado para proporcionar alimentos a niños que se encuentran bajo riesgo nutricional. Después de realizar un estudio fueron identificados, cuáles y cuántos eran los alumnos que serían beneficiados por este nuevo programa de alimentación”, expresó.

 

Osiris Mederos, subdirectora de la escuela “Adolfo Navas Coronado”, indicó que la matrícula general del plantel es de 635 alumnos, sin embargo a través medición antropométrica detectaron que solo 160 alumnos se encontraban bajo riesgo nutricional. Así mismo, Maribel Linares, abuela de una niña beneficiada por el programa Escuela Solidaria, relató la odisea que ha tenido que vivir para poder conseguir los alimentos entregados por el sistema del CLAP, al expresar que “me están discriminando por creer que soy opositora”. Del mismo modo señaló su agradecimiento con el gobierno del estado Miranda en relación con las jornadas alimenticias, ya que “los beneficios que están obteniendo los niños son importantes para su estado nutricional”.

 

Sumando apoyo

El secretario de Educación Juan Maragall señaló que la matrícula de asistencia escolar en el estado Miranda ha disminuido aproximadamente un 9%, es decir, “más de 10 mil estudiantes abandonaron las aulas de clase en consecuencia a la escasez de alimentos”. Del mismo modo informó que para atacar esta problemática seleccionaron “120 escuelas ubicadas en sectores de pobreza extrema”, esto les permitió reconocer en donde se aplicaría el plan Escuela Solidaria.

 

Puntualizó que presentan un déficit importante en cuanto al presupuesto para adquirir los alimentos que son entregados semanalmente en las escuelas, afirmando que “nosotros estamos enviando recursos para más o menos la mitad de la población estudiantil, pero no para la totalidad. Si enviáramos para la totalidad, ya no tuviéramos alimentos. Desde la Gobernación estamos actuando como cualquier familia venezolana que reduce su presupuesto para poder alimentarse más días”. Agregó que han contado con el apoyo y la buena voluntad de la sociedad civil y las empresas ligadas a la distribución de alimentos para poder atender a la población estudiantil, que asiste a las jornadas de alimentación los días sábado.

 

Madres colaboradoras

Osiris Mederos, subdirectora de la escuela “Adolfo Navas Coronado”, explicó que “la crisis social que presenta el país nos está afectando de manera importante, existen niños que desde sus hogares no llevan ningún tipo de alimento y se desmayan en las aulas de clase”. Este plantel educativo cuenta con una matrícula general de 635 alumnos, sin embargo los días sábado sólo asisten 160 estudiantes, seleccionados a través de una medición antropométrica.

 

Las madres también forman parte de esta iniciativa. Dalias Freiter, colaboradora y madre de un niño que estudia en dicha institución, expresó su preocupación por la situación actual y el aumento desenfrenado de desnutrición en los infantes. “Nosotros hemos optado por prestar nuestra colaboración voluntariamente, ya que los niños se están desmayando muy seguido, algunos vienen al colegio sin ingerir ningún tipo de alimento porque en su casa no tienen cómo adquirirlos”.

 

Josmelys Soto, otra madre voluntaria, indicó el deterioro en el rendimiento escolar: “Las calificaciones de los niños han bajado, además de su asistencia escolar porque no tienen que comer. Y por ende, no presentan la misma energía de antes”.

 

Por su parte, la educadora Mirian Posterlate manifestó que actualmente esta iniciativa se realiza sólo en la escuela, pero la intención fundamental es poder extenderla a la comunidad. “Por ahora solo estamos atendiendo a los niños de la escuela, sin embargo infiero que si este proyecto sigue en buen camino, podamos brindar este beneficios a los vecinos de la zona”.

 


 

Los CLAP: un arma política que juega con el pueblo

Maribel Linares es la abuela de una niña beneficiada por el programa Escuela Solidaria. Como venezolana se siente agradecida por esta actividad, ya que “los beneficios que están obteniendo los niños con este programa son muy importantes para su estado nutricional, además que para ellos es un día muy especial; no solo se alimentan, sino que tienen la posibilidad de realizar actividades recreativas”.

 

Linares relató la odisea que ha tenido que vivir para poder conseguir alimentos mediante los CLAP, en la Minas de Baruta: “En mi caso fue terrible, la primera bolsa no la recibí, tuve que preguntar al consejo comunal por qué no me la entregaban. Les expliqué que tengo una nieta con una válvula en la cabeza y necesita alimentarse. Ellos me enviaron a conversar con la persona encargada de distribuir la bolsa. Allí me informaron que no me tocaba la bolsa, porque según yo pertenecía a la oposición. Me discriminaron por creer que soy opositora”.

 

De igual manera aseguró que el trato por parte de la coordinadora de los CLAP ha sido humillante. “A mí legalmente no me están entregando, dicen que me permiten comprar como una donación para alimentar a mi nieta. Gracias a Dios los vecinos de la comunidad me han apoyado para que pudieran entregármela”.

 

Concluyó explicando que deben cancelar un flete de 1200 bolívares por persona para pagar el camión donde son transportados los alimentos. De igual manera denunció las irregularidades que están presentando en Las Minas de Baruta con respecto al Carnet de la Patria. “Debemos cancelar la cantidad de 500 bolívares para que se sea entregado, pero nosotros sabemos que dicho carnet no tiene costo alguno”, expresó.