Quinto Día Online
13 de Diciembre del 2017

Opinión

¡Piernas pa´ bailá!

¡Piernas pa´ bailá!

 Luis Eduardo Martínez Hidalgo

@luisemartinezh

 

 

Instalada la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente, se inició un agrio debate acerca de la participación opositora en las elecciones regionales. Henry Ramos abrió la discusión cuando en “Vladimir a la 1” afirmó: “AD participará”; de inmediato, sobre él, llovieron un torrente de insultos.

 

Horas atrás, el CNE anunció la validación de 22 partidos políticos, lo que no fue un regalo del oficialismo. Quienes validamos, sudamos para superar los muchos obstáculos que se nos puso. Sin recursos, movilizamos a centenares de miles para que a cara abierta, expresaran su voluntad de militar en organizaciones que acumulan años de lucha contra un régimen implacable.

 

Sin excepción, los 22 partidos políticos validados resolvimos participar en las elecciones regionales, y a esta hora ya postulamos candidatos a gobernadores y diputados a los consejos legislativos. Es relevante acotar que para postular candidatos, un partido político debe estar validado. Vale afirmar, debe ser legal. Nada nuevo, por cierto. Cuando los fundadores de AD resolvieron hacer vida política pública, legalizaron al partido frente a los gobernadores de Estado. En mi oficina guardo  la Gaceta de 1942, con la legalización por parte del ejecutivo regional de AD en Monagas.

 

En una combinación cada vez más frecuente, los chicos del G2 cubano y unos cuantos guerreros del teclado, con unos pocos que sí hacen calle, cuestionaron con mucha agresividad, y sin ningún respeto, la participación a las regionales. Dirigentes, incluso, que queremos han sido groseros con quienes de la mano, hemos enfrentado al gobierno.

 

Creo haber aprendido algo en las universidades a las cuales he podido asistir, pero empiezo a convencerme que más ha sido con la gente de nuestros barrios, marcados por una gran sabiduría. Llego a Santa Inés, populoso sector de Maturín, y en el grupo que me espera, la conversación gira acerca de las elecciones regionales. Les abrazo e incorporo para oír al líder local señalar: “miren compañeros, los que andan diciendo por allí que no debemos participar, me recuerdan a mi primo, el mocho Juan, el que perdió las piernas cuando muchacho”, para de seguida decir: “¿Ustedes saben cómo al mocho le gustan las fiestas? Cada vez que hay fiesta, el mocho se pone fastidioso pa´ que lo lleve y cuando llegamos, se empeña lo ponga cerquita de donde bailan. Cuando se ha echado dos guatacarazos, se manda a criticar: ‘¿Qué música es esa? ¡Mujeres más feas pa´baila! Ve el ridículo de Pedro, ¡parece un palo! Y esos muchachos, parecen raros, como se menean’, para entonces, con voz recia afirmar ‘lo que soy yo, no bailo’. En la fiesta de la hija de Rosa, que se botó, volvió a ponerse con eso hasta que me calenté y le dije: ‘Mocho, ¿y con qué piernas vas a bailá?’”.

 

Los que más vociferan que no postulan son aquellos que no pueden postular, porque no tienen cómo hacerlo. Yo no sé si tienen quien los siga, no sé si cuentan con votos, ni idea si tienen combatientes o armas para transitar una ruta que no sea electoral, pero lo que sí sé es que “no tienen piernas pa´bailá´”. Así que yo les pido que dejen la criticadera y a los que podemos bailar, en este caso postular, que nos dejen hacer lo nuestro para que en el escenario electoral –combinado con los posibles- procuremos salir de este mal gobierno, que si se puede, con votos.