Quinto Día Online
13 de Diciembre del 2017

Opinión

Orillas del Potomac

Orillas del Potomac

Jim Luers

Desde Washington, para Quinto Día.

 

 

El frío cubre esta fascinante capital, solo perturbada por los desaires de mister Trump.

 

Esta semana fue una de las más tocadas por el clima.

 

También conmovida por el atentado en Egipto, que en una mezquita dejó 305 muertes. El mismo día, el Presidente de los Estados Unidos volvió con la amenaza militar. Ocurre mientras se produce una expulsión en masa de diplomáticos norteamericanos, después que el nuevo Secretario de Estado congeló los cargos y revocó contratos. El sector político sigue sin entender la gestión del nuevo Presidente.

 

Aquí en el restaurante Pesce, los republicanos hablan confundidos, y admiten que el partido vive su peor momento. Mientras, los demócratas celebran desde el Filomena Restaurant, lo que consideran el fracaso del señor Trump. Los estrategas del señor Trump están preparando entrevistas del Presidente con líderes latinoamericanos: Uribe y Santos por una parte, y los presidentes de Costa Rica y Chile por otra, verán pronto el rostro de Trump.

 

Ni Venezuela ni Cuba están en la agenda, salvo para nuevas sanciones, que algunos sectores demócratas del Congreso rechazan, porque es contrario a la herencia de Obama.

 

Dicen que Santos tiene mucha influencia en las decisiones del Departamento de Estado contra Venezuela.

 

Otro caso de rechazo a Trump está en sus medidas, que reduce la asistencia médica gratuita y deja agónico al plan Obama Care.

 

El caso de Venezuela seguirá, y ahora se agrega la cancelación de visas a no menos de 23 personajes del mundo político oficialista, y a más de 13 empresarios con inversiones sospechosas, por el origen del dinero. Estados Unidos, por instrucciones de Trump, está más duro contra los venezolanos, y una de sus características es la hostilidad contra el inmigrante de ese país latino.

 

Están investigando el tránsito de la droga por Haití, Honduras y Caracas. La empresa Sears, una tienda por departamentos muy conocida por venezolanos de otras décadas, pugna por no desaparecer y está dispuesta a recortes de gastos y otras medidas, para seguir en el mercado minorista.

 

Si usted está pensando en comprar vivienda en Estados Unidos, las menos costosas -entre 216 mil y171 mil dólares- están en San Francisco, California y San José.  Las más caras en Nueva York, y aquí en Washington.

 

La fama de los latinos saltó en Colorado con la detención de José Cardentey Hernández, bajo acusación de falsificar mil tarjetas de crédito. La policía lo seguía desde hace un año.

 

El acusado gastó más de 6 mil dólares en compra de equipos para instalación de cultivo de marihuana. Varios cubanos y dos venezolanos están involucrados en otra investigación, y habían llegado recientemente a Florida.

 

Misceláneas

La pregunta, si es posible eliminar verrugas de la piel, tiene respuestas en 4 productos probados en éxito y son estos: Eucerib Q10; Compound W, gel de acción rápida, elimina las verrugas sin dolor y protege el área afectada; Wart Stick, barra fácil de usar sin dolor, y H-Warts, fórmula natural y muy efectiva.

 

Otro escándalo de la semana, además de hackeo a 57 millones de usuarios de la empresa de transportes Uber, fue la acusación al FBI de una supuesta negligencia ante los ataques de los hackers rusos.

 

Pero hay otras alertas a países y gobiernos y opositores latinos, sobre la actividad de los  ciberdelincuentes rusos, que podrían ser utilizados para espionaje, a grupo adverso a los regímenes aliados.

 

Un portavoz de la Casa Blanca dijo a este columnista cómo siguen la estrategia de los ciberespías.

 

Una firma detrás del dudoso expediente Trump. Rusia habría pagado a varios periodistas por su trabajo.

 

A última hora, un vocero de ICE me informa sobre las redadas antiinmigrantes en Atlanta, que elevan las deportaciones de inmigrantes indocumentados a una cifra récord.

 

Pero también han extendido la orden de Trump a Florida, Nueva York, California y New Orleans.

 

Hay un grupo importante de mexicanos, centroamericanos y suramericanos, incluyendo venezolanos. Las deportaciones de estos ciudadanos aumentaron en 30 por ciento.