Economía

Nuevo salario mínimo alcanzaría para comprar 20% de la CBA de agosto

7 septiembre, 2018 | 12:00 am

Precios acordados traerán escasez de alimentos para que luego aparezcan en los mercados negros, advierte Oscar Meza, director de Cendas FVM.

El presidente de la República, Nicolás Maduro, anunció el viernes 17 de agosto que el nuevo salario mínimo será de 1.800 bolívares soberanos, lo que sería un equivalente a 180.000.000 bolívares fuertes.

El incremento supone 5.900% en comparación con el salario mínimo fijado el 20 de junio de este año, que era de 3.000.000 bolívares fuertes, es decir, 30 bolívares soberanos.

Según el director del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas FVM), Óscar Meza, en declaraciones a Quinto Día proyecta que la Canasta Básica Alimentaria (CBA) se ubique en el mes de agosto en 9.000 bolívares soberanos, aunque para ese mes no entra en vigencia el aumento salarial.

Las cifras revelan que el nuevo salario mínimo cubre el 20% del costo de los productos que integran esa canasta. Es decir, que una familia de cinco personas tendría un déficit mensual de 7.200 bolívares soberanos para poder cubrir el precio de esa canasta.

Posteriormente, el Ejecutivo nacional, a través de la Gaceta Oficial Extraordinaria No. 6.397, publicó una lista de los precios acordados de 25 productos expresados en bolívares soberanos y petros. El precio de cada uno de los productos da un costo total a pagar de 1.149 bolívares soberanos y 0,319168 petros.

Previo a este anuncio, el vicepresidente del Área Económica, Tareck El Aissami, y el jefe de la Misión Abastecimiento Soberano, general en Jefe, Vladimir Padrino López, se reunieron con la Asociación Nacional de Supermercados y Autoservicios ANSA, en el Marco del Programa de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica.
La información la dio a conocer la vicepresidente de la República, Delcy Rodríguez, quien sumó que del encuentro saldría un sistema de precios que respete el poder adquisitivo de los venezolanos.

Empresas como Polar, La Lucha C.A y Cargill de Venezuela se encuentran entre las industrias alimentarias privadas que firmaron el acuerdo.

Sin embargo, algunos de estos productos han ido desapareciendo de los anaqueles. A juicio de Oscar Meza, esa es la respuesta del mercado “y posteriormente se conseguirán a través del denominado ‘bachaqueo’, que supone la reventa de productos, muy por encima de su valor, por vendedores ambulantes”.

Para Meza con “el nuevo control de precios” no se espera nada nuevo. Según el director de Cendas FVM eso ya se había hecho antes. “Los precios acordados o regulados, como se quieran llamar, ya han sido implementados y no han dado resultado”.

Señaló que durante los primeros días de la regulación de productos habrá una reducción de los precios, pero más tarde habrá “una escasez de los alimentos” para que luego aparezcan en los mercados negros.
”Hasta que el gobierno no reduzca el gasto público y no estimule la inversión, la hiperinflación continuará”, indicó Meza.

En el caso de los productos regulados desde hace 15 años (específicamente febrero del 2003) de los 25 productos que contiene la CBA, liberaron 14, luego quedaron 13, los cuales fueron incorporados en la lista nueva de productos con precio regulado.

Al respecto Meza precisó que aparecieron los productos el 22 de agosto y que luego corrigieron sus precios el 31 de agosto.

“En líneas general yo pienso que lo que hacen ellos es reconocer los precios que ya habían en el mercado, de manera que con la regulación de precios, que ahora llaman regulación de precios acordados, admiten de alguna manera los precios del mercado y admiten por tanto la hiperinflación”.

El gobierno nacional ha hecho correcciones inesperadas de precios de productos. La última comunicación en Gaceta Oficial contempla el cartón de huevos, que se conseguía en la calle por el precio de 8 bolívares soberanos y fue aumentado a 120 bolívares soberanos.

“Esto lo que refleja es que esta lista de regulación de precios en el mercado se actualiza semanalmente y se activa el control de precios, lo que va a ocurrir es que los productos van a desaparecer”, Alertó Meza.
Pelea por un kilo de carne.

En un recorrido realizado por el equipo de Quinto Día se pudo constatar que en mercados de Caracas se consiguen productos como el cartón de huevos a “precio acordado”, 80 bolívares soberanos en efectivo y también a 120 bolívares si se cancela por transferencia electrónica.

Carmen López, consumidora, dijo que el precio puede ser variante de acuerdo a la zona y la modalidad de pago, bien sea en efectivo como por transferencia o pago electrónico.

Otros ciudadanos aseguran que parten de este producto para hacer otros derivados como la mayonesa, la cual varía desde 80 bolívares soberanos, o de una natilla, que tiene un costo de 55 soberanos.

“¡No hay nada, ni carne ni pollo, después de esta reconversión pareciera que hubiera venido un huracán y se lo llevo todo!” Respondió Celina Márquez, otra consumidora quien se disponía a hacer una cola para comprar un kilo de pasta y un kilo de arroz a un precio de 48 bolívares soberanos “¡Estamos peor porque ahora la comida ni se ve!”, dijo Márquez.

Ante la situación que afrontan los venezolanos de a pie, también aseguran recorrer toda la ciudad para poder adquirir un producto de la cesta básica. Así lo informó Mireya Martínez, quien expresó que para conseguir un kilo de queso tuvo que dirigirse hasta el mercado de Catia y “correr con suerte”. “Un pedacito lo he comprado en 48 soberanos, casi que el doble del precio fijado”, asegura.

En los supermercados no solo se empieza a notar la escasez de alimentos, aunado a ello está el incremento de la agresividad por parte de los ciudadanos que son capaces de pelearse por un kilo de carne.
“Fíjese, se acababa la carne y delante de mí se formó una pelea, era una señora quien le reclamó a otra por haberse coleado y haberse llevado el kilo que por ley le tocaba a ella. Hasta donde hemos llegado, pelear por llevar un kilo de carne a la casa”, refirió Martínez.