Entrevista

“No podemos pisar el peine de la división”

3 agosto, 2018 | 12:00 am

– Aquí estuvo Jaua la semana pasada e hizo un comentario. Dijo: “me satisface mucho que Capriles haya tomado las riendas democráticas, esté promoviendo esa área deslindándose de lo antidemocrático” ¿Qué se entiende en eso?
– Yo siempre he sido demócrata. Habría que preguntarles a ellos quiénes son los que se distanciaron del camino democrático. O sea, los que le han caído a palos a la Constitución han sido ellos, no hemos sido nosotros. Hay gente que nos critica porque insistimos en la solución democrática, bueno, como demócratas no podemos negar lo que somos, más bien yo creo que el país, si cada venezolano saca ese civismo, esa fuerza y lo que es su convicción trabajamos todos unidos, esta tragedia que estamos viviendo finalmente cerraremos el ciclo, el peor ciclo de la historia venezolana.

Ahora, al gobierno le encanta que el debate sea sobre la mecánica política. Allí es donde yo digo que nosotros no podemos pisar el peine de que en esta tragedia que vive el país, nosotros nos dediquemos a hablar si la chaqueta tuya es azul, y a mí no me gusta, y la mía es marrón y la mía es mejor que la tuya. Es un tema de protagonismo.

– Te pregunto ¿Cómo van a hacer?
– Eso es parte de lo que está en este momento en discusión, porque frente a todo lo que ha ocurrido y no haber podido lograr el cambio, obviamente eso trae una crisis. Si tú le dices al país que tú vas, bueno, yo voy, por ejemplo, el año 2016, vamos por el ejercicio de un derecho constitucional, referéndum. Y el referéndum no se da, porque el gobierno lo impide antidemocráticamente, bueno, eso genera una frustración. Después el país se va a la calle a defender sus derechos, el gobierno saca su peor cara, usar las armas para matar a la gente.

– ¿Tú sientes que hay entusiasmo en los sectores adversos al gobierno para enfrentarlos?
– No, no hay entusiasmo. Ahí es donde está el reto nuestro, no hay entusiasmo.

– ¿La gente se pasó para el gobierno?
– No, la gente no se pasó para el gobierno. El sector independiente del país cada día crece más, que es la desconfianza, o sea, hacia el gobierno y hacia la propia oposición.

– ¿Y es el que está escéptico en este momento, el sector independiente, el sector que no cree en los partidos?
– El tema de que la gente vea con recelo, vea con distancia, o sea, para mí la emergencia es que el país se haya resignado. Que el pueblo venezolano acepte vivir así.

– ¿Tú estás arando en el mar o estás o estás conversando con gente?
– Estoy conversando con todos los sectores.

– ¿Incluyendo a la oposición, incluyendo la MUD?
– Toda la gente de la oposición. La MUD cerró su ciclo, no hay que hablar más de la MUD.

– Está bien, pero ¿Si el gobierno no juega democráticamente?
– Yo escuché de gente diciendo bueno, cada vez que unos sectores que hay por allí, que yo aprovecho y respondo, “pero es que justo cuando se están calentando las calles, entonces aparece la oposición con la idea de articularse”. Primero y principal, las calles se calientan por la crisis económica, no porque nadie las esté liderando, no es un sector de la oposición que está convocando y que está liderando a las enfermeras, los trabajadores universitarios, todos los trabajadores de la salud, los trabajadores públicos, Corpoelec. ¿Quién no está en este momento viviendo la crisis? No la vivirán los que están pegados al gobierno, eso no lo está liderando nadie.

– Frente a esa crisis, las enfermeras, los gremios que tú citaste ¿Cuál es el papel, qué es de la vida de Primero Justicia, de Acción Democrática, de Copei, de todos esos partidos, buscan canalizar eso o son rechazados?
– Ese es el reto que tienen, los partidos aparecen o desaparecen, o desaparecemos, o nosotros logramos conectar con el país que vive la tragedia, que es la inmensa mayoría, o prácticamente desaparecemos. Ahora, ¿Qué estamos haciendo en este momento? que era el tema de las famosas reuniones. Las reuniones no es que sean confidenciales, las reuniones son de carácter privado.

– Pero la oposición sí puede decir “nos vamos a reunir para discutir esto y esto y esto. Y después, llegamos a un acuerdo”.
– Yo creo que la gente también está cansada de la reuniera. Yo creo que esto al final pasa por un proceso de negociación, yo creo que la solución en Venezuela al final va a pasar por un proceso de negociación con otros actores, me refiero, con acompañamiento internacional, con otros actores internacionalmente que permita que el país tenga una solución, que al final es la razón de estar aquí.

– ¿Por qué te inhabilitan?
Por una multa de 60 mil bolívares. Yo lo he explicado hasta el cansancio. 60 mil bolívares. Son 60 mil bolívares, quitándole los cinco ceros ahorita.

– ¿Son 6 bolívares?
– No, es 0,6, un poquito más de un real.

– ¿Hasta cuándo estás inhabilitado?
– 15 años de forma arbitraria, inconstitucional. Pero lo que te quiero decir es, yo no estoy en una competencia por una candidatura, yo lo que sí estoy es, después de todo lo que hemos vivido, que quiero seguir en mi país, que quiero morirme acá de viejo, en Venezuela, no está en mis planes irme de mi país, esta es mi vida, esta es mi vocación y la pongo al servicio de los demás. Pero con la intención también de que avancemos y de que veamos la gravedad del problema.

– El gobernador de Miranda que te sustituyó a ti no habla muy bien de la obra de Capriles. Dice que Miranda quedó en la carraplana.
– Yo creo que primero y principal, eso de que quedó en la carraplana, ahí están todas las actas de entrega y todo, eso es siempre el típico discurso del incapaz, del que no hace, que no tiene resultados, que tienen casi 20 años en el gobierno. Ellos crearon, incluso, hasta una figura —acuérdate— el protector de Miranda, todo. Eso sencillamente es el discurso de quien no hace, de quien no tiene nada que mostrar. Yo no tengo que darle respuestas a él, ni tengo que darle respuestas a ninguno de los altos funcionarios de este gobierno. Aquí son más las cosas en las que podemos coincidir, los problemas más bien son una oportunidad para ponernos todos de acuerdo y remar juntos, con cosas reales, no vendiendo humo, no vendiendo fantasías, hay una situación económica que todo el mundo padece y si todo el mundo padece y todo el mundo reacciona y todo el mundo exige, llega el momento donde el gobierno, en la situación actual, no le queda otra salida que oír, atender y darle viabilidad a lo que la inmensa mayoría de los venezolanos espera. Por eso es que hablo de una negociación.

– ¿Qué futuro te espera?
– No, no, el problema no es qué futuro me espera a mí, sino qué futuro le espera al país.

– ¿Qué futuro le espera al país, y tú estás ahí?
– El país va caminando hacia una implosión porque el tema económico es insostenible. O sea, tú ahorita le quitas cinco ceros a la moneda. Una persona va a ganar 52 bolívares. 52 bolívares el tipo de cambio al paralelo, Maduro habla del petro. El petro no existe.

– Petrosini.
– No, eso no existe, entonces ahí está el dólar. 40 bolívares, ahorita cuando apliquen el nuevo cono monetario, 40 bolívares, 1 dólar, y una persona va a ganar 52 bolívares. Un dólar y pico es el salario de un trabajador venezolano. ¿Quién puede vivir con un dólar y pico?

– ¿Tú conversas con María Corina?
– Hay que conversar con ella. Tenemos entre todos diferencias. Ahora ¿Es malo tener diferencias? No. Exactamente, lo malo es cuando las diferencias prevalecen en una crisis como esta que estamos viviendo. 80 % de pobreza ¿Cómo la oposición va a perder tiempo en dimes y diretes? Eso no lo entiende nadie.

– ¿Tú buscas liderazgos?
– No, yo no estoy ahorita, en este momento, o sea, este no es un tema de quién jefea, ni de quién va a ser candidato. ¿Nosotros los venezolanos queremos recuperar? Sí, lo queremos recuperar. ¿Queremos un nuevo CNE? Sí, queremos un nuevo CNE. ¿Queremos una nueva Fiscalía, Contraloría, nueva institucionalidad? Sí, la queremos. Bueno, eso forma parte de la solución democrática.

– Dicen que la gente no cree en elecciones ¿Hay un escepticismo para votar?
– Yo creo que la gente no cree en el CNE, no cree en el Poder Electoral. Pero la gente cree en su derecho y hay que rescatar su derecho. Porque cuando tú convocar a la gente a un proceso, si tiene confianza, acude masivamente.