Quinto Día Online
13 de Diciembre del 2017

Destacada

Navidades entre inflación, escasez y despedidas

Navidades entre inflación, escasez y despedidas

El presupuesto para que una familia venezolana pueda celebrar las fiestas decembrinas como se acostumbra en el país, supera los 10 millones de bolívares

 

 

Ana Gabriela Díaz H.

@AnaGDiazH

anagdiazh02@gmail.com

 

 

Navidad: una época que en Venezuela representa unión, tradición, felicidad y festejo. Diciembre suele ser uno de los meses más felices del año; familiares y amigos se reúnen para celebrar entre comidas, bebidas, regalos y música, pero el ánimo que se respira en las calles y en los comercios no es exactamente reflejo de esto.

 

Durante el primer semestre del año, el país estuvo sumido en protestas. La inflación superó el 536,2% según la Asamblea Nacional. Aquiles Hopkins, presidente de la Federación Nacional de Agricultores (Fedeagro), aseguró que el sector agroindustrial apenas abastece 30% del consumo nacional, y actualmente más de 2 millones de venezolanos han decidido emigrar.

 

El número de venezolanos que han decidido salir del país se sigue incrementando con celeridad ya que muchos han decidido dejar todo lo que tienen por la escasez de medicamentos, la inseguridad y la calidad de vida que se tiene actualmente.

 

La mayoría de los comerciantes en el país aseguran que deben importar los productos, por lo que los precios se establecen según el costo del dólar paralelo. La frase “aprovecha, no sabemos hasta cuándo estará en este precio” se hace presente en cada local comercial del centro de Caracas.

 

En Quinto Día decidimos realizar una investigación para establecer cuánto necesita un venezolano para celebrar la navidad; incluyendo estrenos, adornos para el hogar, cena navideña y regalos para los niños y adolescentes.

 

 


 

Adornos para el hogar y cena navideña

El plato típico en las mesas del venezolano durante la navidad consiste en: ensalada de gallina, pan de jamón, hallaca o bollito, refrescos y pernil. Para poder adquirir los productos para realizar una cena navideña, una familia debe contar con más de 1 millón 500 mil bolívares.

 

 

1 kg de papa –> 15 mil bolívares.

1 kg de zanahoria  –> 17 mil bolívares.

1 kg de tomate  –> 29 mil bolívares.

1 kg de cebolla  –> 60 mil bolívares.

1 kg de pimentón  –> 60 mil bolívares

1 cartón de huevos  –> 110 mil bolívares.

1 paquete de harina de maíz precocido –>  2 mil 600 bolívares.

1 kg de pasas  –> 300 mil bolívares.

1 kg de aceitunas  –> 500 mil bolívares.

2 litros de refresco  –> 20 mil bolívares.

1 kg de carne para el guiso –>  76 mil bolívares.

1 pollo entero  –> 200 mil bolívares.

Pan de Jamón –> 150 mil bolívares.

Sangría –> 85 mil bolívares.

 

En ninguna carnicería del centro de Caracas se consiguió pernil, y la mayoría de los que trabajan en las mismas aseguraron que no saben el precio del mismo. Los precios que se establecieron en el cuadro anterior son hasta el día 28 de noviembre.

 

 

 

 

Para poder adornar los hogares, una familia debe contar con al menos 2 millones de bolívares.

 

1 adorno para el árbol de navidad  –> 12 mil 366 bolívares.

1 guirnalda  –> 41 mil 900 bolívares.

1 árbol de navidad de 1.20m –>  710 mil bolívares.

1 árbol de navidad de 1.80m  –> 3 millones 190 mil bolívares.

1 peluche de adorno para la mesa –> 275 mil 390 bolívares.

6 adornos variados para el árbol de navidad –> 86 mil 444 bolívares.

1 cojín para muebles  –> 828 mil 781 bolívares.

1 árbol navideño de mesa –> 169 mil 825 bolívares.

1 cascanueces pequeño  –> 220 mil bolívares.

 

Precios hasta el día 28 de noviembre.

 

 

 


 

 

 

 

Estrenos

La ropa y el calzado suelen ser una tradición en los venezolanos. Desde los más pequeños de la casa, hasta los abuelos estrenaban los días 24 y 31, para celebrar en familia la llegada del niño Jesús, y la fiesta de fin de año.

 

A continuación, se presentan los precios más económicos de este rubro.

 

Zapatos de niños –> 396 mil 380 bolívares.

Sandalias para niñas –> 450 mil bolívares.

Zapatos deportivos para niños (as) –> 1 millón 600 mil 280 bolívares.

Zapatos deportivos de damas –> 750 mil bolívares.

Zapatos deportivos de caballeros –> 1 millón 300 mil bolívares.

Zapatos de tacón para damas –> 1 millón 800 mil bolívares.

Conjunto de bebé (niña) –> 775 mil bolívares.

Vestido de niña –> 800 mil bolívares.

Conjunto de franela y short para niño –> 724 mil 871 bolívares.

Conjunto de franela y pantalón para niño –> 1 millón 28.mil bolívares.

Camisa de dama –> 400 mil bolívares.

Franela deportiva de caballero –> 450 mil bolívares.

Jeans de dama –> 940 mil bolívares.

Jeans de caballero –> 1 millón 200 mil bolívares.

Vestido de dama –> 750 mil bolívares.

 

 


 

 

 

 

Regalos para niños y adolescentes

Es tradición que el 25 de diciembre no faltan los regalos bajo el árbol de navidad. Se celebra el nacimiento el niño Jesús, entregando un detalle a cada miembro de la familia.

 

El siguiente recuadro indica los precios de los juguetes para los pequeños de la casa, y de celulares y tablets para los más grandes. Los precios que se presentan a continuación son los que se consiguieron en el centro de Caracas, hasta el día 28 de noviembre.

 

Muñecas estilo Barbie –>229 mil 480 bolívares.

1 carro pequeño –> 222 mil 700 bolívares.

Juego para armar carros –> 614 mil bolívares.

1 súper héroe  –> 810 mil bolívares.

1 consola XBOX 360 –> 33 millones de bolívares.

Juegos PS Vita –> 2 millones 300 mil bolívares.

1 muñeca bebé pequeña –> 950 mil bolívares.

1 pista de carros –> 1 millón de bolívares.

Dinosaurio grande –> 3 millones 370 mil bolívares.

Princesas –> 620 mil bolívares.

Robot a control remoto –> 1 millón 500 mil bolívares.

Legos pequeños –> 522 mil 714 bolívares.

Bicicleta pequeña –> 5 millones de bolívares.

Celular Android –> 1 millón 600 mil bolívares.

1 tablet pequeña –> 1 millón 800 mil bolívares.

Game Boy –> 1 millón 500 mil bolívares.

Play Station PS Vita –> 12 millones 800 mil bolívares.

 

 


 

Habla la calle

Los padres se encuentran en la búsqueda de la economía, pues la mayoría de los consultados asegura que hacen el esfuerzo por no quitarles la alegría e inocencia a sus hijos, y que puedan disfrutar de las navidades, como se acostumbraba en el país.

 

Carmen Rodríguez es madre soltera, y tiene dos niñas menores de 10 años: “Yo vivo alquilada y estoy sola con mis dos niñas. Tengo tres meses comprando lo que puedo. Gracias a Dios los estrenos de mis hijas ya los tengo, pero a diferencia de los años anteriores, el niño Jesús solo traerá un detalle pequeño para cada una”.

 

José Luis Pérez es padre de familia, vive con su esposa y sus cuatro hijos. “Estoy aprovechando para comprar lo que pueda, los precios en este país cambian de un día para otro. Me acaban de pagar las utilidades y un bono de productividad en el trabajo. Esta mañana tenía más de 4 millones de bolívares en mi cuenta, y con ese dinero solo pude comprar lo que ves aquí: cuatro bolsas con unas franelitas, dos panes y un par de zapatos para mis hijos”.

 

Carolina Villanueva es madre de cinco hijos, tres están fuera del país y dos están terminando los estudios para emigrar. “Mis hijos mayores están en el exterior, y los dos que me quedan aquí ya están grandes para entender la crisis que estamos viviendo. Espero que dentro de dos años, ya todos estemos reunidos, fuera de este país”.

 

Penélope López Martín, madre de un niño de meses, afirma que “la situación está bastante ruda. Este año es muchísimo más complicado y difícil; para mantener las tradiciones tendríamos que ganar alrededor de 10 millones de bolívares, si no más, ya que un par de zapatos no baja de 800 mil bolívares, y la ropa ni hablar. Para hacer hallacas sacando la cuenta de todo, más o menos uno se gasta como 2 millones de bolívares, y gracias a Dios mi hijo está pequeño, y aún no pide un regalo, aunque de igual manera le compraré su niño Jesús”.

 

Vanessa Hernández es madre soltera de una niña de dos años. “Estas navidades son terribles, porque para poder medio comprarle algo a los niños, uno se queda sin nada para uno, lamentablemente. Los precios en el centro de Caracas están casi igual, o más caros que en un centro comercial. Con respecto a los estrenos, tuve que recorrer muchas tiendas, porque los precios están muy elevados y no hay sueldo que alcance. Solo le compre cuatro conjuntitos, y buscando lo más económico y ofertas, al igual que los zapatos. No he podido comprar el niño Jesús, y no sé si podré”.

 

En Zulia la situación es peor

La situación es difícil en la ciudad capital, pero en el interior del país es peor, debido a que la escasez de alimentos es más pronunciada, y los costos de los productos hacen que las familias tengan que replantearse la idea de unas navidades tradicionales venezolanas.

 

A pesar de que el Ejecutivo nacional adelantó el inicio de la Navidad, el espíritu navideño se mantiene ausente en las calles del país; la mayoría se encuentra en la búsqueda desesperada de estirar los aguinaldos, bonos y salarios.

 

Hay venezolanos que aseguran que prefieren comprar las hallacas por unidad y adquirir solo las necesarias para la cena navideña, puesto que hacerlas en casa se hace cuesta arriba.

 

Blanca Guerra reside en Maracaibo, y explicó lo complicado que ha sido la elaboración y planificación de la cena navideña. “En mi familia solemos reunirnos y hacer las hallacas. Por lo general, acostumbrábamos a realizarlas a finales de noviembre. Este año no hemos podido reunir para comprar los ingredientes; todos nos pusimos de acuerdo y en vez de hacerlas, compraremos una para cada miembro de la familia, y solo para el 24”.

 

Estrenos: ni siquiera en el ‘Callejón de los Pobres’

Andreína Carmona es zuliana, y enfatizó la desesperación que se vive allá, puesto que ni siquiera en el Callejón ha podido conseguir parte de los estrenos. “Creo que este año perderemos la tradición del estreno. Tengo tres hijos, y el sueldo no alcanza para poder comprarles, ni siquiera una camisa y un pantalón a cada uno. El ‘Callejón de los Pobres’ era nuestra opción cuando los ingresos no eran los esperados en años anteriores. Hoy en día, ni siquiera aquí podemos comprar”.

 

Otra de las tradiciones que se pierden este año por el alto costo de la vida en el país es el ‘amigo secreto’, juego utilizado por las familias, en las oficinas, en los colegios y universidades para compartir y disfrutar de un momento diferente.

 

Natalia Díaz, marabina con 4 hijos y dos nietos, asegura que la tradición de sus 24 no estaba en la espera del niño Jesús, sino en el ‘amigo secreto’. “Este año no podremos jugar, es imposible establecer un monto que alcance para comprar un detalle más allá de una chuchería; que, actualmente, también están incomprables”.

 

“Espero que en algún momento podamos volver a sentir el espíritu de la Navidad. Los venezolanos solíamos desear que llegara diciembre. Siempre existía una excusa para poder reunirnos, y creo que actualmente debemos conseguir excusas, pero para quedarnos en nuestras casas”.