Salud

Mediante ADN hallan restos del primer humano entre dos especies

27 agosto, 2018 | 10:58 am

Expertos señalan que hace mucho tiempo, dos humanos de diferentes especies se conocieron en una cueva en Rusia, y cerca de 50 mil años después, un grupo de científicos descubren a la hija que tuvieron juntos mediante su composición genética.

El hallazgo publicado en una revista ha precisado por medio del ADN extraído de los fragmentos de hueso de la creatura hallados en una de Rusia, que la niña era hija de una madre neandertal y un padre denisovano.

Los neandertales y los denisovanos eran humanos pertenecientes a distintas especies. “Sabíamos de estudios anteriores que los neandertales y los denisovanos debieron tener hijos en ocasiones”, dijo Viviane Slon, quien es investigadora del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva (MPI-EVA) de Leipzig, en Alemania, quien señalo “nunca imaginé que seríamos tan afortunados como para encontrar a un descendiente de ambos grupos”.

¿Todos somos parte neandertal?

Estudios han precisado que humanos que no son africanos tienen en su composición genética una pequeña porción proveniente de los neandertales, mientras que en algunas otras poblaciones no africanas, dependiendo de su origen, poseen en su ADN una fracción proveniente de un grupo originario de Asia conocido como denisovanos.

El hecho de que los genes se pasaran a las generaciones posteriores, ha demostrado que el cruce entre estas especies debió presentarse. Sin embargo, expertos precisan que el único lugar conocido donde se han encontrado evidencia fósil de los denisovanos y los neandertales ha sido en una cueva denisova en las montañas Altai de Siberia.

Señalando que a menos de 20 humanos conocidos como arcaicos, aquellos pertenecientes a especies diferentes a la nuestra, Homo sapiens se les ha secuenciado su genoma.

Finalmente la doctora ha comentado “de este número bastante reducido, podemos llegar a encontrar un individuo de ascendencia mixta, mitad y mitad”, dio a conocer Slon. Cuando se toman en cuenta otros estudios, señala la doctora: “empiezas a tener la imagen completa de que en toda nuestra historia evolutiva siempre se han dado cruzamientos entre los humanos”.