Quinto Día Online

Destacada

Masculino y femenino

Masculino y femenino

El cerebro se diferencia de acuerdo al sexo del cuerpo que lo posee

A su vez, el entorno en el cual se desenvuelve la persona, terminará ese proceso a través del repertorio conductual que se ha establecido como adecuado y propio de cada sexo.

 

Dr. Gerardo Giménez Ramírez

Médico Sexólogo del Servicio de Urología del Hospital Universitario de Caracas.

 

Lo que mueve a las mujeres y a lo femenino es su parte afectiva, tratando siempre de mantener sus relaciones en buen estado. En cambio, lo masculino se encuentra bien en la medida en que logra los objetivos y las metas que se propone.

 

Las féminas tienen esa capacidad de que las cosas se vayan dando de a poco, con disfrutar los momentos que se están viviendo sin urgencia de llegar lo antes posible, entendiendo todo con calma. Para los hombres, es mucho más lógico disfrutar sólo cuando los objetivos están siendo logrados. La cesantía y/o la impotencia le hacen perder el norte, así como la identidad masculina.

 

El hombre tiene todo dividido, reflejo de su estructura mental y funcionan mejor separando en “cajones mentales” las áreas emocionales. Esto les permite poder funcionar en determinado objetivo. En cambio, la mujer siempre se hace acompañar de todas las cosas de las diferentes áreas de su vida y generaliza en vez de parcelar.

 

Los hombres tienen la capacidad de concentrarse con mayor facilidad en una sola cosa; en cambio, la mujer tiene lo que se entiende como una capacidad multifocal, pudiendo llevar a cabo varias actividades a la vez. Esto es evidente en la vida sexual en pareja, en la que el hombre se enfoca en la penetración más que en otras prácticas sexuales que gustan mucho a la mujer, quien requiere de estimulación en todo su cuerpo antes de llegar al coito.

 

Al hablar, la mujer satisface su necesidad de saber y comprender. Puede determinar, desde el punto de vista afectivo, cuánto y cómo incide, y su relevancia en la resolución de conflictos. Expresa así los procesos por los que va pasando mientras va ordenando sus pensamientos y obteniendo posibles soluciones. Lo masculino, en cambio, sólo habla cuando tiene conflictos resueltos: va a contar sus situaciones en la medida en que cuenta los éxitos y los fracasos, pero ya con carácter definido. Esto pone de manifiesto lo abstracto de lo femenino y lo concreto de lo masculino en el aspecto psíquico. A su vez, en el manejo del poder, la seguridad del hombre en no perder el poder y la oportunidad de quitarse responsabilidad ante un conflicto.

 

Al llorar, la mujer busca la atención del hombre para que se acerque a ella y le ayude, le consuele y le preste toda la atención que necesita en ese momento. Al molestarse, el hombre busca alejarse de tal situación y de la persona con quien comparte su vida y hasta vive tal conflicto.

 

A las mujeres les cuesta mucho darse tiempo para sí mismas, sin que eso venga acompañado de un factor culposo. En cambio, a los hombres se les hace muy fácil ejercer tiempos personales y, para ellos, dárselos es un derecho básico.

 

En cuanto a la conducta lúdica, se establece que la niña deja de jugar al imitar esas conductas familiares y maternales (poner la mesa, lavar, planchar, criar los hijos, cuidarles, etc.) mientras que el niño nunca deja de jugar (cambian los autos de juguete por los de verdad). Un estudio reveló que los hombres cambiarían de mujer, incluso de hijos, pero no equipo de fútbol.

 

Concluyendo…

 

  • Lo ideal es que ambos se acerquen en la relación para que la inversión en la relación de pareja sea efectiva (en lo afectivo y emocional principalmente, además de en los otros aspectos).
  • Si en nuestra pareja sólo pretendemos buscar un complemento, estaríamos con media persona solamente.
  • Debemos complementarnos a nosotros mismos aprendiendo de la pareja es el culmen.
  • La mujer, generalmente hace el amor. Esta capacidad le permite al hombre disociar más fácilmente el afecto de la sexualidad.
  • Hay que vencer las resistencias socioculturales y los paradigmas antiguos.
  • Esa diferencia es la responsable de las muchas desavenencias y conflictos que afrontan la mayoría de las parejas.
  • Con la finalidad de propiciar un acercamiento y un mejor entendimiento entre ambos sexos, especifico los puntos dicotómicos que más crean polémicas y que pueden ser responsables de la discordia marital.

Sitio web: http://tublogsexologo.blogspot.com

Twitter: @medsex

Facebook: Gerardo Giménez-Ramírez

Instagram: @tumedsex