Quinto Día Online
22 de Febrero del 2017

Destacada

Los dueños de Lamia y el diálogo del piloto, momentos antes de la tragedia

Los dueños de Lamia y el diálogo del piloto, momentos antes de la tragedia

La empresa, según declaró en su oportunidad el representante legal de la aerolínea, Ricardo Albacete, surgió por la iniciativa del gobernador de Mérida de entonces, Marcos Díaz Orellana

 

 

Marcos Angulo L.

 

 

W Radio de Colombia reveló el diálogo de 12 minutos entre el piloto del avión LaMia CP 2933 y un piloto de Avianca.

 

El texto también fue transcrito pro el diario El Tiempo, de Bogotá.

 

Esta es parte de la conversación entre la torre de control y el piloto.

 

*La W Radio reveló algunos audios entre la operadora y Miguel Quiroga, minutos antes del siniestro.

 

Tras unos siete minutos, el piloto Miguel Quiroga, quien operaba el vuelo siniestrado, avisó a la operadora sobre la emergencia en el vuelo. Así fue la conversación.

 

<< Piloto (P): El vuelo Lamia CP-2933 en acercamiento. Solicitamos prioridad para la aproximación. Se nos ha presentado un problema de combustible- dice Quiroga a la torre de control.

 

Torre de Control (TC): Entiendo. Solicita prioridad para su aterrizaje, igualmente por problema de combustible. ¿Correcto?

 

P: Afirmativo.

 

TC: Ok. Atento. Le daré vectores para proceder al localizador y efectuar la aproximación. En aproximadamente siete minutos, iniciaré la confirmación.

 

Luego, la operadora le pide al piloto de Lamia que notifique el rumbo y que mantenga el rumbo para el descenso. El piloto le contesta y le dice que está atento, pero minutos después insiste en que necesita los vectores para el aterrizaje.

 

Sin embargo, la operadora le notifica que hay una aeronave por debajo de él y que en la pista se está haciendo la revisión del suelo por una posible pérdida de combustible de otro avión –al parecer, el de Viva Colombia.

 

P: ¿Qué tiempo tiene para permanecer en su aproximación?- Pregunta la operadora.

 

TC: Con emergencia de combustible, señorita. Por eso hemos establecido una vez curso final.- contesta Quiroga.

 

Sin embargo, la operadora le notifica que hay una aeronave por debajo de él y que en la pista se está haciendo la revisión del suelo por una posible pérdida de combustible de otro avión –al parecer el de Viva Colombia–.

 

P: ¿Qué tiempo tiene para permanecer en su aproximación?-pregunta la operadora.

 

TC: Con emergencia de combustible, señorita. Por eso hemos establecido de una vez curso final – contesta Quiroga.

 

Luego, la operadora le pide algunas maniobras porque hay aeronaves cerca, pero el piloto dice que no puede hacerlo y que por su emergencia, pide incorporarse al localizador inmediatamente.

 

La aeronave, en efecto, empezó el descenso y se le notificó a la torre de control. La operadora le advirtió sobre la humedad del suelo de la pista y le indicó que llevarían servicio a tierra. Para ello, dos aeronaves tuvieron que hacer virajes y darle espacio al vuelo LaMia para poder aterrizar.

 

P: El vuelo CP-2933 reportamos que tiene falla eléctrica total y está sin combustible – dijo después Miguel Quiroga.

 

La torre de control le notifica que lo perdió del radar y que le notifique el rumbo. En ese momento, el piloto Quiroga le alcanza a contestar y le dice su ubicación.

 

P: (Estamos a) 10 mil pies. Vectores, vectores, señorita, vectores a la pista- indica Quiroga, en lo que sería su última comunicación.

 

Entre los audios también se escucha uno del piloto del avión de Avianca del vuelo 9356, que volaba cerca al avión siniestrado, y en el que se registran algunas de las indicaciones que la operadora aérea le daba al vuelo de Lamia.

 

TC: (Está en) el localizador del VOR de Rionegro, a una milla adelante del VOR, en el momento usted se encuentra, le confirmo, por la izquierda con rumbo 3-5-0- indica la operadora.

 

En respuesta, Quiroga le dice: “¿Ahí en la 350, señorita?”, a lo que le dice la torre de control: “Sí, correcto. Usted está a 0,1 milla del VOR de Rionegro”.

 

Posteriormente, la operadora le indica que la aeronave aún no tiene “altitud” para el descenso, por lo que el piloto responde con la solicitud de los vectores para la pista.

 

“Estamos a 9.000 pies. Vectores. Vectores”, dice finalmente Quiroga. >>

 

Los vectores son un indicador de rumbo y altura que les da la operadora de la torre a los pilotos y lo guían hacia la pista, de acuerdo con lo que ella ve en la pantalla. Cuando un piloto tiene complicaciones con la navegación, le pide a la torre que le dé vectores, o sea, rumbo, velocidad y altura para llegar hasta la zona donde ve la pista. El final de la aproximación es visual y esto acelera todo el procedimiento.

 

 

Los dueños de Lamia, según AeroLatin News

 

“Lamia, nueva empresa venezolana, no sólo será una prestadora de servicios de transporte de pasajeros, carga y correo, sino que contribuirá también con el Plan Nacional de Ciencia Tecnología e Innovación 2005-2030, a través de la creación de centros de instrucción y entrenamiento aeronáutico que darán paso al Instituto Universitario Aeronáutico de Mérida”. Así lo expresó Julissa torres, directora general de la junta de esta institución pública, dependiente del Ministerio del Poder Popular de Planificación y Finanzas.

 

Con la presencia de esta nueva empresa aérea se planea crear un centro de instrucción y entrenamiento que luego dará paso al Instituto Universitario Aeronáutico de Mérida. La actividad comercial de aerolínea estima generar hasta 700 empleos a directos, lo cual la convertiría en una de las primeras empresas empleadoras del estado Mérida.

 

Ricardo Albacete, representante legal de Lamia, informó que su empresa surgió por la iniciativa del gobernador del estado, Marcos Díaz Orellana, quien preocupado por las restricciones que hay para operar en el aeropuerto Alberto Carnevalli, hizo un llamado a los inversionistas para que constituyeran una línea aérea regional. “Lamia decidió invertir en la compra de 13 aviones de última generación, que a diferencia de los primeros que sobrevolaron el aeropuerto de Mérida en agosto del año pasado, durante el vuelo inaugural de la línea, no son de dos sino de cuatro turbinas, únicos en su tipo en la industria aeronáutica venezolana”, enfatizó Albacete.

 

También destacó que ya están llegando las primeras cuatro aeronaves, que se caracterizan también por ser las más silenciosas del mercado mundial. Explicó que este modelo, diseñado especialmente para pistas cortas, es más seguro y es el único avión pequeño con cuatro turbinas que ha llegado a ser utilizado, incluso por la reina Isabel de Inglaterra, debido a la seguridad, confort y versatilidad que le distinguen.

 

La aerolínea fue ofrecida después al gobernador de Nueva Esparta, Mata Figueroa, quien la asumió con Díaz Orellana y Rangel Gómez. Mata estuvo orgulloso de la línea para su estado, pero finalmente Lamia fue radicada en Bolivia con nuevos dueños, Marco Antonio Richa y el piloto Miguel Quiroga, quien murió en el accidente de Medellín.