La Anécdota

Las diferencias de ajos

10 agosto, 2018 | 12:00 am

El mayordomo de la vaquera “La Cuarta”, muy popular en el ambiente rural de Maracay, sobre todo por su forma desenvuelta y soez de expresarse, no dejaba de soldar “ajos” cuando conversaba con el Benemérito, a quien debía transmitirle las novedades de la finca.

Todos desde el General para abajo lo llamaban el negro Brígido, pero sus expresiones y tonos, estaban lejos de molestar a aquel, quizás por su manera desenfadada.

Una vez va en la comitiva presidencial un personaje que le ha hecho una mala jugada al supremo jefe, en un negocio común de siembra de ajos y cebollas, en terrenos del ingenio Bolívar de San Mateo. Este sujeto increpa duramente a Brígido, quien le explicaba al mandatario detalles de funcionamiento de la vaquera:

—¡Al Presidente de la República no debe usted hablarle en ese tono vulgar…!

Pero el General le aclaró:

—Déjelo quieto: el comportamiento de Brígido a mí no me ofende. En todo caso, él se limita a echar “ajos”, bastante distintos a los que van más allá en eso de cogerse cosechas enteras…