Entrevista

La tristeza del país y por qué

8 junio, 2018 | 12:00 am

Vamos de mal en peor.
Carlos Croes preguntó al Padre José Virtuoso. Este fue el diálogo.

¿Cómo ve usted al país en este momento?
Bueno, digamos, me encuentro entre dos sentimientos. Por una parte la situación terrible en la que nos encontramos y vivimos, un país que se encuentra acedado por múltiples formas de violencias, un país enfrentado con la terrible realidad de la hiperinflación, un país que lucha y que trabaja y que quiere y desea cambios. Y por otra parte, la terrible tristeza de un pueblo que no encuentra salidas políticas frente a esta situación. Por un lado el gobierno actual se niega a reconocer esta realidad y por otro lado, desde el punto de vista de la oposición y de las fuerzas de esta, pareciera haber una gran dispersión, una debilidad muy grande para poder encausar ese sentimiento de cambio.

¿Ahora, cuál es el sentimiento de cambio que usted percibe, adónde iríamos con la propuesta de ese cambio?
Bueno, fundamentalmente, creo que la gente quiere un cambio de gobierno y un cambio de modelo. Nosotros tuvimos unas elecciones que no fueron tales elecciones, un hecho político que pretendió convocar a los venezolanos para legitimar al gobierno actual y, la gente no se sintió convocada a ese proceso, hubo más bien un sentimiento de rechazo profundo, en realidad uno puede decir que no hubo elecciones como tal. Y la gente, en su gran mayoría lo que aspira es a un cambio, que efectivamente tengamos un cambio de gobierno y un cambio de modelo como proceso mediante el cual se le puede encontrar salida a los grandes problemas. Cambios en las políticas públicas, cambios en la orientación del país, cambio en la vida nacional. Creo que el país quiere eso en medio de un proceso pacífico, constitucional, no violento, dentro de las herramientas que da la Constitución Nacional y creo que la gente lo que aspira es un proceso en el cual efectivamente se pueda orientar adecuadamente y con eficacia en esa dirección.

Ahora, usted me está hablando de la situación de país. ¿No cree entonces, y me parece que está dudando, de las cifras del CNE? ¿Usted cree que esas cifras del CNE, de un 68% de votos no son ciertas, por qué lo asegura?
Un 68% que tuvo el gobierno —según dice el CNE— pero en medio de una masa de participación muy, muy reducida. Diré que el gran hecho, digamos, reconocido incluso por este CNE, es que tuvimos más de la mitad de la población que se abstuvo de participar.

El 3 de agosto del 2017 apareció una declaración que decía: Rectores universitarios denunciaron la grave y difícil situación que vive el país. ¿De esa fecha hasta ahora, qué ha cambiado, ha mejorado, hemos empeorado, qué ha pasado? La opinión del sacerdote José Virtuoso.
Lamentablemente la situación del país se ha ido cada vez más agravando. El peor azote que tiene Venezuela en este momento se llama la hiperinflación, que está ocasionando realmente un colapso generalizado.

Algo que comenta la prensa hoy, es la visita que hizo aquí el presidente de Cuba, Díaz-Canel, desde El Nacional, El Universal, Vea, dice: Cuba y Venezuela afinan nuevos convenios de cooperación. Canadá vuelve a nueva injerencia contra Venezuela. Gobierno lanza misiones sociales de Cuba, etc., etc.
Bueno, realmente yo creo que con todo el respeto que se merecen nuestros hermanos cubanos, que se merece el pueblo cubano ciertamente lo que uno entiende es que no puede haber una monopolización de las relaciones exteriores en manos de un país o la monopolización de nuestras relaciones en una sola dirección. Es decir, creo que el mundo exige una pluralidad de intercambios y una pluralidad de colaboraciones en este sentido. Entonces, nosotros necesitamos abrirnos a otras muchas relaciones y necesitamos buscar la colaboración de otros muchos países con el país. Entonces, creo que es fundamental el que efectivamente podamos tener una política internacional mucho más amplia, diversa, etc. Se acusa de que buena parte de los males que tiene Venezuela, vienen por una dependencia no debida a muchos modelos de cómo Cuba entiende la vida económica, social y política. Se dice que muchos de nuestros modelos en materia de seguridad, en materia de gestión, incluso, política están copiadas de Cuba. Entonces, bueno, creo que necesitamos un ambiente y una direccionalidad mucho más amplia en ese sentido.

El Frente Amplio hizo un planteamiento. ¿Usted qué piensa?
El Frente Amplio tiene un gran planteamiento que es la posibilidad de constituirse efectivamente en una plataforma de encuentro de diversos sectores del país.

¿Hay ambiente para eso?
Hay ambiente para eso porque el pueblo quiere unidad. La gente entiende que necesitamos una gran unidad nacional para salir adelante en esta situación y precisamente, para poder canalizar esas aspiraciones de cambio. El Frente Amplio es una plataforma para eso, evidentemente, hay algunos sectores y otros no están. La idea es que efectivamente, ojalá, se pudiera lograr una participación mucho más activa de todo.

¿Usted que siempre está bien informado, qué pasó con la MUD?
No tan informado como usted, pero bueno, a juzgar entiendo que se está en un proceso de recomposición, de reorganización. Yo creo que frente a la MUD, lamentamos todos, un silencio indebido frente a muchas circunstancias y situaciones. Creo que necesitaríamos una MUD, al menos, más beligerante frente a la situación actual.

Dos temas para terminar: el diálogo que inicio Maduro desde Miraflores, la situación de las universidades y las soluciones propuestas.
Creo que en este contexto el gobierno entiende que el país está asfixiado y por otra parte, necesita crear la ilusión de cambio, bueno, ha vuelto a promover toda esta idea del diálogo. El problema es que el diálogo, que yo siempre creo que es necesario, la política es palabra y es diálogo, sin embargo, para que sea efectivo tiene que dar señales reales de diálogo. Es decir, es muy difícil sentarse a hablar, convocar al diálogo, generar la confianza necesaria cuando no hay ninguna puesta en escena de signos que efectivamente lleven a pensar en que estamos hablando de un cambio. ¿Para qué dialogas tú?, bueno, para que mediante ese proceso lleguemos efectivamente a unos acuerdos que beneficien a todos. Pero si tú no entiendes que el otro no está dispuesto a cambiar en nada, evidentemente va a ser muy difícil generar ese espacio y eso es. Ahorita en Nicaragua, en pleno conflicto nicaragüense, Daniel Ortega llama al diálogo. Pero lo hace cuando se producen una serie de hechos políticos donde masacran a las personas, en las actuales protestas que se están dando, entre las cuales una universidad nuestra, la UCA, de Managua, está realmente atacada y vilipendiada, bueno, en medio de ese contexto el gobierno llama a un diálogo y evidente, o quiere desarrollar un diálogo, y bueno lo más normal es que encuentre la desconfianza y la no aceptación de los otros.

¿Qué papel juegan las Fuerzas Armadas en ese cambio que usted propone?
Yo creo que las Fuerzas Armadas tienen que hacer respetar la Constitución y las Leyes. Las Fuerzas Armadas tienen que estar del lado de ese cambio, no apoyando ningún tipo de triquiñuelas a la Constitución, a la Ley y sí lo que tiene que ver con la democracia.

¿No la vía del golpe?
No. yo no creo en golpes, yo no creo en violencias, yo no creo en nada de eso, pero efectivamente es muy distinto unas Fuerzas Armadas apoyando, digamos, toda esta situación que va contra la Constitución, a unas Fuerzas Armadas que le pueden decir claramente al gobierno, “en esto no apoyamos”.