Cartas del Lector

La pegaloca socialista

15 junio, 2018 | 9:11 am

La Dictadura Cívico-Militar usando desde el ocultismo de la psiquis y lo místico las más terribles composiciones para en sincretismo de ignorancias “crear” desde el laboratorio burocrático términos como este del Socialismo-Bolivariano-Cristiano en un afán de originalidad propagandístico para tratar de “pegar “doctrinas a destiempo, burlando el sentido común, lo científico y la lógica de la vida practica para ocultar la verdad y definirse a sí mismos con propuestas absurdas solo aceptables para una historia de feudos totalitarios ya enterrados.

En primer lugar, el Socialismo Científico, nacido desde el Marxismo nada tiene que ver con el cristianismo al cual calificó de “opio del pueblo” por considerarlo parte del capitalismo y su religión oficial haciéndolo cómplice de la explotación del hombre por el hombre el cual desde este parecer contribuía a esconder la realidad con temas engañosos sobre el origen y destino de la creación de Dios y no como parte y consecuencia de la lucha de clases y de la realidad de las relaciones de producción. El truco desde este engaño esta claro a sabiendas de la posición del pueblo “conquistado “para la veneración y la fe, así lo timan y le aplican el dogma cristiano como force para parir este engendro antagónico cultural en la búsqueda de forjar una unidad imposible entre Cristo y Marx, que en verdad es irrealizable desde la razón y sí desde los interesados en obtener una mayor “plusvalía emocional “de los trabajadores y de la sociedad, en general”. Ahora ya se explica por qué la simbología utilizada por los “dirigentes” del proceso pues queda claro como esto ocurre desde una manera de “ganar adeptos con escapulario ajeno”. Cuando vimos a unos marxistoides con cara de santurrones en el uso de Cristos y crucifijos al lado de sacerdotes y babalaos. Teatros electorales. En estos precisos tiempos de complicidad hemos observado como el “agente” Rodríguez Zapatero se fue al papa de Roma como mensajero para comprar sin duda la franquicia cristiana cosa que no será difícil ante una Iglesia en crisis, llena de otro opio como es la pedofilia en sus miembros directivos. Buenos socios los papistas del socialismo del siglo XXI. El diablo les tienta y ellos se juntan.

La “pegaloca” sigue su trabajo y como siempre no puede faltar el Bolívar construido para el Imperio del Súper Hombre, el mito y la flojera que divertirá a Juan Pendejo en una vuelta a caballo por el pasado en el blanco corcel del Libertador para hacerlo sentir libre, dominante y dueño de su destino.

Tony Rivera Chávez
C.I: 2.923.879