Quinto Día Online
23 de Enero del 2017

Cambio Climático

La Opppe tuvo una cita con el cambio climático

La Opppe tuvo una cita con el cambio climático

La Oficina Presidencial de Planes y Proyectos Especiales abrió el año con un conversatorio para su personal y otras instancias oficiales. Consenso: para cambiar el modelo de desarrollo del país hay que sensibilizar desde la infancia e incorporar la variable ambiental en la gestión urbana

 

 

Alba Marina Gutiérrez

Cofundadora de PeriodismoCC

@AlbamarinaVzla

 

 

La Opppe, con sede en la Base Aérea La Carlota, realizó un conversatorio sobre cambio climático, dirigido a su personal y directivos, quienes se reunieron en el Centro Cultural Emilio Agra (CCEA), espacio que forma parte del Parque Simón Bolívar (en construcción).

 

Dicha iniciativa es la primera en su género que se realiza en este centro que fue bautizado con el nombre del fallecido caricaturista y escultor nacido en Galicia y adoptado en Maracay, estado Aragua.

 

“Quisimos apoyar esta actividad porque está enmarcada en el 5° Objetivo del Plan de la Patria, es la primera de este tipo que hacemos. Nos llamó la atención que hay convenios y podemos tener financiamiento externo para cambio climático”, aseguró el director de Gestión Cultural de la Opppe, Juan Cabrera.

 

El ponente fue el científico, co Nobel de la Paz 2007 por sus estudios sobre cambio climático, Juan Carlos Sánchez, quien recorrió a los asistentes por conocimientos básicos sobre el referido tema hasta llegar a la diplomacia climática.

 

Al mencionar las amenazas y soluciones para Venezuela, Sánchez insistió en que “veamos al Acuerdo de París como una oportunidad” y que “lo ratifiquemos”, para optar por los fondos verdes que pueden ser de mucha utilidad en materia de desarrollo sostenible para el país. “Son fondos a los que el país no debe renunciar, son necesarios”.

 

Para optar por estos fondos verdes, antes Venezuela debe crear una autoridad única para el cambio climático, ya que “desde esa instancia se determina cuáles son las prioridades para el país y cuáles son los fondos a los que hay que acceder”.

 

Asimismo, explicó hacia dónde va el futuro en materia energética y demostró con datos que es un hecho sin retorno el “adiós a los combustibles fósiles” y dar la bienvenida para “diversificar las fuentes de energía”.

 

Entre otras soluciones, sugirió para Venezuela: 1) Detener la deforestación; 2) Desarrollar y estimular el uso de fuentes renovables de energía; 3) Aumentar la eficiencia energética; 4) Eliminar los subsidios a los combustibles fósiles; 5) Impuesto al consumo y/o emisiones de CO2 (dióxido de carbono); 6) Reducir el consumo de energía proveniente de fuentes fósiles (petróleo, carbón y gas natural); 7) Propiciar el desarrollo de bosques.

 

Durante el ciclo de preguntas, Sánchez dijo que el humano que esté más cerca de la naturaleza es más sensible y respetuoso con los ecosistemas. La tecnología no es buena ni mala; lo que es bueno o malo es el uso que le damos.

 

“Si nuestros hijos solo ven en imágenes a los animales, el Orinoco o el Ávila a través de una laptop o de un celular, no es lo mismo que entrar en contacto con éstos. Cuando tenemos contacto directo los disfrutan, y nos damos cuenta que no somos nada sin la naturaleza, que ésta es limitada y que nos hemos excedido”.

 

Precisó: “El cambio climático nos invita a quitar el pie del acelerador, que cambiemos nuestra manera de pensar y actuar. Requerimos un cambio de conciencia desde la infancia”.

 

Daniel Di Giminiani, director de Urbanismo y de Proyectos de la Opppe, dijo: “Para nosotros esta actividad es de mucha importancia por ser la instancia encargada de hacer todos los proyectos especiales que solicita la Presidencia de la República”.

 

Entre estos proyectos especiales, la Opppe tiene la responsabilidad de desarrollar dos parques en Caracas. Uno que será construido en el antiguo relleno sanitario de Ojo de Agua. “Este parque está por iniciarse y por dársele nombre”; y otro que ya está avanzado, el Parque Bolívar que conectará con Parque Miranda.

 

“En el desarrollo de estos proyectos urbanos es importante el conocimiento de los efectos y de las consecuencias del cambio climático, porque estos espacios públicos servirán para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero y –adicionalmente- aportarán a la ciudad un oasis natural de fauna y vegetación que los ciudadanos podrán disfrutar y sumarán en la toma de conciencia de caraqueños y caraqueñas”.

 

Adicionalmente, “estos conversatorios son muy importantes porque sensibilizan a los ciudadanos; especialmente a quienes diseñamos o pensamos la ciudad, porque a veces no entendemos las consecuencias del cambio climático, pero sí las padecemos”.

 

El urbanista recordó: “Nosotros hemos vivido aludes torrenciales, lluvias extraordinarias, la vaguada de 2010 que dio origen a la Gran Misión Vivienda Venezuela (Gmvv), y sequías. Esos son efectos del cambio climático y debemos estar conscientes que ya nos está afectando, y se requiere un reajuste en la ocupación del territorio, en la ocupación de la ciudad y del modelo de vida que llevamos”.

 

Di Giminiani añadió “los techos verdes son un elemento que incorporamos en la Gmvv y en el diseño urbano por ser una vía para mitigar emisiones, para reducir la temperatura interna y crear un microclima más confortable, que no requiere el uso de aires acondicionados y favorece el uso racional de la energía”.

 

Asimismo, comentó sobre la reutilización de edificaciones como la que hoy ocupa el Ccea, que antes fue sede de un banco (1.500 mts²). Dicho espacio fue rediseñado con criterios de multiuso y tendrá ajustes con visión de sostenibilidad ambiental. “Se prevé un conjunto de bancos productivos en el techo para la producción de plantas ornamentales del mismo parque y proveedor de semillas para las aves”.

 

Di Giminiani concluyó: “Este tipo de actividad debe replicarse. Ir hacia los niños, porque cuando tenemos un infante sensibilizado, tenemos garantizado el futuro y la preservación de la naturaleza. Si no cambiamos, no podemos cambiar un sistema de desarrollo”.

 

 


 

Clima en Gotas

 

 

Robo quirúrgico en el Palacio de las Academias. “El hecho no tiene antecedentes en la historia de este recinto colonial que es Patrimonio Nacional”, aseguraron los Individuos de Número, Gioconda San Blas, Antonio Machado y Claudio Bifano.

 

Las imágenes recogidas y el recorrido realizado por las instalaciones develan que hubo una cuidadosa planificación para actuar en el día y hora precisos. También que los maleantes son profesionales en este oficio y se olfatea posible complicidad, porque transitaron el Palacio con el conocimiento de un baquiano.

 

Actuaron con la precisión de una acupuntura o cirugía, sin maltratar al abrir; por ejemplo, un archivo de seguridad, marca Detroit y cuatro gavetas de la Academia de Medicina que “no se abría desde hace años porque pertenecía a un académico que murió y no conocemos la combinación”, dijo con asombro una de las administradora.

 

Por otra parte, dos notas encontradas entre los papeles desordenados por los maleantes suscitan múltiples comentarios. Una de éstas, amenaza; la otra es un permiso de salida de equipos, fechado sábado 14 de enero, aparentemente firmada por el vigilante contratado hasta diciembre pasado. Dichas evidencias están en manos del Cicpc.

 

El palacio está ubicado en la avenida Universidad, esquinas de La Bolsa a San Francisco. Sus vecinos: al frente, al Palacio Federal Legislativo (Asamblea Nacional). Al sur, el CNE; al lado izquierdo, el Centro Nacional de la Historia (en construcción) y a la derecha, la Iglesia de San Francisco.

 

Alberga 6 de las 7 Academias Nacionales de Venezuela. La falta de espacio obligó a que una de éstas funcione fuera del palacio. Desde hace 17 años carecen de vigilancia y custodia. Los escasos recursos que reciben del Ministerio del Poder Público para la Educación, solo cubren las nóminas.

 

De acuerdo con versiones de los académicos y del personal administrativo, el robo se realizó en la madrugada del pasado sábado 14 de enero. Fueron avisados por el jardinero, que llegó en la mañana de ese día para realizar su trabajo.

 

El hurto se concentró en equipos de computación (cerca de 100). También: video beam, cámaras fotográficas digitales, routers, amplificadores de sonidos, filmadoras, aires acondicionados y filtro de ozono. Además: carpetas con todos los RIF de los académicos, carpetas con las credenciales en blanco para los Individuos de Número, medallas y un bolígrafo Mont Blanc.

 

Al momento de cerrar esta nota continúan las averiguaciones y el inventario de daños. Los académicos hicieron reconocimiento a los funcionarios del Cicpc por la atención que le han dado al caso.