Quinto Día Online
13 de Diciembre del 2017

Índice

La ‘habitación china’, el filtro de la Inteligencia Artificial

La ‘habitación china’, el filtro de la Inteligencia Artificial

Imagine por un momento que alguien plantea el siguiente enunciado: si eres capaz de seguir instrucciones, quiere decir que puedes pensar. Si la respuesta es ‘no’, entonces podría pertenecer a la media de la población mundial, que cree que una máquina jamás reemplazará a un ser humano.

 

Ingresemos ahora al campo de la inteligencia robótica. Esta fue la premisa del matemático y criptógrafo Alan Turing, creador del famoso test que lleva su nombre. La premisa fundamental del trabajo de Turing establece que el pensamiento humano puede ser reduplicado por las máquinas, en un futuro no muy lejano. Sin embargo, el catedrático y filósofo norteamericano, John Searle, profesor emérito de la Universidad de California en Berkeley, ideó un experimento que rebate esta teoría: ‘la habitación china’, que funciona de la siguiente manera: “imagina que un individuo está encerrado en una habitación y que, a través de una rendija, alguien le pasa preguntas en mandarín escritas en un papel. La persona no habla ese idioma. En la habitación, sin embargo, tiene un manual con instrucciones que entiende perfectamente, porque está escrito en su lengua. Allí están las respuestas a todos los mensajes en mandarín que le llegan a través de la rendija, así que cuando los recibe, busca las respuestas correspondientes en el manual y las devuelve”, explicó a la BBC en una nota. El ‘hablante’ creería que la persona que responde, está en capacidad de razonar el idioma. Pero la verdad es que la persona en el cuarto, solo sigue determinadas instrucciones para completar la respuesta.

 

El experimento echa por tierra la base fundamental del test de Turing, que establece que la reduplicación del pensamiento abstracto, bastaría para que la inteligencia artificial fuerte, pudiese desarrollar conciencia de razonamiento por su cuenta.

 

¿Seguir instrucciones basta para desarrollar el pensamiento en máquinas? Según la ‘habitación china’, al parecer, no.