Responsabilidad social

La Filantropía en tiempos de necesidad, o de cómo poner en riesgo a la organización

22 julio, 2016 | 10:50 am

Lic. Karina Sabio

Grupo KS Consultores RSE

@karisabio / @grupoks_rse / www.grupoksrse.com

 

 

Contrario a lo que muchas empresas suelen pensar, la filantropía o acción social no es Responsabilidad Social Empresarial. La filantropía no es más que el acto de “donar” o “regalar” tangibles a una comunidad bien sea directamente o a través de una Organización sin fines de lucro.

 

Muchas empresas en el mundo, de forma consciente o no recurren a la filantropía como una forma de “cumplir con la RSE”, haciendo donaciones a ONG’s que si bien pueden ser de gran valor para sus beneficiarios finales, no representan una vía para lograr que esas personas alcancen un estadio superior en su desarrollo que les permita tener una mejor calidad de vida.

 

No hay que dejar de lado, que la empresa forma parte de un sistema, en el que si el consumidor no está bien, la empresa no está bien. Por lo que la Responsabilidad Social Empresarial viene a jugar un rol importante en la supervivencia de la organización. Con lo cual, no sólo se hace RSE para hacer el bien, o porque el empresario sea originalmente bueno, si no porque de esta puede incluso dependender su propia existencia.

 

Cuando una empresa hace filantropía se hace más daño a si misma que cuando no desarrolla ninguna estrategia social. Esto es aún más real, cuando nos referimos a países que como Venezuela están pasando por una crisis de desabastecimiento y carestía. Pues mientras las empresas más dan, las comunidades y/o particulares más piden, y cuando la organización ya no tiene capacidad de respuesta y deja de dar, genera frustración que se convierte en mala reputación y por lo tanto en un riesgo.

 

Sin embargo, desde este espacio no estamos satanizando a la filantropía, sólo que esta debe ir de la mano de estrategias reales de Responsabilidad Social Empresarial que impulsen el desarrollo, sin perder de vista el core del negocio, y la primera Responsabilidad Social de la empresa que es mantenerse en el tiempo y seguir ofreciendo sus bienes y servicios a la sociedad.

 

Si la empresa decidiera destinar una parte de sus recursos a la filantropía, es importante desde el principio delimitar y/o definir los criterios de elegibilidad de los beneficiarios, el tipo de donaciones, la zona a las que van a ir dirigidos esos beneficios, y acompañar esto de un sistema de información a través del cual de forma transparente se difundan tanto las condiciones para el acceso a esas ayudas como su impacto. Todo ello bajo la lupa un equipo que se encargue  del seguimiento, supervisión y control para evitar desvíos, beneficio doble para un mismo individuo, entre otros.

 

“Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida” Proverbio Chino.