Entrevista

La crisis en el campo

28 septiembre, 2018 | 12:00 am

El presidente de la Federación, Armando Chacín, explica por qué

– ¿Cómo es eso, la distribución de carne? ¿Qué es lo que pasa ahí?
– Sí, de alguna forma, nosotros hemos mantenido una posición que no se tomó a los sectores cárnicos antes de hacer la primera Gaceta y poner a 90 bolívares el kilo de la carne. Yo creo que allí fue el error, no haber tomado en cuenta los sectores cárnicos, a pesar de que vivimos en un país hiperinflacionario, de alguna forma tratar de contribuir y poner nuestros costos cada uno de la cadena de producción. Eso no fue posible, pusieron un precio en una Gaceta. Precio que no fue acordado por ningún sector y por supuesto que las Gacetas tienen que ser clasificadas.

– Ahora, en este momento ¿Cuál es el consumo, cuánto es el consumo de carne?
– Nosotros estamos en un rango alrededor de entre 5 y 7, llegamos a tener alrededor de 24 kilos per cápita. Creemos que hay que construir allí, básicamente, lo que falta para venezolanos, pero de alguna forma también hay que decir que la carne más económica que hay en Latinoamérica es la que existe en Venezuela, y por supuesto la leche. Única y exclusivamente que el ciudadano venezolano no tiene poder adquisitivo y las malas políticas económicas no han podido levantar el nivel de vida de cada uno de los ciudadanos.

– Si yo te preguntara en este momento, ¿Cuál es la situación del gremio?
– Nosotros estamos sobreviviendo al igual que cualquier ciudadano, cualquier sector económico. En esa estructura, en ese precio que todos no tenemos la posibilidad de mantener nuestras estructuras de costos, sin embargo, sobrevivimos gracias a que hemos dejado de hacer trabajos para proyectar mayor cantidad de producto al mercado, no tenemos cómo financiar esa política de poder nosotros aportar más leche y más carne al país.

– Ustedes dicen, según vi por ahí, que los precios de la carne no cubren los costos de producción. ¿Es así?

Totalmente. Lo venimos diciendo y lo venimos sosteniendo con números. La mayor parte de nuestros insumos los compramos a precios internacionales en el mercado negro y con dólar negro.

– ¿Qué tipo de insumos concretamente?
– Estamos hablando prácticamente desde el alimento concentrado hasta una tuerca para un tractor. El aceite que se utiliza para la maquinaria agrícola, de alguna forma no está producido y no se consigue el venezolano, ni en Venezuela. Lo únicos que quizás salga un poco de la visión internacional, son los sueldos y los salarios, pero entonces se nos encamisa a una realidad económica de un país forma al que no tenemos acceso a poder comprar semillas de pasto, si no son a precios internacionales, etc. etc. La mayoría de nuestros insumos están allí, lo podemos tener en una larga lista, incluyendo las vacunas, y los biológicos.

– ¿Las fincas expropiadas no están trabajando? ¿Quién las tiene?
– Debiera el Estado venezolano hoy por hoy estar arrojando al menos que ellos de alguna forma estén jugando a guardar ganado dentro de su unidad de producción, debieran estar aportando a la gran necesidad que existe en las carnicerías, porque no existe el producto.

– Pero le pregunto, ¿Están trabajando, están produciendo?
– No vemos el trabajo ni vemos el aporte que hacen a la producción nacional.

– Ni ven el ganado que está en las fincas.
– Tampoco vemos esos aportes.

– ¿Y qué se hizo el ganado que estaba ahí donde lo expropiaron?
– Mucho de ese ganado de alguna forma no está hoy en los mercados venezolanos, fue manejada esa política muy alegremente, trataron de hacer un nuevo productor, decretar un nuevo productor y eso es por arraigo, eso es porque te ama o porque se quiere hacer productor agropecuario, pues es difícil de alguna forma, bajar una santamaría de un sistema que representamos nosotros que es biológico, que además nacimos con ellos y dejamos a las futuras generaciones.

– Aquí dice, que “el gobierno venezolano dice que las mafias colombianas se llevan la carne del país”. ¿Es cierto eso?

– Bueno, nosotros hemos denunciado no solamente al vicepresidente de la República, Tareck El Aissami en una reunión que tuvimos la semana pasada, sino al país. Nosotros apoyamos al productor agropecuario que vende el ganado en los frigoríficos de Venezuela. Ahora, mi pregunta muy claramente, ¿Y quién custodia la frontera? Alguien custodia la frontera, y de alguna forma el gobierno venezolano.

– Por cierto, que Tareck decía en una reunión que ustedes tuvieron con él, se habían comprometido a abastecer el mercado.

– Nosotros estamos comprometidos a abastecer el mercado aún a pérdida, como lo hemos venido haciendo en los últimos tiempos.

– ¿Cuánto cuesta un kilo de carne, ahorita?
– Un kilo de carne a nivel internacional, debe estar alrededor el kilo de 3 dólares, nosotros, sin embargo, lo que estamos pidiendo es que se nos reconozca, por lo menos un dólar, para poder seguir sobreviviendo y dejando de matar el rebaño nacional que todavía es útil al país.

– ¿Cuántos ganaderos hay ahorita en el país?
– Esa es una pregunta bastante interesante. Si decimos que teníamos 7 millones de hectáreas produciendo al país y hoy en día tenemos alrededor de 3 y medio, estamos hablando de que se desmotivó y se desmovilizó aproximadamente la mitad de los productores agropecuarios que existían en el país, que eran alrededor de 140 mil. Hoy en día creemos que es mucho menos de eso.

– ¿Se han ido muchos ganaderos?
– Siempre han salido muchos productores agropecuarios.

– ¿El abigeo, cómo está?

– Bueno, a lo largo y a lo ancho del país, hay mucho abigeato. Las estadísticas marcan muchísimo más de 100 mil animales que de alguna forma trimestralmente están básicamente desapareciendo del rebaño, por una o por otra circunstancia, pero lo peor aún, es que hemos hecho denuncias de robos que se han hecho en esa misma franja de la tierra de Perijá, la cual hicieron para delinquir de más de 300 animales que se llevan todas las semanas para el vecino país Colombia. Le hemos denunciado, participando y anunciado y puesto a disposición toda la colaboración a las autoridades del estado Zulia, sin embargo, desde hace 18 meses para acá, no hemos obtenido ninguna repuesta que de alguna forma pueda parar esto. Por lo tanto, desde la demarcación hasta acá, han pasado la frontera más de 1 millón de reses y en los últimos meses han pasado más de 10 mil, a la mirada complaciente, pues, de un Estado.

– ¿Un millón de reses de Venezuela han ido a Colombia?
– Totalmente. Estamos hablando de la demarcación indígena, que alrededor del 2012 se contabiliza, porque de alguna forma es un territorio.

– ¿Y cómo pasa eso? ¿Los guardias nacionales con otras autoridades policiales en la frontera?

– Nosotros nos preguntamos lo mismo. Aparentemente dentro de la demarcación hay un territorio, única y exclusivamente que se creó para delinquir, pues las autoridades no pueden pasar la línea limítrofe de la demarcación indígena.

– En el Zulia, concretamente ¿Cuál es la situación de robo de ganado?
– Es algo fuerte, porque solamente de ese caso estamos hablando de que son alrededor de 300 animales que pasan en esos municipios. Y por supuesto, el abigeato no escapa de los demás municipios.

– ¿Ustedes están pidiendo el precio de un dólar por kilo de carne?
– Correcto.

– ¿Qué pasa cuando el dólar sube y qué pasa cuando baja?
– Eso es un tema difícil porque el dólar que nosotros utilizamos para comprar nuestros insumos, no es el dólar que tiene el Estado venezolano. Quisiéramos que fuera sometido el dólar de la calle, pero lamentablemente las políticas, aparentemente, no han dado como resultado que se pueda reducir la brecha entre el dólar real, que consigue cada uno de los ciudadanos en la calle, y el dólar que tiene el Estado venezolano.

– ¿Pero se la dejan a quién?
– A la Gobernación y a algunos alcaldes que están en los municipios. Eso es inconstitucional, eso es ilegal y se lo hemos dicho al gobierno nacional.

– Y me dicen que también las alcabalas de pronto dejan otros.
– Por supuesto, entonces van 16 o 18 alcabalas fijas, más 10 o doce móviles, por supuesto, el consumidor final termina pagando un alto costo por los productos, que de alguna forma es imposible. Nosotros creemos que debe ser revisada esa política.

– Y ustedes, por ejemplo, en la Gobernación ¿Dejan tantos kilos y se los pagan?

– No. Los productores agropecuarios ni siquiera se les cancela y tampoco se sabe adónde va a ir esa carne.

– ¿Y eso ocurre también en las alcabalas?
– Bueno, las alcabalas es prácticamente un porcentaje mínimo, o sea, estamos hablando de bueno, que quieren algo, que quieren un pedazo de queso, algo de crema, etc. etc. no es un diezmo exactamente, pero bueno, siempre se paga porque son muchas alcabalas, siempre se paga una parte muy importante.

– ¿Qué otra cosa tienes que decir?
– Bueno, que nosotros estamos a la espera de construir una política que satisfaga las necesidades del venezolano.

– ¿O sea, que ustedes no están en la guerra económica?
– Nosotros no conocemos de eso. Conocemos de lo que se hace en el campo y le podemos dar una amplia reseña y nuestros grandes conocimientos a los actores que hoy en día de alguna forma tienen que ver en la producción de alimentos del país, en el gobierno nacional, sin ninguna visión, sin ninguna cosa solamente que nosotros podamos sobrevivir y que el ciudadano venezolano tenga sus productos en cantidades como normalmente era.

– ¿Cuáles serían las tres primeras medidas que se tomarían para que ustedes mejoren su producción y mejoren la actividad agropecuaria?

– Nosotros hablamos sin sacar prácticamente nada del Estado venezolano. Seguridad jurídica: que dejen de estar atacando a los productores agropecuarios que de verdad están comprometidos con el país produciendo alimentos y trayéndolo a los mercados nacionales. Seguridad personal: hoy por hoy los productores agropecuarios vamos con Dios y la Virgen del Carmen —en el caso mío, que soy devoto de ella— a nuestras unidades de producción íngrimos, porque ni siquiera tenemos acceso a un permiso de porte de armas. Y número 3: que se mantenga el rebaño sano, que nos dejen traer nuestras medicinas, nuestros productos y que de verdad podamos nosotros vacunar, para que con solamente esas tres cosas, en menos de un año nosotros podremos tener un incremento importante alrededor de un 20%.

– Yo digo la vacuna que paga el ganadero.
– Ah, como no. Esas no se han acabado, esas todavía están vigentes. Hay ciudades que están muchísimo más graves que en las que operamos nosotros, ha bajado lo que son los secuestros, pero las vacunas no, eso es un negocio y que de alguna forma el Estado venezolano no ha podido someter a las mafias y que, bueno, nos toca a los que estamos en primera línea, de alguna manera mantenernos allí.

– Cuándo usted dice “hasta los paramilitares han tenido que convivir” ¿Significa que ustedes comparten utilidades con ellos?

– No, no exactamente convivir, es saber que están allí, ellos reconocer que nosotros estamos allí y nosotros reconocer que están en el mismo ámbito, bueno, y allí están.

– ¿Cuánto aspiran ustedes para un litro de leche?
– Nosotros en el litro de leche tenemos también la medida, a lo mismo lo ponemos internacionalmente.

– ¿Un dólar?
– No, no, jamás. Un litro de leche a niveles internacionales está costando alrededor de 40 centavos de dólar y nosotros lo tenemos a 8 centavos de dólar.