Ultrasecretos

La Corte Suprema intervino teléfono de Uribe

21 septiembre, 2018 | 12:00 am

Uribe, el polémico ex presidente de Colombia no siente frío ni calor.
El político lo dijo tras conocerse que el Tribunal Supremo de Colombia le intervino su teléfono.

Y es un Uribe que habla de Colombia y Venezuela. De Santos y de Maduro.

Pero también recibe su dosis desde la presidencia y el oficialismo venezolano. Lo vinculan con carteles del narcotráfico. Y justo el Tribunal dice que esta vez el teléfono de Uribe aparece vinculado al cartel de la toga.

El diario El Tiempo de Bogotá, publicó este informe sobre un nuevo caso del ex mandatario.

Lean esto del prestigioso medio.

El tribunal le dijo que su número aparecía como teléfono de contacto de exrepresentante investigado.

En la investigación que la Corte Suprema de Justicia lleva contra el exrepresentante a la Cámara Nilton Córdoba por su presunta participación en el ‘cartel de la toga’, de forma aún inexplicable el alto tribunal terminó interviniendo un teléfono que corresponde a la línea celular del expresidente Álvaro Uribe.

La Corte respondió a un derecho de petición del expresidente en el que le solicitaba al alto tribunal que le informara por qué su teléfono estaba siendo escuchado en un proceso distinto a los que él tiene en la corporación, la cual lo investiga formalmente por presunta manipulación de testigos.

“Tal abonado celular (el número de Uribe) apareció registrado, de manera reiterada por cierto, en los procesos (contra Córdoba) como dato de contacto del representante a la Cámara del Chocó Nilton Córdoba”, dice la Corte, y agrega: “cuando se advirtió en desarrollo de las labores de control y monitoreo telemático dispuestas respecto de la línea (de Uribe) que dicho abonado celular no presentaba información relevante para la Única Instancia (el proceso que se sigue contra Córdoba), a través del auto del 4 de abril del 2018, se ordenó la cancelación de la interceptación”.

Según la Corte, como lo que escuchó sí resultó relevante para el proceso que se sigue contra el expresidente por manipulación de testigos, remitió ese informe al proceso en su contra el pasado 28 de marzo. En ese informe, asegura la Corte, no se especificó la identidad de la persona que usaba la línea interceptada “en la medida en que no resultaba pertinente ni relevante en tal actuación”.

La Corte termina su respuesta a Uribe diciéndole que la interceptación de su celular “obedeció a un hallazgo imprevisto e inevitable” en el proceso que se sigue contra Nilton Córdoba.

Aunque la Corte no dio una explicación oficial, fuentes del alto tribunal aseguran que el teléfono interceptado de forma legal hacía parte de los datos de contacto de Nilton Córdoba que figuraban en las investigaciones que llevaba el polémico magistrado Gustavo Malo (investigado por el ‘cartel de la toga’) contra el exrepresentante a la Cámara.

Además del proceso por el ‘cartel de la toga’ —por el que se abrió una investigación formal contra Córdoba por ofrecer 200 millones de pesos para no ser capturado—, el ex congresista tiene otras investigaciones por corrupción en Chocó y lavado de activos. Los magistrados aseguran que, cuando se dieron cuenta de que el teléfono no era del ex congresista del Chocó, sino de Uribe, se ordenó parar la interceptación.

Aún nadie ha podido explicar cómo un teléfono que es de Uribe —número celular que es de dominio, incluso, de la prensa— terminó en la lista de números de contacto del ex congresista Nilton Córdoba. Tampoco, por qué el presunto error duró varias semanas, pues la intervención del teléfono fue ordenada el 7 de marzo y se suspendió el 4 de abril.

Una fuente del tribunal dijo que fue Córdoba quien le entregó ese número a la Corte y que es él quien debe responder por qué lo hizo. El Tiempo intentó comunicarse con el ex congresista, pero este no contestó las llamadas.

El expresidente Uribe aseguró que no le “incomoda” que lo intercepten por error, porque él tiene responsabilidades públicas. Dijo que lo que la Corte pudo haber escuchado no la debe sorprender, y que siempre ha buscado pruebas para “desmontar las acusaciones”. Lo que le molesta, agregó, es que la Corte lo haya llamado a indagatoria sin abrirle una investigación preliminar, y “basada en una argumentación destructora” de su reputación.