Índice

LA ANÉCDOTA

2 marzo, 2018 | 3:04 pm

El secuestro que salvó a Fangio

El argentino Juan Manuel Fangio, uno de los automovilistas más importantes de la historia, pudo salvarse de la muerte gracias a un secuestro. Era domingo, y ese 23 de febrero de 1958, el pentacampeón del mundo de Fórmula 1 estaba invitado al Segundo Gran Premio de Cuba, por el gobierno de Fulgencio Batista. Eran días álgidos en La Habana: el Movimiento 26 de Julio cobraba fuerza y Batista, utilizando la consabida estrategia de “pan y circo”, decidió invitar a la celebridad a su malecón. Las ansias revolucionarias ardían mientras se celebraba el premio.
Pero los planes de Batista fueron frustrados por “El Chueco”.
Cortésmente, con una impavidez que no correspondía a su aspecto, “El Chueco” se dirige al piloto argentino en pleno lobby del Hotel Lincoln, donde Fangio se reunía, con los mecánicos de su equipo.
-Disculpe, Juan, me va a tener que acompañar.
Hoy, en aquel Hotel Lincoln, una placa rememora el suceso: “En la noche del 23.2.1958, en este lugar fue secuestrado por un comando del Movimiento 26 de Julio, dirigido por Oscar Lucero, el cinco veces campeón mundial de automovilismo Juan Manuel Fangio, ello significó un efectivo golpe propagandístico contra la tiranía batistiana y un importante estímulo para las fuerzas revolucionarias”.
El lunes, la carrera igual se realizó. Sin Fangio. Hubo un accidente y murieron seis personas. 40 resultaron heridas.
“Me hicieron un favor”, declaró Fangio después del secuestro.

  Anterior