×

Índice

LA ANÉCDOTA

9 febrero, 2018 | 12:00 am

Cuando Nixon pidió su reemplazo como presidente

 

Eran los días álgidos del Watergate, el caso de espionaje político que involucraba a la Casa Blanca y que muchos liberales esperaban la caída de Richard Nixon. Pero para frustración de estos, el escándalo no impidió la reelección de Nixon en diciembre de 1973, cuando todo estaba por entrar en su fase más crítica.

 

“En los últimos tres años he pedido al Congreso que se me una para reemplazar al presente desacreditado”, dijo titubeando Nixon en referencia al sistema de bienestar social en 1974, su último discurso sobre el Estado de la Unión.

 

Nadie pareció alterarse en ese momento, a juzgar por las caras impasibles de quienes estaban detrás de él en el podio: el vicepresidente Gerald Ford y el presidente de la Cámara de Representantes, el demócrata Carl Albert.

 

Más adelante, en su mensaje, el atribulado presidente dijo que “un año del llamado escándalo Watergate” era “suficiente”. No lo fue y ocho meses después Ford ocupaba su puesto, luego de que Nixon se convirtiera en el primer presidente estadounidense en renunciar al cargo, para evitar el inminente juicio político en ese mismo Congreso que lo escuchaba.

 

  Anterior