×

Índice

LA ANÉCDOTA

9 febrero, 2018 | 12:00 am

El mar que retrocede

 

Es un hecho científico que alarma a la comunidad internacional, principalmente en el Oriente Medio. El Mar Muerto retrocede, y lo hace a un ritmo vertiginoso de un metro anualmente, dejando a su paso un rastro de devastación, en forma de socavones, sal y el deterioro del paisaje a su alrededor.

 

Algunas organizaciones ecologistas culpan a las malas políticas hidráulicas por esta situación, y al clima de inestabilidad gubernamental que impide el logro de acuerdos que permitan llegar a convenios internacionales que frenen su retroceso. Cuando llueve, o el agua fresca que proviene del subsuelo hace contacto con la sal, crean cavidades que colapsan.

 

Eli Raz, quien forma parte de un equipo de investigación encargado de estudiar los socavones que se forman por el retroceso, cree que es posible obtener, a pesar de todo, una enseñanza positiva. “Esto debería saber para que la gente conozca la crisis del Mar Muerto, que entiendan qué está pasando”, señaló a los medios informativos.

 

El científico también propone sacar un beneficio económico para la zona, ya que “estamos dejando escapar algo”, al señalar que el paisaje podría atraer turistas que deseen admirar este fenómeno de la naturaleza.

 

  Anterior
Siguiente