Quinto Día Online
17 de Octubre del 2017

Destacada

José Manuel Puente: “La crisis económica se resuelve con un gobierno fuerte y un ajuste fiscal”

José Manuel Puente: “La crisis económica se resuelve con un gobierno fuerte y un ajuste fiscal”

Para eso habría que llegar a un consenso social, que es imposible en un país confrontado

 

A dónde va la economía, si no imponen las medidas ya

 

 

Oliver Parra

 

 

José Manuel Puente está convencido de que la crisis económica sólo se resuelve con un gobierno fuerte y un ajuste fiscal que será duro al comienzo, pero después el pueblo lo aceptará.

 

Lo dijo en un programa con Carlos Croes, por Televen.

 

Cree que el plan debe incluir un subsidio para los pobres. Y debe haber consenso social.

 

¿Qué me dice José Manuel Puente en este momento, si yo le preguntara en qué está la economía?

-Estamos, lamentablemente, viviendo la peor crisis económica de la historia de Venezuela. Los últimos 67 años, desde el año 50 hasta nuestros días, Venezuela nunca había vivido un ciclo recesivo tan agudo como el que ha estado viendo en los últimos cuatro años. Este año el Fondo Monetario proyecta que la economía podría contraerse -12%, combinado con una inflación de 1.133% y niveles de escasez muy, pero muy altos, niveles de escasez nunca antes vividos. Entonces uno ve que, en lo que han sido los últimos cuatro años de esta economía, del 2014 al 2017, incluido, Venezuela ha vivido una caída de su PIB de 35 puntos. La primera vez que esta economía se contrae cuatro años consecutivos, es esta. Venezuela había tenido uno o dos años malos en el pasado, el 89, 90, el 96, pero nunca había vivido cuatro años consecutivos de recesión y nunca había perdido 35 puntos del PIB en cuatro años. Es decir, un tercio del producto interno bruto de la producción de bienes y servicios de esta economía, desapareció en los últimos cuatro años de historia económica. Conclusión: esta es la crisis más aguda que ha habido en nuestra historia.

 

-¿Cómo siente el venezolano esa crisis más aguda?

-Bueno, yo creo que la siente de múltiples maneras. Cada vez la economía venezolana produce menos bienes y servicios, cada vez el tamaño de su economía es más pequeño, se ha achicado en 35% sólo en los últimos cuatro años y vive la inflación más alta del mundo. En los últimos 11 años Venezuela ha estado siempre entre las 10 inflaciones más altas del mundo, y particularmente, en el año 2017 será la inflación más alta del mundo, de lejos. Sólo para dar cifras proporcionales: el Fondo Monetario proyecta la inflación de Venezuela en 1.133% y el promedio de América Latina proyectado por el Fondo Monetario está entre 5 y 6%. La pregunta es por qué Venezuela tiene una inflación de 3 dígitos cuando el resto de nuestros vecinos, Colombia, Perú, Chile, tienen inflaciones de 1 dígito, entre 3 y 5%. Es completamente fuera de la normalidad latinoamericana, y obviamente esa alta inflación está destruyendo rápidamente la capacidad de compra y del bienestar de los venezolanos. De hecho, vemos qué ha pasado con el tipo de cambio. En los últimos cuatro días, y entre otras cosas, como consecuencia de la Constituyente, que más que lograr soluciones a los problemas económicos, le ha inyectado gasolina a la crisis económica. Y unido al ruido político que ha generado, el tipo de cambio se ha devaluado en 6 mil bolívares en los últimos cuatro días.

 

-¿Por qué ese ruido, cómo se explica en la economía eso?

-Bueno, porque más allá de lo que pueda hacer la Constituyente, las expectativas que genera en el país son muy negativas, se tiene mucho miedo a que tome decisiones radicales.

 

-¿Por ejemplo?

-De ataque a la propiedad privada, se tiene mucho miedo de que no tenga las herramientas para atacar el problema económico. En este momento el problema central de esta sociedad es el problema económico y social y el gobierno en vez de buscar soluciones a los problemas económicos y sociales, ha evadido los problemas y plantea una Constituyente para mantenerse en el poder, entonces al final el objetivo del gobierno es mantenerse en el poder cuando la sociedad está pidiendo a gritos se solucionen los problemas económicos y sociales. Ese ruido político le genera inestabilidad al mercado cambiario y como le digo, el tipo de cambio en cuatro días se ha devaluado 6 mil bolívares. Y si vemos en los últimos doce meses el tipo de cambio oficial, para agosto del año 2016 el tipo de cambio paralelo era mil bolívares por dólar. Es decir, el tipo de cambio se está devaluando mes a mes entre mil y mil 200 bolívares en promedio mensual.

 

-¿Por qué llegamos a eso?

-Bueno, tienes una política económica muy inconsistente, particularmente una cambiaria descabellada, con el nivel más bajo de su historia y se está viviendo un proceso de convulsión política y social tal, que al final no existe manera de dar estabilidad cambiaria a un país con el nivel de confrontación que tiene Venezuela.

 

-¿Entonces, qué hacer, resolver un problema político para uno económico? ¿O la economía arrastra lo político?

-Bueno, en este momento lamentablemente lo político está arrastrando lo económico, no hay manera de darle estabilidad económica y estabilidad de precios a esta economía cambiaria con el actual conflicto político y social que vive el país. Venezuela tiene que conseguir estabilidad política y sobre esa estabilidad social y política, llevar a cabo un programa de reformas integrales en términos económicos.

 

-¿Cómo le pega eso al pueblo?

-Muy duro. Tenemos la inflación más alta del mundo.

 

-Pero la gente que vive más allá de la ciudad, en las zonas suburbanas, dicen, ‘yo siento que eso a mí no me ha hecho crisis, yo estoy comiendo todavía’. ¿Eso es verdad?

-Yo creo que no, lamentablemente no. A toda la sociedad venezolana, y especialmente a los más humildes, esta crisis los ha afectado negativamente. Si vemos cifras agregadas de pobreza, el último estudio que hace la Universidad Católica y la Universidad Simón Bolívar, para el año 98 teníamos un 45% de pobreza; para el cierre del 2016 el nivel de pobreza llega al 80% y se duplica. Es decir, hay un 80% de la población que no tiene el ingreso para acceder a la canasta básica normativa. Todos los venezolanos en diferentes proporciones, estamos sufriendo el desastre macroeconómico que ha generado la política económica de la revolución.

 

-¿Qué hacer?

-Yo creo que ha llegado la hora de que los políticos y los economistas le digan la verdad a la sociedad y le hablen claramente, qué es lo que le espera. Y sin lugar a dudas, algunas de estas medidas tienen costos, en una primera etapa, duros para la población. Pero en una segunda etapa, podríamos recoger la cosecha de lo que hemos sembrado. Y no todo tiene que ser tan malo, yo he dicho que sí, que tienen que hacerse ajustes inevitables porque son 18 años generando grandes desajustes en el mercado cambiario y en los incentivos de precios. Pero también he dicho que ese programa debe estar acompañado con un programa de subsidios directos, donde el 60% de la población más humilde, tendría acceso a alimentos y medicinas prioritarias. Es decir, no todo es malo dentro del plan de reformas. Fíjese que yo no hablo de ajustes o del Fondo Monetario. Hablo de reformas que la sensatez económica invita a realizar. La única opción que tiene Venezuela no es ir al Fondo Monetario Internacional, puede haber varias opciones y eso es una discusión que tendrá que dar la sociedad y ver cuál es el mecanismo. Pero, indudablemente, necesita ayuda financiera internacional, porque en este momento hay menos de 10 mil millones de dólares en reservas.

 

-Ahora, para ese tipo de medidas, no es necesario un acuerdo de todos los sectores políticos del país. Porque fíjate lo que le está pasando al señor Macri, ya bajó al 8 por ciento de aprobación de gestión. Y está amenazado por disturbios políticos. Es un precio que hay que pagar.

-Claro, ahí está el gran problema, que con este nivel de confrontación social y política es imposible instrumentar las reformas que puedan mejorar la situación económica del país y la situación social. Tienes que generar un consenso social sobre el cual se van a sustentar esas reformas.

 

-Por eso. ¿Y hay condiciones en mi país para ese consenso social?

-No la hay en este momento. Entonces, hay un problema político muy complejo, estas reformas requieren de un gobierno fuerte, sólido, con un piso y una base política y social sólida, que le permita instrumentar reformas con sensibilidad social y mantener los equilibrios sociales, pero tiene que ser un gobierno fuerte. Y el presidente Maduro tiene un gobierno muy débil. Todas las encuestas indican que en este momento no tiene más del 15 o 20% del apoyo nacional.

 

-Pero ellos dicen que acaban de votar y sacaron yo no sé cuántos, 7 millones, 8 dice uno. Mujica, el de Smartmatic, 7, 8. Tampoco es un número despreciable.

-Yo invito a las personas a que veamos las últimas 10, 15 encuestas que se han producido en Venezuela, en los últimos 6 u 8 meses. Tanto las que hace el gobierno, como las que hace la oposición. Ninguna de las encuestas que se producen en Venezuela en los últimos 12 meses, le da al gobierno más de un 15 o 20% de apoyo popular. La pregunta es entonces, ¿de dónde salieron esos 8 millones?

 

-Tibisay Lucena anoche en televisión, dijo que garantizaba los resultados y que estaban haciendo unas auditorías para demostrar que eran 8 millones.

-Obviémosla de otra manera, este no es mi negocio, pero creo que es un punto central que poco se da. ¿Cómo es posible que en el año 2013 el presidente Maduro se haya electo presidente con un número de votos inferior al que él obtuvo el 30 de julio por la Constituyente? Si del 2013 al 2017 Venezuela ha vivido la peor crisis económica de su historia, ¿cómo es posible que después de ese desastre económico y social, ese líder haya optado o tenido más votos que en el año 2013? Es tremendamente contra intuitivo. Entonces esos números hay que revisarlos, porque no están correlacionados con lo que muestran las encuestas y lo que debía ser la lógica del desempeño político de un gobierno que lo ha hecho muy, pero muy mal en materia económica.

 

-El aumento de sueldo viene, ¿qué significa eso?

-Claro. ¿Pero qué ocurre? los aumentos de sueldo y podemos agregar los últimos 10 o 15 aumentos de sueldo han estado muy por debajo de la inflación. Tú aumentas en un 40, 50% y la inflación corre al 100 o 200% trimestral. Entonces, claro, siempre estás por debajo y tu salario, en términos reales, ha tendido a decrecer. Y hoy, el salario mínimo de un venezolano son 22, 24 dólares mensuales. Es decir, cerca del 50% de la población vive con menos de un dólar por día de ingreso. Eso en términos de teoría de pobreza, es pobreza extrema.