Quinto Día Online
22 de Noviembre del 2017

Destacada

Jesús Faría: “Debe investigarse la corrupción en PDVSA”

Jesús Faría: “Debe investigarse la corrupción en PDVSA”

El dirigente y diputado del PSUV, explica por qué “la política cambiaria no es la más acertada”

 

“Urge un nuevo modelo económico”

 

 

Oliver Parra

 

 

Jesús Faría cree que hay que modificar la política cambiaria.

 

El diputado oficialista propone una investigación en PDVSA, por actos corruptos.

 

En la entrevista con Carlos Croes, Faría reiteró la estrategia de una guerra económica.

 

¿Hasta cuándo van a seguir ustedes con eso, de la guerra económica?

-Lo de la guerra económica no es solo una consigna.

 

¿No es consigna?

No, es una realidad. ¿Tú te acuerdas de lo que le hicieron a Salvador Allende? Le aplicaron la guerra económica. Ayer se aprobó en la ONU, nuevamente un rechazo abierto, casi unánime, al bloqueo a Cuba. La guerra económica consiste en presionar por la vía económica, para estremecer y derrocar.

 

¿Y qué tiene que ver Cuba con nosotros?

-Que son políticas y estrategias que se aplican contra gobiernos que asumen posiciones independientes, nacionalistas y, por supuesto, si se trata de un modelo socialista, que está abiertamente reñido con los planes del gobierno estadounidense y el imperialismo norteamericano, como nosotros lo definimos, por supuesto que la estrategia es mucho más agresiva. Como por ejemplo, cuando escuchas que colocan el dólar al precio arbitrario y generan un caos social, como está ocurriendo.

 

¿Pero cómo el gobierno permite que coloquen el dólar a un precio arbitrario? ¿No hay autoridad, entonces, en todo caso?

-Sí tiene autoridad, y en ese sentido, a nosotros nos han arrancado por diferentes vías y en el tema cambiario, ahí quizás no hemos tenido la respuesta más adecuada.

 

-¿Por qué?

-Yo creo que la política cambiaria, fundamentalmente, no ha sido absolutamente acertada.

 

-¿Qué sería lo que tú propondrías en una política cambiaria?

Yo creo que nosotros debemos establecer una política cambiaria que establezca dos tasas de cambio. Una controlada, provisional, que pueda garantizar la importación de los alimentos y de los medicamentos, a un precio como está establecido actualmente el Dicom. Y una tasa libre, que flote de verdad, no lo que estamos viendo en el mercado paralelo con Dólar Today, que es algo absolutamente arbitrario. Y mientras más alto, mayores ganancias para los especuladores.

 

Y tú, que tienes tanta influencia en el gobierno, ¿por qué no planteas eso?

En el gobierno tenemos un debate muy interesante y en ese debate hay diferentes posiciones, hay diferentes puntos de vista y en la Constituyente también. En todo caso, esa es una de muchas propuestas. Nosotros hacemos esa propuesta de ese nuevo esquema cambiario, porque lo que hemos experimentado, hasta el momento, no ha tenido el resultado que estamos esperando, y no lo vemos como algo aislado, lo vemos como una política que debe tomar parte de un programa económico. Lo que nosotros estamos planteando en la Constituyente, es un programa económico para contrarrestar la especulación galopante y ahí entran políticas de precio: tiene que haber un sistema de precios mucho más flexible, que no fije los precios, sino que permita su adecuación, después de un tiempo para garantizar la producción. Pero también debe establecer precios máximos, para evitar que estos vuelen, como lo están haciendo actualmente.

 

¿Cuál sería, a tu juicio, el ABC, de un nuevo modelo económico?

-En primer lugar, reducir sustancialmente la dependencia del petróleo por la vía de los ingresos fiscales y la de divisas, eso es algo realmente insostenible. En segundo lugar, diversificar la economía, ya que está escasamente diversificada. En tercer lugar, elevar el peso de la industria en la economía nacional. Y esto llega a un denominador común de cada uno de los esfuerzos. Tenemos que ir a un proceso de industrialización. Si tú me preguntas qué significa la industrialización para la estrategia de la revolución bolivariana, yo te diría lo siguiente: es la columna vertebral, y la piedra angular de una estrategia que va en la transición al socialismo. No habrá socialismo sin desarrollo de las fuerzas productivas, y sin un despliegue de las bases materiales, que le dé sustento a la estabilidad política y social. No habrá posibilidades de generar riquezas sin eso. Y eso es una tarea que tenemos pendiente, y que, por supuesto, la Constituyente no lo va a resolver con una formulación en la Constitución, pero que la Constitución y el momento político y la voluntad política que recoge el proceso constituyente, con todo lo que significa ese apoyo popular, puede y va a encauzar los esfuerzos del sector público, del sector privado, de los trabajadores y de las comunidades.

 

-En ese modelo, ¿qué papel tiene, por ejemplo, Fedecámaras o el sector privado?

-El sector privado juega un papel fundamental, en el 65%, o un poco más, del aparato productivo. La economía nacional está en manos del sector privado, y nosotros  no lo ignoramos.

 

-Aquí se acabaron los burgueses de siempre.

Aquí lo que no hay son capitalistas, porque el capitalista invierte, acumula, e históricamente en nuestro país, las grandes empresas y las grandes fortunas no se hicieron sobre la base de la inversión, de la competencia, del sacrificio en materia de acumulación. Se hizo sobre la base del robo, del pillaje, de la especulación galopante y, sobre todo, sustrajeron hasta la última gota de petróleo, en términos monetarios, que tenía el gobierno.

 

-En estos días, tuvimos aquí a una persona de Cáritas y para ellos, en Venezuela hay una hambruna parecida a la rusa, muy seria.

-Sí, dicen cosas, pero no tienen absolutamente ningún soporte, ni sustento. Nosotros tenemos problemas innegables, que nadie tiene el menor interés en maquillar. Pero decir que hay una hambruna, y que hay una situación masiva de desesperación social que apunta a la desintegración del país, no tiene absolutamente ninguna correspondencia. Y eso no nos exculpa a nosotros de la obligación o de la necesidad, sí, pero no nos aparta de la necesidad de abordar esa problemática. Porque yo no niego que hay escasez, que hay desabastecimiento, y que hay una especulación voraz que golpea a nuestro pueblo.

 

-La especulación se produce cuando se produce una escasez.

-La especulación tiene un aliado en la escasez, pero también tiene un aliado en la conformación.

 

-Si se tuvieran productos suficientes, y si aquí entraran los productos y se produjera, no habría problemas.

-Pudiera golpearlos y por eso el combate contra el incremento de los precios en nuestro país, tiene varias vertientes. Número 1, controlar de manera flexible los precios. Número 2, las políticas macroeconómicas. Número 3, la distribución de los productos; que sea una distribución eficiente, que no se filtre, que no se vaya al contrabando. Y número 4, el estímulo a la producción. Yo estoy de acuerdo contigo, hay que incrementar la producción para detener la especulación, pero hay que hacer otras cosas, aparte de incrementar la producción.

 

-¿Por ejemplo?

-Eso que te estoy diciendo. Políticas macroeconómicas coherentes, entre ellas, las políticas de precios, las políticas fiscales y las políticas cambiarias.

 

-¿Tú estás de acuerdo con que estaticen las empresas privadas?

-No, y eso tampoco es socialismo. Lenin decía que el socialismo no era estatizar las empresas, y mucho menos, poner las empresas en manos de un Estado, que todavía no es un Estado socialista, que nosotros queremos construir. Este Estado tiene muchos defectos, y por eso nuestro proyecto revolucionario apunta específicamente.

 

-Y sobre todo, cuando las empresas que han ido al Estado, han quebrado. Eso es lo que me dicen aquí, los empresarios.

-Hay empresas que han quebrado; hay empresas que están funcionando y hay empresas que están bajo los impactos muy, muy negativos de la actual crisis económica, sobre todo con respecto al déficit de divisas. Pero lo que te quiero puntualizar es lo siguiente: empresa que tenga el Estado, no significa que esté en malas manos, ni tampoco significa que va a quebrar o va a ser mal administrada. Tenemos buenas experiencias, y tenemos malas experiencias.

 

-¿Qué sabes tú, por ejemplo, de PDVSA? ¿Está tan mal como dicen?

-Bueno, de PDVSA podemos decir lo siguiente. Hay casos de corrupción que son muy dolorosos para nosotros, y que han sido atacados por este fiscal valiente, que es Tarek, y que fueron ocultados y aprovechados para negociados espantosos y putrefactos por la ex fiscal. Eso es algo delicado.

 

-La corrupción de PDVSA.

-Sí, porque una empresa y una industria de esa naturaleza, no puede ser penetrada y vulnerada por la corrupción a esos niveles.

 

-Pero detrás de un corrupto, hay un cómplice. ¿Quiénes son los cómplices, desde el punto de vista de PDVSA, para que se produzcan esos grandes negociados que hay y que está denunciando Tarek?

-Eso tiene que ser el resultado de una investigación dentro de la industria. Si hay algún tipo de relación con esas corruptelas y los máximos niveles, eso tiene que estudiarse, tiene que evaluarse y sobre todo la estructura que ha permitido eso, tiene que supervisarse de una manera mucho más rigurosa. Eso es lo primero. Y lo otro, que sí está detectado, es que estos ladrones estuvieron estrechamente relacionados con empresas privadas y con empresarios y empresas de maletín. Alguna de esas empresas y empresarios de ‘maletín’ estuvieron vinculados al gobierno. Y otros, no tuvieron absolutamente ningún vínculo. Es decir, que no hay una regla. Pero de lo que sí no nos queda la menor duda, es que nosotros tenemos que ir de la manera más contundente contra ese flagelo de la corrupción, que nos hace un gran daño financiero, pero sobre todo, moral.

 

-Ahora, ¿es cierto que le entregaron la refinería a China, a Rusia?

-No, eso no es cierto.

 

-¿De dónde salió eso?

-Bueno, mira, nosotros somos un laboratorio de la guerra económica. Y cuando hablamos de guerra económica, lo que tú me planteabas inicialmente, incluye también una guerra comunicacional tremenda. Lo que sí estamos buscando son socios, aliados estratégicos, ya que en el campo petrolero se maneja mucho eso.

 

-¿Esos no se están buscando en China y en Rusia? Pero no lo han conseguido…

-Los estamos buscando en China y en Rusia. No sé cómo va eso exactamente, pero eso está planteado, y eso se debería plantear para todas las empresas que están en nuestras manos. La soberanía de nuestro país depende, fundamentalmente, de la solvencia económica, y eso lo vamos a hacer cuando la economía se desarrolle, y ahí tenemos que abrirnos. Las experiencias de China, de Vietnam y lo que está haciendo actualmente Cuba, nos deberían dar aliento a nosotros.

 

-¿Tú vas al mercado?

-Sí, yo soy el que hago el mercado y por eso estoy tan preocupado con esta situación.

 

-¿Y con qué pagas? Porque no hay efectivo…

-Yo podría decir esto también aquí, que quizás te va a interesar: nosotros, como revolución, tenemos que hacer mucho más para detener a la especulación, por el daño que esto está ocasionando a la población.

 

-¿Y el efectivo? ¿Qué sabes tú del efectivo?

-Eso va a mejorar ahora, con la salida de los nuevos billetes.

 

-¿Cuándo salen?

-Bueno, lo anunciaron para los próximos días. Ese también es un problema que nosotros tenemos que resolver.

 

-¿Tú te acuerdas de aquel anuncio que iba a desaparecer el billete de 100?

-No desapareció, pero eso fue una trampa que le tendimos a los especuladores, a los que estaban contrabandeando con nuestros billetes.