Salud

Hipersomnia: la pesadilla de dormir

14 septiembre, 2018 | 12:00 am

El sueño es fundamental y necesario para mantener una buena salud.

Médicos expertos aseguran que es durante el sueño cuando se activa en mayor medida el sistema inmune, desarrollando a su vez una serie de procesos claves para el organismo.

Normalmente este descanso suele realizarse de noche, aunque en algunos sitios, de acuerdo a la costumbre, se puede tener un breve descanso a mitad del día, se conoce como “la siesta”, muchas veces este periodo normal se ve truncado por la hipersomnia.

De acuerdo a profesionales de la salud la hipersomnia es un trastorno del ciclo de sueño-vigilia normal, donde se produce una excesiva necesidad de dormir durante el día sin causa que lo justifique, o en el que el sueño nocturno se alarga excesivamente sobrepasando el ciclo de sueño normal llegando a las diez horas o más.

Para determinar si una persona sufre de esta patología debe de mantenerse este hábito como mínimo un mes.

Es el caso de LucyTaylor de 42 años residenciada en Reino Unido, quien padece de esta condición llamada hipersomnia idiopática, de acuerdo a su testimonio “dormir es una pesadilla”.

Lejos de hacerla descansar y relajarse, le provoca un profundo cansancio. “Creo que el periodo de tiempo más largo que he dormido ha sido desde un viernes en la tarde hasta un domingo en la tarde”, cuenta Taylor.

Por su parte, fuentes de la Asociación Española de Narcolepsias e Hipersomnias Centrales (AEN), explican que “en la mayoría de los casos, los pacientes con esta enfermedad no tienen dificultad para conciliar el sueño; siendo este continuo, pero no es reparador, destacando que al levantarse suelen tener problemas sintiéndose confusos e irritables”.

Con relación al caso de Taylor, requiere de múltiples alarmas, medicamentos y de la ayuda de sus familiares para despertarse. Cuenta que para sobrellevar su padecimiento ingiere entre 12 y 15 pastillas diarias las cuales necesita para poder mantenerse despierta durante su jornada.

Respecto a los tipos de hipersomnia, la AEN asegura que existen varios, mientras que la Asociación Estadounidense del Sueño (ASA, por sus siglas en inglés), la hipersomnia puede ser ocasionada por otros trastornos del sueño, y aunado a ello por factores genéticos, incluyendo la ingesta de ciertos medicamentos y drogas.

Tipos de Hipersomnia

Hipersomnia recurrente: poco frecuente. Se da entre 1 y 10 veces al año.

Hipersomnia idiopática (o primaria) con sueño prolongado: La somnolencia excesiva, constante y diaria durante al menos tres meses. El sueño nocturno se prolonga durante unas 12-14 horas. Gran dificultad para despertarse.

Hipersomnia idiopática (o primaria) con sueño reducido: El sueño dura entre 6 y 10 horas. Los pacientes pueden tener dificultad para despertarse del sueño nocturno y también de las siestas.

Sueño insuficiente inducido por el comportamiento: Voluntario, pero no buscado directamente, derivada de comportamientos que impiden alcanzar la cantidad de sueño necesario para mantener un adecuado nivel de vigilia y alerta.

Otros tipos de hipersomnia: Ocasionada por diversas patologías (enfermedades neurológicas o trastornos metabólicos, entre otros), hipersomnia secundaria al consumo de fármacos o drogas, e hipersomnia no debida a trastorno mental.

Síntomas de la enfermedad

Médicos precisan que los síntomas se presentan poco a poco durante la adolescencia o los primeros años de la vida adulta; incluyendo la siestas durante el día que no alivian la somnolencia, la dificultad para despertarse de un sueño largo, sintiéndose confundido o desorientado mejor conocido como la “embriaguez del sueño”, el aumento de la necesidad de sueño durante el día.

Otros síntomas pueden incluir:
Ansiedad
Sentirse irritado
Inapetencia
Baja energía
Inquietud
Pensamiento o discurso lento
Dificultad con la memoria
Diagnóstico pruebas y exámenes
Con relación a su diagnóstico, el médico preguntará sobre su historia del sueño, donde tomará para el planteamiento más común otras posibles causas de la somnolencia excesiva durante el día, alguno de ellos incluye, la Narcolepsia, apnea obstructiva del sueño o el Síndrome de las piernas inquietas.

Otras causas de somnolencia excesiva incluyen: la depresión, el consumo de medicamento, el uso de drogas y alcohol.

Con relación a los exámenes se haya los siguientes:

Prueba de latencia múltiple del sueño (un examen para ver cuánto tiempo le toma quedarse dormido durante una siesta en el día)

Estudio del sueño (polisomnografía, para identificar otros trastornos del sueño)
Evaluación de la salud mental para la depresión.

Tratamiento
Tras la respectiva evaluación el profesional de la salud recetará medicamentos estimulantes como anfetaminas, metilfenidato o modafinil. Es posible que estos fármacos no sean tan eficaces para esta afección como lo son para la narcolepsia.

Los cambios en el estilo de vida que pueden ayudar a aliviar los síntomas y prevenir lesiones incluyen:

Evite el alcohol y medicamentos que puedan empeorar la afección.
Evite manejar vehículos a motor o utilizar equipo peligroso.
Evite trabajar por la noche o las actividades sociales que retrasen la hora de acostarse.
Es recomendable si tiene frecuentemente soñolencia, asista a un médico y convérsele sobre su afección, siendo posible que se trate de un problema médico que necesite ser evaluado más profundamente.