Quinto Día Online
13 de Diciembre del 2017

Destacada

Henri Falcón se define

Henri Falcón se define

“Vamos a las elecciones municipales, y a las presidenciales”

 

“La propia oposición se metió en un complot, contra mi candidatura en Lara”

 

“Es un error llamar a la abstención”

 

 

Oliver Parra

 

 

Henri Falcón se define, y denuncia un complot contra su candidatura.

 

Esto fue lo que dijo.

 

-Yo pudiera decir cuarenta mil cosas de lo que ocurrió, pero puedo resumirlas rápidamente. Uno, el ventajismo, la falta de esa institucionalidad, un ente rector electoral que prácticamente sigue el lineamiento exclusivo del partido de gobierno. Hubo una situación irregular, donde compites no solamente con un partido. Compites también con el Estado; hubo también partidos de la misma oposición complotados en mi contra.

 

-Tú hablabas de este CNE, ahora este CNE es el que va a controlar las elecciones municipales. Entonces, ¿cómo le explicas tú esa divergencia y ese acuerdo, además, para recibir la venia de ese CNE?

-Ese era el mismo CNE, al que nosotros también derrotamos junto al gobierno en las elecciones parlamentarias del 2015. ¿Qué ocurre ahora? Los errores estratégicos de la propia oposición venezolana, que eso también hay que decirlo. O sea, ¿cómo es posible que tú pasas de una cosa a otra, no alientas la participación y la única forma de derrotar al gobierno, aún con su ventajismo, y el control institucional que tienen, es masificando la votación? ¿Tú sabes cuántas personas dejaron de concurrir al acto electoral en el proceso de las regionales? Casi 3 millones, en comparación con el proceso del 2015. ¿Dónde están esos 3 millones? Decepcionados. Defraudados, y muchos de ellos, desesperanzados. ¿Quién tiene que recuperar la voluntad de esa gran mayoría de venezolanos? Ojalá rectifiquen, reflexionen y cambien esa actitud de convocar a la abstención. Admiro también a los que han decidido dar un paso al frente, y representar la voluntad de sus ciudadanos en cada espacio local, para fortalecer la democracia, para fortalecer una salida amplia, participativa y además, eficaz, frente a un gobierno fracasado.

 

-¿Tú quieres ser candidato presidencial, a qué tiempo? ¿Estás luchando por eso dentro del Movimiento Avanzada Progresista?

-Avanzada Progresista, desde su nacimiento, ha abordado el camino electoral.

 

-¿Y tú quieres ser Presidente?

-Fuimos a una elección regional. Vamos a elecciones municipales, y Avanzada Progresista tendrá candidato presidencial. Así será.

 

-Que eres tú…

-Seguramente. Y te puedo asegurar algo: quizás no es Avanzada Progresista, porque no se trata de un partido. Se trata de la voluntad de un pueblo, y las condiciones en que se encuentra el país, que reclaman responsabilidad, verdad, trabajo y entereza.

 

-¿Cuál es el gobierno que quiere Henri Falcón?

-Un gobierno amplio, de desarrollo progresivo, de entendimiento, que aborde los problemas de la gente. Un gobierno que convoque, que genere confianzas, que reconstruya la economía, y que genere equilibrios en lo social. Un gobierno que pueda concertar en lo político, y un gobierno que se pueda entender con todos; con toda la comunidad internacional, sin hacer exclusión de nadie. Un gobierno, de verdad, para todos.

 

-¿Tú crees posible que Henri Falcón, que está hablando de diálogo, que está hablando de la concertación, pueda llegar a entendimientos, por ejemplo, con Voluntad Popular?

-No hay otra y ya no se trata solo de Voluntad Popular,  o de Primero Justicia…

 

-O con Vente  Venezuela…

-Con todos, sin ninguna excepción. Una de las cosas que nosotros ponemos allí para el debate, es la necesidad de que apliquemos una política de inclusión, sin exclusión. Aquí no se trata de tener posturas definidas absolutas.

 

-¿Cuál es tu posición sobre la detención de Freddy Guevara, por ejemplo?

-Bueno, que es un proceso progresivo de persecución al liderazgo político de la oposición. Así ha sido. Y así creo que esto que se plantea con la Ley contra el Odio. Pareciera ser un instrumento para ellos.

 

-Aquí dice: “La Ley contra el Odio convierte la opinión en un delito penal”. ¿Tú qué piensas de esa Ley contra el Odio?

-Creo que es una forma interesada del gobierno para perseguir a todo aquel que le sea contrario en sus posturas, en sus opiniones –incluso—, cuando se plantea la posibilidad de intervenir hasta en las redes sociales.

 

-¿Cómo?

-Bueno, así lo han planteado, las abstenciones se activan en los mensajes de las redes.

 

-¿Tú crees que es posible llegarle a las redes?

-Ojalá que no, porque ese es un mecanismo de expresión libre en la modernización de las comunicaciones; en la función de las nuevas tecnologías. Pero, ¿de dónde surge toda esta situación de separación, de polarización desmedida, de odio? Surge precisamente del propio gobierno, de su partido. Entonces, solo hay que aplicárselo perfectamente a Venezolana de Televisión, quien tiene, yo no sé si son 6, 8 programas, que algunas veces son tenaz y recurrentemente duros para emitir juicios, incluso con improperios, y diferencias en el caso de la oposición venezolana. Ahora, ese es un elemento para el diálogo. Si aquí queremos un diálogo eficaz, con verdaderos resultados, con concreciones, y de acuerdo a las expectativas de la gente, es el gobierno quien tiene que dejar de descalificar a la gente.

 

-Henri, ¿qué piensas tú de aquel movimiento en el cual tú participaste años después?

-Lo mismo que expuse en una carta, que publiqué hace casi 8 años. ¿Tú recuerdas cuando yo salí del Partido Socialista Unido de Venezuela? ¿Por qué salí?

 

-¿Por qué?

-Precisamente porque hay un criterio malentendido de la confianza y la lealtad dentro de la organización política, porque la militarización del partido conllevó a que la disciplina no fuera una disciplina precisamente partidista, sino militar. Porque la burocracia no solo asumió el gobierno, sino también al partido. Todo eso está en la carta. Aquello de que siendo tú gobernador recibías una orden de Caracas y tenías que salir corriendo a cumplir la orden, sin que ello tuviese verdadera consonancia con los problemas del Estado.

 

-¿Cómo fue tu relación con el presidente Chávez, por ejemplo?

-Una relación de cierta tirantez, pero siempre, a pesar de todo, de respeto.

 

-Cuando dicen en las redes, o dice la gente que tú entrevistas, o que uno entrevista, ‘no, es que Henri es un traidor’, ¿cómo te consideras tú?

-Yo creo que nosotros hemos sido coherentes. Aquí los que han sido, de verdad, traidores, son los que no mantienen una postura única, los que se mantienen en una condición hoy, y están pensando en qué les dice el Twitter mañana.

 

-¿Tú piensas ahora como pensabas en MVR-200?

-Pero por supuesto que no. Es como que si tú me digas que yo debo pensar hoy como cuando estaba en bachillerato. O que yo voy a pensar hoy como cuando me estaba graduando en la universidad. Se supone que uno va a madurando, y así es la política. Tiene que ser de permanente aprendizaje.

 

-Tú estás madurando pero por otro lado, ¿no?

-Bueno, yo estoy asumiendo la condición.

 

-No es lo mismo estar madurando, que estar con Maduro.

-Esas son dos cosas totalmente distintas. Pero fíjate, te digo: esto es la ambigüedad. Rápidamente, ¿quiénes han sido los ambiguos? Revisemos lo que han dicho unos y lo que hemos dicho nosotros. Todos los que dijeron hoy una cosa, mañana dicen otra, después dicen otra, y más adelante dicen otra. Nosotros siempre hemos mantenido una posición seria, asumida desde la verdad frente al país, y no lo vamos a dejar de hacer, porque eso es lo que reclama la política de hoy. Responsabilidad, seriedad y verdad, para poder derrotar la maldad.

 

-Aquí hay un título tuyo.

-¿Cuál será?

 

-Dice: “Henri Falcón: ‘La MUD cumplió su papel y ahora busca un cambio’”. Ya lo dijiste, ¿no?

-Así es, cumplió una etapa, como la cumplimos nosotros, en la Gobernación de Lara.

 

-Como decía alguien, para ti la MUD, requiescate in pace.

-Así es. Yo creo que estamos creando una nueva plataforma opositora, que esté en consonancia con las verdaderas realidades del país, alejada de los extremos.

 

-Pero tú ves esa plataforma opositora, pero los opositores no hablan de la plataforma de Henri Falcón.

-Es que no es una plataforma.

 

-¿Te has reunido con alguien para plantear esto?

-Pero por supuesto, nosotros estamos en conversaciones con otras organizaciones políticas, y además, con organizaciones sociales.

 

-¿Cómo cuáles?

-Por ejemplo, conversaciones con el Movimiento al Socialismo, con el Partido Socialcristiano Copei, con individualidades, por ejemplo, Claudio Fermín, estamos hablando de un Américo Martín, un Enrique Ochoa Antich, etc., y también la Nueva Alternativa, creo que se llama un grupo que también participa en esto, y en reuniones importantes porque no se trata aquí solo de protagonizar o de liderar un movimiento. Se trata de que haya confluencia, no solo en el pensamiento, sino también en la acción. En el marco de la Constitución siempre dijimos: a nosotros nos anima el camino democrático, es decir, constitucional, pacífico y electoral. Esa es la nueva plataforma incluyente, sin excluir.

 

-Bueno, ¿y qué futuro ves tú en este país?

-Si no hay una rectificación a tiempo frente a la incapacidad, y además, a la ineficiencia del gobierno en torno a las políticas económicas, y si no hay de este lado una conformación de un gran movimiento en esa gran plataforma opositora que dé al traste, también con el sectarismo y el extremismo…

 

-Finalmente, aquí dice: “Falcón acusó a Voluntad Popular y Primero Justicia de jugar en su contra”.

-Eso fue verdad, y yo lo vuelvo a hacer ahorita.

 

-¿Y cómo aspiras tú unirte con ellos?

-Bueno, yo estoy hablando de una gran plataforma unitaria, pero eso fue verdad. Se complotaron en Lara, y de allí, que yo pudiera decir muchas cosas. Las pudiera decir. Si quieres, invítame a un programa completo, y te hago una historia tanto del chavismo, como de la misma oposición venezolana, de cosas que hay que decir, porque uno tiene que hablar con la verdad.

 

-Bueno, di aunque sea una.

-Bueno, eso. Se complotaron en Lara para que no hubiese una victoria de nosotros frente a las aspiraciones de otros, pero que otras personas en la misma oposición, con legitimidad, tienen derecho a la conducción del país, pero de forma equivocada.