Entrevista

“Hablaré con Trump y con Fedecámaras”

9 marzo, 2018 | 12:00 am

Henri Falcón habla de su candidatura, y de sus planes de hablar hasta con Trump. Pero no la tendrá fácil, porque ya Trump ha dicho que no reconocería esa elección. Esta fue la entrevista con Carlos Croes.

-¿Por qué impugna tu candidatura Copei, Falcón?

-Porque es un derecho legítimo de cualquier organización, más si la organización tiene diversas tendencias y si eso es considerado de tal manera en la sede administrativa o jurisdiccional. Bueno, he allí lo que le corresponde a cada organización política. Ahora, más allá de eso, y creo que es el tema central que hoy reclama el país de los dirigentes políticos, y más que los dirigentes políticos, que todos los dirigentes empresariales, sociales, abordemos con certeza es el problema de la economía. La situación que presentan hoy nos muestra un desequilibrio social terrible, que mantiene en zozobra, en miseria y en pobreza a la mayoría de los venezolanos. Por eso nosotros dimos un paso al frente, y creemos que la unidad, la verdadera unidad, es la unidad del país.

-Pero la unidad económica, sin unidad política parece no funcionar.

-La unidad no es franquicia exclusiva de unos partidos. La unidad es un patrimonio del país, y así lo demuestran todos los estudios de opinión. ¿Dónde está la población opositora del país? En el 80% que rechaza el mal desempeño de este gobierno; en el 80% que hoy reclama soluciones a sus necesidades más sentidas. Esa es la oposición venezolana. O sea, 80% de la población es la oposición.

-Cuando tú entras a las elecciones, creas una fractura.

-Pero no es así. Fíjate, por eso te digo, distraerse quizás en un tema que subalterno frente a las verdaderas angustias y necesidades de la gente. La gente lo que quiere ver es cómo vamos a plantear los políticos soluciones concretas al problema del hambre. Es eso, o es la pelea, que es subalterna, eso no hace ruido en el sentimiento de las grandes mayorías, que hoy están clamando por un cambio en el país. En la elección de la Asamblea Nacional, el 6 de diciembre del año 2015, allí fuimos cohesionados, estábamos bien organizados y además, teníamos una sola línea discursiva; o sea, teníamos una narrativa común. Bueno, el resultado fue 7 millones 700 mil, contra 5 millones 600 mil del gobierno. Lo derrotamos en condiciones similares, o peores que las que teníamos hace tres días atrás, en situaciones mucho más complejas. Ahora, fuimos a la elección regional y esto mermó. ¿Esto a qué obedece? A que ciertamente se generó una expectativa en la población, se cometieron errores, que yo no voy a venir aquí a detallar cada uno de esos errores. Pero esto generó desconfianza, y generó frustración en buena parte de la población y la gente no fue a votar. Se abstuvieron casi 3 millones de electores que perdió la oposición, y el gobierno mantuvo su votación. Lo mismo ocurrió en las municipales. Entonces se le dijo a las municipales que había que abstenerse, y buena parte se abstuvo. Las encuestas -todas las encuestas, sin excepción- demuestran que el 70% de la población está dispuesta a ir a votar. ¿Quién desalienta a la población?, ¿quién anima la abstención? El propio gobierno. Quien promueve la división es el propio gobierno, no hay que caer en el juego del gobierno.

-Fíjate tú, dos opiniones. Esta mañana estuvo, antes de grabar contigo, Elías Jaua y le planteé la candidatura de Falcón. Él dice que “Falcón nunca ha sido del gobierno, incluso cuando estaba Chávez él fue el primero que desertó contra el comandante Chávez”.

-Yo estoy con Venezuela y busco que me quiera el país, y yo estoy dando la cara en este momento porque creo que es perfectamente posible generar una esperanza en la gente, para construir un nuevo modelo que dé certeza, fundamentalmente a los pobres; que podamos de verdad reconciliar a los venezolanos y enviar un mensaje a nuestros miles y millones de madres, de padres, de hijos que se han ido al exterior y que quieren regresar a su patria, que no les ofrece oportunidad.

-¿Tú te reuniste con el gobierno?

-Hubo algunas reuniones con el gobierno y participaron otros líderes de la Unidad. Bueno, pero que en todo caso, eso no viene al caso. Hoy hemos conseguido revisión del cronograma electoral. Se están planteando elecciones para finales de mayo. He allí un primer avance. La observación internacional, por ejemplo. Creo que las Naciones Unidas nunca, nunca en la historia de Venezuela, han venido como observador. No como acompañante, como observador a garantizar la transparencia del proceso. Claro, estamos hablando de una observación calificada, una observación completa del proceso, desde el inicio hasta el final.

-¿Pero a ti te aceptaron todo lo que planteaste?

-Bueno, buena parte de lo que se planteó.

-Por ejemplo, los presos políticos.

-Los presos políticos entran en una materia que nosotros hemos venido abordando desde el principio de las conversaciones. Ahora, yo no estuve en Santo Domingo. Ahorita hablamos de condiciones electorales. Pero el tema de los presos políticos es un tema para el abordaje real y efectivo, sin duda alguna, en el marco de un nuevo gobierno que le dé garantías no solamente al ejercicio de los derechos políticos de los ciudadanos, sino también que reconcilie al país y que nos permita de verdad, estabilidad política y social para la gobernabilidad y la paz.

-¿Cuál sería tu propuesta al país, en este momento?

-Yo creo que la principal propuesta, lo que reclama el país y que tú lo decías ahorita, es el problema de la economía, que pasa, precisamente, por orientar de manera acertada lo político. De lo político, un proceso de concertación, de reconciliación nacional para poder abordar un programa de recuperación económica que atienda el problema más grave que tienen los venezolanos, que es el alto costo de la vida.

-¿Tú te vas a lanzar con una amenaza de los americanos, de no reconocer el proceso?

-No tengas ninguna duda que nosotros, ganado las elecciones en Venezuela, vamos a ser reconocidos por la comunidad internacional. Y además, no solamente eso. Nosotros queremos tener las mejores relaciones con los Estados Unidos, porque es el socio comercial más importante que tiene Venezuela.

-Pero Estados Unidos no quiere tener relación con ustedes.

-Pero es un gobierno distinto, es un gobierno amplio, inclusivo, democrático, respetuoso. No es un gobierno autoritario.

-¿Tú irías a Estados Unidos inmediatamente?

-¿Y por qué no?

-¿A hablar con Trump…?

-A hablar con el que haya que hablar, porque Venezuela requiere, en estos momentos, de la ayuda de la Comunidad Internacional, más allá de la solidaridad.

-Está bien. ¿Pero qué le garantiza a ese trabajador Henri Falcón, que va a gobernar sin el apoyo de los partidos de oposición y de los del gobierno también?

-No, nosotros vamos a gobernar con todo el país, sin duda alguna, no pongas dudas de eso. Y nosotros sabemos -estamos convencidos- que apenas estamos comenzando la carrera de esta contienda electoral. Aquí nos vamos a sumar todos, porque todos somos necesarios.

-¿Tú aspiras gobernar con Fedecámaras, por ejemplo?

-Un gobierno con todos, con Fedecámaras, con los empresarios, con las iglesias, con los trabajadores, con los factores políticos, con las academias, porque eso es lo que aspira Venezuela. Venezuela aspira unidad. Pero Venezuela también aspira soluciones, y los pobres aspiran también que le resuelvan sus problemas.

-¿Con los evangélicos, que están compitiendo contigo ahí?

-Con todos, la unidad superior, la unidad que trascienda los partidos.

-A mí lo que me parece, creo, es que eres optimista e idealista, además. Porque cuando uno oye a Guanipa, oye a Ramos, oye a los partidos fundamentales, del proceso que se apartaron, no quieren saber nada de Henri Falcón, o cómo gobierna.

-¿Y de qué sirve ser pesimista? ¿De qué nos sirve, de qué nos ha servido a nosotros los venezolanos? ¿Qué ruido le hace al pobre que hoy no tiene qué comer? Hay niños que se la pasan en la calle, hurgando en la basura.

-Por ejemplo, ¿qué vas a hacer frente a las importaciones, frente a la falta de comida, frente a la falta de bienes?

-Lo primero que tienes, y así lo hemos evaluado un equipo económico que me acompaña, -donde incluso está Francisco Rodríguez, que es un economista muy reconocido- es un programa de estabilización económica, un programa que atienda el problema de la inflación.

-¿Un paquete económico?

-No es un paquete económico, es un programa concertado con el país, pero que además genere confianza para que vengan las inversiones y para que podamos recibir financiamiento y poder derrotar el problema de la improductividad en Venezuela. Y además, entendernos con el sector privado, con los actores de la economía, para poder también con un programa complementario, generar subsidios reales a los sectores más deprimidos de la población, que son los pobres.

-Ponle que llegues. ¿Cuál sería tu primer decreto?

-La liberación de todos los presos políticos, rápidamente. Inicialmente, Leopoldo López y todos los presos políticos. En Venezuela no puede haber presos políticos. En Venezuela tiene que haber libertad de conciencia, pero también libertad de los ejercicios de la política, de los presos políticos.

-¿Y qué vas a hacer con los precios?

-Humanizar el sistema carcelario.

-Pero con los precios.

-Ah, con los precios. Con los precios, bueno, tiene que haber una política que atienda de verdad los desajustes que hay en la economía.

-¿Con los salarios?

-Y además, para poder controlar los precios, lo primero que tienes que hacer es poner a producir el campo. Vamos a darle condiciones, financiamientos y acompañamiento al sector productivo; vamos a conseguir financiamientos; vamos a generar confianza, a tener un gobierno amplio.

-¿Llamarías a Maduro y al PSUV a gobernar?

llamaría a los más comprometidos, a los más capaces, porque se trata de un gobierno, incluso, que vaya más allá de los partidos. Se trata de un gobierno de verdadera unidad nacional, donde todos somos necesarios, donde los compañeros de la Mesa de la Unidad Democrática pueden tener la seguridad que también van a gobernar con nosotros.