Quinto Día Online
18 de Noviembre del 2017

Destacada

EXCLUSIVAS…

EXCLUSIVAS…

VENEZOLANOS EN LA MIRA. Cada día son más los venezolanos investigados por lavado de dinero en Estados Unidos, y en especial Miami y New York. Las últimas pesquisas concluyeron con el cierre de 52 cuentas en bancos como Wells Fargo, East y City, porque sus propietarios no lograron convencer sobre el origen de los reales. Hay entre los sospechosos exfuncionarios, o familiares de los funcionarios, así como particulares que aparecen como testaferros. En Miami el 50 por ciento de transacciones inmobiliarias de compradores o constructores de inmuebles, enfrentan investigaciones. En Houston, Texas, hay varios procesos abiertos y otros por abrirse. Otros investigados están en las llamadas Islas del Caribe. OTRO DATO. Si usted es de esos venezolanos desesperados por ingresar a Estados Unidos por la frontera con México y lo hace acompañado de su mujer e hijos menores, no se extrañe que ellos tengan más facilidades y usted más posibilidades de rechazo o de ir preso. LA TRAGEDIA. Daniel Shoer Roth es un periodista venezolano, residenciado en Estados Unidos. Es además escritor, biógrafo y cronista de Miami. El domingo 27 escribió un artículo en el Herald que tituló “Con manos vacías, venezolanos huyen hacia donde sea” y en el cual revela cosas como las confirmadas en el informe del gobierno de Colombia, de la cifra de medio millón de compatriotas que solicitaron la tarjeta de ingreso y otra cifra de una agencia china, donde informan cómo están regresando desde Venezuela los asiáticos, que ya no ven en el país su sueño latinoamericano. EMISORAS. La democracia es por excelencia la garantía de las libertades y una de ellas, la libertad de pensar y expresar el pensamiento de los ciudadanos, sin otras limitaciones que las establecidas en la Constitución y las leyes. La mismas garantías imponen al Estado el deber fortalecer los medios de expresión y evitar instrumentos para debilitarlos. Un pensador inglés ha dicho, y no me cansaré de citarlo, que tan sagrada es la libertad de expresión y pensamiento que nadie en un Estado democrático puede impedir que un ciudadano hable o escriba lo que desee, salvo que sea para ofender a personas o instituciones. “Quién soy yo para evitar que una sola persona discrepe la opinión de toda la humanidad, siempre que esa opinión no sea para la ofensa vulgar y humillante”. El mismo John Milton declaraba que él podía estar en desacuerdo con la opinión de aquella persona, pero estaría dispuesto a entregar hasta su vida para garantizar el derecho de expresarla. Uno de los padres fundadores de la democracia americana, Thomas Jefferson, declaraba que “prefiero prensa sin gobierno, que gobierno sin prensa”. Invoco a estos pensadores a propósito de lo ocurrido con las televisoras y dos emisoras privadas, estas últimas intervenidas por el órgano regulador. No sé si la ley otorga tan amplias facultades a esa Comisión, y tampoco si los ejecutores de las resoluciones han medido el triste papel que la historia les asignará cuando se escriba el juicio objetivo del futuro. Con esa medida es probable que logren el silencio, pero no por eso pueden impedir la expresión y el pensamiento de los venezolanos. Es probable que cierren las fuentes de trabajo, pero lo que no podrán impedir es que esos desempleados expresen su opinión ante el país y el mundo, que nos sigue tan preocupado como quienes hoy han quedado siendo testigos directos de lo que no debe hacerse en una democracia. Oigo pregones de paz desde varios sectores, y yo creo que ése es el camino. Sin embargo, para llegar a este reto debemos entender que, como dijo el político mexicano Benito Juárez, la paz deviene del respeto al derecho ajeno. En democracia ese respeto implica la tolerancia, y el diálogo como ideología. Mi pregunta final: ¿Hay voluntad de cumplir estos propósitos si lo que vemos cada día es una especie de cultura revanchista? LA GUARDIA. No sé si los jefes conocen de los abusos de algunos guardias nacionales en Maiquetía, contra viajeros. Registran sin explicación los equipajes de mano y decomisan joyas y como si fuera poco, actúan como jueces. Afortunadamente la Corte de Apelaciones anula los procedimientos, como en el caso de un detenido hace tres semanas. “La pregunta es si está prohibido usar prendas o llevarlas en la cartera para lucirlas en el exterior, ya que si las exhiben en Caracas se exponen a un atraco”, dice una señora ya mayor que viajaba desde Acurigua hacia Miami, invitada por su hijo. Este tipo de excesos son los que perjudican a la institución, tan respetable, y al propio gobierno. QUIÉN LOS ENTIENDE. Me aseguran que Julio Borges viajó a Santo Domingo en actividades relacionadas con el dialogo Gobierno-Oposición, mientras desde el gobierno y la Asamblea Nacional Constituyente anuncian que el dirigente político está investigado por “promover el odio”.