Quinto Día Online
20 de Enero del 2017

Una opinión, Cinco temas

Empezó el 2017

Empezó el 2017

Fernando Luis Egaña

flegana@gmail.com

 

 

Aunque todas las estimaciones serias coinciden en que el año 2017 será peor que el 2016, sobre todo en la dimensión económica y social, esperemos que, por ello mismo, cristalice el impulso necesario para producir un cambio político de fondo que supere a la hegemonía roja por vías constitucionales y que le abra caminos a la nación para salir de la crisis humanitaria que padece. ¿Demasiado pedir? Tal vez, pero plantearlo y hacerlo es lo razonable.

 

Y no sólo lo razonable, sino lo urgente y patriótico. La crisis humanitaria causada por la hegemonía está destruyendo a Venezuela, y sus habitantes de buena voluntad no sólo tienen el derecho, sino el deber de luchar al máximo para que quede atrás ese proceso destructivo. Es lo mejor que podría pasar en este 2017 que está llegando. Por lo pronto, dos personajes –en las antípodas—figuran en este comienzo de año: Julio Borges, nuevo presidente de la Asamblea, y Tareck El Aissami, nuevo vicepresidente de Maduro.

 

 

 

BOG203. BOGOT¡ (COLOMBIA), 11/04/2013. El director de orquesta venezolano Gustavo Dudamel dirige a la sinfÛnica SimÛn BolÌvar, durante un ensayo hoy, jueves 11 de abril de 2013, en Bogot· (Colombia). Dudamel y la sinfÛnica SimÛn BolÌvar finalizan hoy en Bogot· su Gira Latinoamericana por la Vida y la Paz con un mensaje rotundo: "convertir la cultura en un derecho ciudadano". EFE/LEONARDO MU—OZ

 

 

¿Neutralidad?

 

Respeto el talento musical de Gustavo Dudamel, pero no su opinión de que no debe tomar partido en el conflicto venezolano, para así no promover la división. Esa opinión me parecería respetable si en el conflicto venezolano las opciones, aunque distintas, fueran esencialmente democráticas y constitucionales. Pero ese no es el caso. Acá la alternativa es entre una hegemonía despótica y la causa de la reconstrucción de la democracia.

 

Manifestarse neutral ante esa alternativa es una forma más o menos encubierta de apoyar el status quo del poder, es decir, de apoyar el régimen despótico que impera en nuestro país. Ello es lamentable, sobre todo porque Dudamel ha sido ejemplo de juventud talentosa. Espero que cambie de opinión…

 

 

 

01 03

 

 

 

Violencia caraqueña

 

Cerca de 6 mil muertes violentas se produjeron en Caracas durante el año 2016. La cifra roja coloca a la capital venezolana como una de las ciudades más violentas del mundo. Pero esa realidad merece destacarse de otra manera. El año que Chávez ganó las primeras elecciones, en 1998, se produjeron en todo el país 4 mil quinientas muertes violentas. O sea, que tan sólo Caracas sobrepasó con creces el número de homicidios en todo el país, para cuando la mayoría de los votantes eligió a Chávez.

 

La cifra total de homicidios en Venezuela está por encima de los 20 mil por año. Toda una explosión continuada de violencia criminal, ante la cual la jefatura del poder no sólo no hace nada para encararla, sino que la instiga por omisión y acción.

 

 

 

01 04

 

 

 

Aquella estrategia perfecta…

 

El cerebro de la llamada “estrategia perfecta” -en palabras del predecesor- ya no está en este mundo. Al morir Fidel Castro, se crea un vacío acaso más notorio en Venezuela que en Cuba. El predecesor y el sucesor le consultaban todo. De hecho, el sucesor salió de esas consultas. A Fidel lo que le importaba era la estabilidad del régimen venezolano, para que así funcionara como el sustento financiero del régimen castrista.

 

Las ostensibles metidas de pata -para decirlo con indulgencia- de Maduro y los suyos, en estos últimos tiempos, verbigracia la monetaria, creo que tienen que ver con el referido vacío. Ya no está el cerebro de la estrategia perfecta. Y se nota mucho más, por tanto, el delirio reiterado de la hegemonía roja.

 

 

 

01 05

 

 

 

Trump y Obama

 

El segundo está terminando su largo gobierno y el primero empieza el suyo. La llegada de Obama a la Casa Blanca fue vista, por muchos, como un gran salto adelante, para usar la expresión de Mao. El arribo de Trump al Despacho Oval es temido y resentido por los liberales, y los conservadores aún están divididos en sus expectativas. No pocos entendidos señalan que a Obama le faltó carácter, sobre todo en política exterior, y con respecto a Trump todo, o casi todo, parece posible, y no en un sentido afirmativo.

 

Es difícil encontrarse con dos personalidades más disimiles. Obama es profesoral y Trump coloquial. Aquel es prudente y éste no. Obama pudo ser el gran presidente que prometía, pero le faltó más decisión. Como habría dicho mi padre: le faltó quilla… Vamos a ver qué pasa con Trump. Porque no nos engañemos, todavía lo que ocurra en Estados Unidos tiene repercusiones globales de gran calado en todo el mundo, sin excepción.