Quinto Día Online
27 de Julio del 2017

Índice

El valor personal

El valor personal

Cuando los andinos arriban al poder, Venezuela es un país parcelado de cabo a rabo por los caudillos, que van arrastrando tras de sí a las montoneras rurales.

 

En el momento en que Gómez toma las riendas, le precede la fama de ser la espada mejor templada del país, pues había vencido uno a uno a los régulos provincianos y a los más grandes generales.

 

Era natural que en una nación así, y un Presidente con tales antecedentes, vieran en el valor personal el atributo humano más codiciado.

 

Gómez demuestra tal condición años después de asumir el poder. En una de esas ocasiones, un allegado suyo procura interesarlo en favor de alguien que venido de “allá” –del Táchira— intenta ingresar al aparato administrativo:

 

—Mi General, mi recomendado es, además de hombre que habla varios idiomas, dueño de una cultura sólida, versátil, responsable, etcétera. A ellos se añade su lealtad y su procedencia tachirense…

 

Antes de que pudiera continuar su oración en favor del presentado, Gómez, suspicaz lo corta con una pregunta:

 

—¡Anjá!, una cosa: ¿y ese recomendado tuyo sabe peliá?