Entrevista

El precio de la gasolina no debe aumentarse de un “guamazo”

24 agosto, 2018 | 12:00 am

La crisis económica conduce a buscar financiamiento internacional, incluido el Fondo Monetario

¿Cuál es el futuro de los venezolanos?

¿Qué opina de la reconversión?
Algo que hay que dejar muy claro es que las reconversiones monetarias, en todas partes del mundo, en términos teóricos y prácticos, son medidas inocuas, medidas cosméticas que en principio no tienen ningún impacto sobre la economía real. Es decir, tú lo que haces es eliminar ceros para ser viable las transacciones, para tener un uso menos intensivo de la moneda para que se puedan dar las transacciones, pero eso para nada tiene impacto sobre la economía real. La reconversión monetaria por sí sola en la ausencia de un programa de ajustes económicos, en la ausencia de un programa de reformas integrales en materia económica no va a evitar que continúe el proceso de hiperinflación, que continúe el proceso de desabastecimiento y que continúe el proceso de recesión económica, que ya va por su quinto año. Este es el quinto año consecutivo que la economía se contrae.

– Sigue siendo lo mismo desde que ustedes están hablando de eso.
– Sí, sigue siendo lo mismo, solamente que se han exacerbado porque hace 10 años teníamos un problema de alta y persistente inflación, y ahora, a partir del 2017, tenemos un problema de hiperinflación.

– Usted había pedido aumento de los precios como la gasolina, por ejemplo, que decían siempre los economistas que estaba subsidiada. ¿Eso no les satisface?
– La gasolina hay que subirla. Tener la gasolina más barata del mundo no es una virtud, es un gran defecto, porque cuando tienes la gasolina más barata del mundo, te terminas convirtiendo en una especie de Robin Hood, pero al revés. Le quitas a los humildes le das a los ricos el subsidio implícito. O sea, la pregunta es: ¿Con la gasolina más barata del mundo, quién recibe el subsidio un piso más grande, una señora que compra un producto en otro mercado o un señor que tiene un yate en Bahía de Los Piratas, que consume 5 mil litros de gasolina en cada viaje? Hay que hacerlo, pero ese aumento tiene que ser hecho de manera escalonada, paulatina, probablemente en un período de dos o tres años, piano, piano, y generando los subsidios directos localizados a los grupos vulnerables.

– ¿Para qué piano a piano? ¿Por qué no salimos de un solo viaje?
– Porque el rezago es tan grande que llevar la gasolina a precios internacionales, sería devastador para el 99% de la población venezolana. El 99% de los venezolanos no tiene el ingreso para poder pagar un dólar o dólar y medio que es lo que cuesta internacionalmente un litro de gasolina. Esto tiene que ser un ajuste gradual a lo largo de dos o tres años y el primer objetivo tiene que ser cubrir los costos de producción. De ahí en adelante va subiendo, pero tienes que ir ajustando a la medida que el ingreso real del venezolano vaya mejorando. El ingreso del venezolano real ha ido cayendo de manera estrepitosa en los últimos cinco años. En el caso del aumento de la gasolina, tiene que ser un ajuste gradual que en primera instancia busque cubrir la estructura de costos. Los precios internacionales están muy lejos de la capacidad de pago del promedio de los venezolanos. Si el gobierno decide aumentar la gasolina de un solo guamazo a precios internacionales, esto puede ser devastador para el 90, 95% de las familias venezolanas.

– ¿Cuál es tu propuesta?
– Comenzar paulatinamente en un programa de dos o tres años haciendo ajustes, buscando cómo cubrir el costo de producción.

– ¿Qué porcentaje sería el primero, para ustedes?
-Puedes hacerlo semanal, mensual, subiendo 20, 30, 40, 50%, hay diferentes modelos y podría generar en paralelo subsidios directos, focalizados a las familias necesitadas y sobre todo, hacer un uso, ahora sí, intensivo de lo que es el gas natural venezolano, que podría ser una fuente de energía que podría ayudar a tener una fuente de energía alternativa mucho más barata que la gasolina.

– ¿Y esa experiencia del 1, 2, 3, o sea, hoy, mañana, pasado, ha dado resultado en algún país del mundo?
– Irán, por ejemplo, es un perfecto ejemplo que lo que se ha hecho, como saben, Irán se aumentó la gasolina, Irán era el país con la segunda gasolina más barata del mundo, pero se hizo de una manera muy inteligente. Se crearon cuentas individuales para cada iraní y unos meses antes de incrementar el precio de la gasolina, se depositó lo que era el beneficio fiscal del aumento para que la mayoría de los iraníes defendieran la reforma. Entonces, la mayoría de los iraníes, gracias al aumento de la gasolina tendrían un ingreso disponible para medicinas y alimentos y se conformaron en una coalición que defendió la reforma. Eso no tiene sólo que ver con economía, tiene que ver con economía política y con mantener la estabilidad política y social de un país, esas reformas tienen que ser instrumentadas de manera inteligente y sensible. Sí hay que aumentar la gasolina, pero hay que hacerlo de la manera correcta, manteniendo los equilibrios sociales y políticos.

– ¿Qué otra cosa le ve usted al desarrollo económico?
– Si hablamos de programas de estabilización y reforma integral, hay que hacer toneladas de cosas porque todo está al revés. Los caballos están detrás de la carreta. Pero hay al menos 7 u 8 líneas claves que Venezuela tiene que instrumentar para recuperar la senda de crecimiento, abastecimiento y control de la inflación.

– ¿Cuáles serían esas tres inversiones?
– Venezuela tiene que ir inevitablemente a un programa de búsqueda financiera internacional.

– ¿Está hablando del Fondo Monetario?
– Puede ser el Fondo Monetario y otras instituciones, entre ellas la banca internacional. Venezuela tiene las reservas de petróleo más grandes del mundo y eso le permitiría tener el colateral para que la banca internacional, en un programa de reconstrucción, un programa de reformas integrales, pudiera ayudar financieramente con donaciones o con préstamos.

– El argumento del gobierno es que no pide préstamos porque lo tienen bloqueado, creo que Estados Unidos.
– Claro, lo tienen bloqueado porque es maula, están default, están en cesación de pago, hay más de cinco mil millones de dólares en deudas atrasadas, no pagadas, formalmente en default y porque el mundo entero ve que no existe una coherente y consistente política económica y el equipo que está tratando de renegociar esa deuda, no tiene ninguna credibilidad ante los mercados internacionales.

– ¿Cómo crees tú en esa credibilidad, metiendo un paquete económico?
– Yo no hablo de paquetes económicos, hablo de medidas económicas, que la sensatez económica llaman. Y eso implica desmontar el control de cambio. Tienes que desmontar gran parte de los controles de precio. Detrás del desabastecimiento lo que tienes son controles de precio que se han mantenido por mucho tiempo inamovibles y han generado que los precios finales estén por debajo de los costos de producción. Tienes que ir a una reforma fiscal, parte del problema de hiperinflación es que está financiando de manera inorgánica una brecha entre ingresos y gastos, tienes que cerrar esa brecha, generar equilibrio.

– ¿Estás hablando de impuestos, más impuestos de reforma tributaria?
– Estoy hablando de varias cosas que pueden que, poniéndolo en paralelo, pueden ser aquellos gastos superfluos reducirlos adonde se puedan incrementar impuestos, sobre todo a grupos de ingresos medios y altos subirlos, de manera de ir cerrando la brecha. Lo que no puedes tener, como tuviste el año pasado, 26 puntos del PIB en déficit fiscal, porque al final lo que terminas es financiando.

– ¿Qué significa el déficit del PIB para el pueblo, para la gente que te está leyendo?
– Que tienes en términos del producto interno bruto 26 puntos de gastos superiores al ingreso. Es decir, tienes una brecha gigantesca. Una familia que le ingresan 100 bolívares y gastas 126 bolívares al día. Entonces, esa brecha de alguna manera hay que cubrirla. ¿Y cómo la cubre el gobierno? Con emisión de dinero inorgánico, que es la base fundamental del proceso de hiperinflación en Venezuela. Entonces, si tú decides pagar el déficit fiscal con emisión inorgánica, estás obligando a tu sociedad vivir un ciclo de recesión, de hiperinflación y devaluación sistemática.

– ¿Y esas medidas de la conversión y otras cosas no se salen de lo ideológico, no viola el patrón ideológico?
– Sí, claro, pero la reconversión es la eliminación de ceros, como decía, es una decisión inocua, es una medida cosmética, eliminas ceros y eso no cambia nada en términos de la economía real.

– ¿Y un aumento de precios no es una forma?
– Sí, bueno, el aumento de la gasolina podría ser una, pero es una medida aislada, eso tiene que ser un programa de reformas integrales, donde tienes que tener la reconversión, el aumento de la gasolina, el desmontaje del control de cambios, la eliminación de los controles de precios. Tienes que buscar ayuda financiera internacional para fortalecer tu nivel de reservas, porque no tienes dólares para liquidarlos.

– ¿Tú me quieres decir que la situación en Venezuela es peor que la de Haití, por ejemplo?
– Sin lugar a dudas. En términos salariales, el salario del venezolano es mucho menor al salario promedio de un haitiano, o al salario promedio de un cubano. Es la primera vez en la historia económica que el salario de un venezolano es inferior a esos dos países.

– ¿Por qué tú dices que Cuba también tiene salarios superiores a Venezuela?
– Sí, podemos revisar tasas de salarios internacionales y Venezuela tiene, en estos momentos, la tasa de salarios mínima más baja de América Latina, que eso ya es mucho decir, porque Venezuela es una economía de ingresos medios-altos y siempre fue una economía de mayor potencial de América Latina. La derogación de la Ley de Ilícitos Cambiarios es otra de las medidas que yo creo que va en la dirección correcta. Pero otra vez, esa medida aislada, sin ser acompañada de un contexto de un programa de estabilización, de un programa de reformas integrales por sí solas, no cambia la situación económica del país.

– ¿Qué papel jugaría el sector privado en esta propuesta?
– Central, porque Venezuela sigue siendo una economía con una capacidad extraordinaria de crecimiento en su ámbito privado. Yo veo en el futuro en Venezuela, si generamos las condiciones idóneas, un sector petroquímico que podría generar grandes ingresos en divisas, veo frutas tropicales, mangos, parchitas, piña, turismo, es decir, una cantidad de sectores privados textiles que podrían generar flujos importantes de divisas. Hay que entender que Venezuela es una economía petrolera y va a seguir siendo una economía petrolera por mucho tiempo, pero tenemos que utilizar el petróleo para impulsar el crecimiento de sectores alternativos de manera de lograr finalmente la diversificación de la economía. Esa idea que tiene 90 años rodando en este país, de sembrar el petróleo y diversificarlo, que finalmente hay que hacerla. Y hay que hacerla pronto porque el petróleo pronto tendrá un perfecto sustituto.

– ¿Pero tú le ves solución inmediata, cuánto tiempo?
– Ya no hay soluciones fáciles ni rápidas cuando llegas aquí. Pero Venezuela es hoy la economía de peor desempeño macroeconómico del mundo, 5 años consecutivos de recesión y la única economía que vive un proceso de hiperinflación.

– Pero tengo entendido que el programa que viene está la devolución de las propiedades, expropiadas por el Estado.
– Pues ojalá sea así, porque eso fue una de las variables que le hizo un terrible daño a esta economía. El paquete que se instrumentó de controles de precios, controles de cambio, controles de tasas de interés, controles en mercados laborales, las famosas expropiaciones, fueron el coctel de política económica que llevó a esta economía a la esquina más oscura de su historia.

– ¿Qué otra cosa nos puede decir?
– Simplemente que tenemos 5 años hablando de esto y el gobierno no hace nada y algo peor que hacer algo es no hacerlo.

– ¿Qué recomiendas para ya?
– Lo primero, es buscar ayuda financiera internacional y el desmontaje del control de cambio en el contexto de un programa de forma integral.

– ¿En qué condiciones buscarías tú ayuda internacional, tendrías que rectificar tu política económica?
– Sin lugar a dudas, la única posibilidad que la banca internacional y el Fondo Monetario nos presten dinero, es que vean un programa coherente y ese programa coherente tiene que estar respaldado detrás de un grupo de técnicos coherentes, que tengan un programa de reformas integrales. Nadie te va a prestar dinero si crees que se va a perder ese dinero. Y en este momento, esto es un barril sin fondo, donde lo que metas se lo traga y se pierde. Entonces, tienes que replantear completamente a política económica.

– Mucha gente del gobierno cuando se le habla de estas reformas económicas, ellos se pasean en el mundo del paquete de Carlos Andrés Pérez. Que se pueden implementar esas medidas con el resultado que tú sabes.
– Aquí nadie está hablando de un programa de ajuste clásico Fondo Monetario, estoy hablando de reformas que la sensatez económica básica llama a tomar para recuperar los equilibrios de la economía y vuelva a crecer con más inflación y desabastecimiento. No tiene por qué ser un programa recesivo, puede ser un programa expansivo si consigues los recursos internacionales que tienen vía préstamos y vía donaciones.

– ¿Si a ti saliendo de aquí te encuentras con un trabajador que te diga, “Dr. Puente, cómo hoy voy a vivir mejor, qué cree usted que me espera”, qué le dirías tú?
– La única manera de que ese trabajador, de que usted y yo vivamos mejor, es que esta economía revierta el ciclo de desastre, comience a crecer, controle la inflación y genere abastecimiento. La inflación es, la hiperinflación es uno de los peores cánceres que puede tener una economía, porque destruye el bienestar, la riqueza de todos los venezolanos, y Venezuela es hoy la única economía en el mundo en hiperinflación.