Entrevista

El Petro es una ficción y las empresas siguen cerrando

14 septiembre, 2018 | 12:00 am

– ¿Qué está pasando?
– Bueno, la única noticia equivocada es que yo no digo que se cerraron 9 mil empresas en los últimos dos años, sino en los últimos 20 años. Verdaderamente, Venezuela solía tener 12.700 empresas industriales, hoy tiene lo que estimamos ser unas 3.600, más o menos unas 3 mil corresponden al sector privado. De esas unas 2 mil 400, 2.600 hacen vida en Conindustria y esas empresas que hacen vida en Conindustria están trabajando en forma agregada al 23,5% sobre su capacidad instalada. 23.5% es una cantidad, no es un nivel de producción muy, muy bajo, sin duda más desagrega eso y te vas por sectores, te das cuenta de que el sector, por ejemplo, de artes gráficas está trabajando el 8%; te das cuenta de que el sector de autopartes está trabajando también cercano al 8%; te das cuenta de que el sector de ensambladoras dejó de existir, las ensambladoras automotrices, quiero decir; te das cuenta de que el sector plástico está trabajando también muy por debajo del 23% como consecuencia de que no hay plástico, no hay polietileno, polipropileno y PVC, te das cuenta que el sector metalmecánico, también está mal. Tal vez el sector agroindustrial puede ser un poquito mejor, tal vez el sector bioquímico puede estar un poquito mejor. Pero más allá de eso, todos los demás sectores están en unas condiciones en las cuales su capacidad de tener empresas y estas que puedan seguir adelante, no está ahí.

– ¿Y quién entonces surte al comercio, a los establecimientos en este país?
– Cada vez se pueden surtir menos, fíjate que si lo vemos en forma agregada, Venezuela solía tener un poco más de unas 650 mil empresas de todo tipo, por supuesto que hay empresas industriales, hay mucha empresa comercial, mucha tienda, pero empresas del turismo, bancos, del sector seguro, clínicas y así, sucesivamente. Ya eso está por debajo de las 400 mil empresas. Han cerrado muchas compañías y los comercios hoy en día la porción de esas empresas que representa comercio, pues también han cerrado, muchas han venido cerrando y aquellas que no han venido cerrando, se han venido quedando con un surtido de productos sustancialmente menor. En estos días, como consecuencia de las medidas que pasó Maduro el 18 o el viernes 17 de agosto, muchos de los comercios tienen todavía sus santamarías abajo, porque no saben qué hacer. No saben qué hacer sobre el ajuste de sueldo, que si bien es absolutamente necesario que los venezolanos tengan unos niveles de ingresos sustancialmente mayor a los fines de que tengan un poder adquisitivo sustancialmente mayor, si bien eso es cierto, las formas como lo hace Maduro una vez más, conduce a una pérdida del poder adquisitivo. Tal vez tendrá una recuperación del poder adquisitivo que te pueda durar semanas, 4, 5, 6 semanas, y después de eso la inflación se va a comer de una manera acelerada ese ajuste salarial. Pero sin embargo, como es tan abrupto las posibilidades que tienen muchos de los comercios como para subsistir desde el punto de vista de caja, no está ahí. Está el ejemplo de un cliente de nosotros que nos decía, “mira vale, yo lo que tengo son 17 trabajadores, ahora, en mi cuenta del banco lo que tenía era 800 millones de bolívares. Ahora esos 800 millones de bolívares no me dan para pagarle a esos 17 trabajadores que yo tenía. Yo voy a tener que salir de algunos trabajadores y, además, no estoy vendiendo. Entonces, dime tú qué es lo que yo hago”. Entonces, cuando tú tienes unos brincos tan violentos a los cuales los flujos de caja no se pueden a gastar, pues tú tienes unas rupturas en el comercio muy fuertes. Y así que el comercio cómo se surte. Bueno, no se está surtiendo, está surtiendo cada vez menos.

– ¿Crees entonces que habrá rectificación posible?
– Bueno, yo creo que lo que puede haber es un proceso de recuperación de la economía, pero para que la economía se pueda recuperar, tenemos que tener primero la transición política. Me explico: los dos principales problemas que tiene la economía venezolana son la inflación, la altísima inflación y la generación de moneda dura, es decir, la generación de dólares, para que eso se pueda recuperar la inflación, tú tienes que disminuir mucho el tamaño del Estado. Para disminuir mucho el tamaño del estado, tú tienes que transferir muchos trabajadores del sector público para el sector privado. Y recuperar el sector privado.

– ¿Tú crees que las clínicas han cerrado, muchas?
– Fíjate que las clínicas no han cerrado como organización, pero sí tienen mucho menos médicos, sí tienen mucho menos equipos funcionando y muchas menos capacidad de atender a pacientes.

– ¿Por qué los laboratorios han cerrado?
– Bueno, porque no se van consiguiendo los reactivos, porque las resonancias magnéticas no van teniendo el helio, porque el técnico emigró de Venezuela. Entonces, lo que te quiero decir es que hay un proceso de destrucción que es conjunta. Fíjate el Sistema Financiero Nacional, los créditos que se consiguen son de largo plazo: 4 meses, ¿Cómo va una clínica a comprar un resonador, cómo va una empresa a comprar una máquina nueva si tú no tienes un mecanismo cambiario al cual poder acceder para transformar tus bolívares en divisas, en dólares, en euros o en yenes para poderlo comprar? y dos, si no tienes financiamiento para poderlo comprar.

– ¿Ha habido flexibilidad en el sistema cambiario, te ha beneficiado eso?
– No, no ha habido ninguna flexibilidad en el sistema cambiario. Lo que ha habido es una especie de, digamos, ilusión de que se desmontó el mecanismo de penalización para aquellos que tranzan fuera del tema cambiario, pero no hay, digamos, un mecanismo como tal. Tú vas a un banco a tratar de comprar o a una casa de cambio y dices, “aquí yo tengo bolívares y lo que quiero es dólares” y no te pueden vender dólares, porque no tienen mecanismos para poderlo hacer. Lo que hubo es un mecanismo mediante el cual aquellos que tengan dólares, producto de las remesas, van a la casa de cambio y la transforman por bolívares. Pero si tú lo quieres hacer al revés, tú quieres cambiar bolívares por dólares, eso no existe en Venezuela.

– O sea, ¿Tú no puedes traer dólares de afuera ni puedes mandar dólares para afuera, como empresa?
– Tú sí puedes traer dólares de afuera, pero las empresas en Venezuela no facturan en dólares, facturan en bolívares. Como tú facturas en bolívares, tú lo que tienes es bolívares. Ahora, para comprar materia prima, tú requieres dólares, para aquellas materias primas que son traídas desde el exterior, o para comprar una máquina, o para comprar un repuesto de una máquina. Tú tienes que transformar tus bolívares de la empresa a dólares, cosa que en todas partes del mundo es perfectamente legítimo y normal, porque hay flexibilidad cambiaria.

– ¿Y ahora vas a cambiar por Petro?
– Bueno, no lo vas a cambiar por nada, verdaderamente.

– ¿Y el Petro no existe para ti?
– El Petro no existe. El Petro es una ficción que está en cabeza de algunos, pero que verdaderamente no existe.

– Pero si cada día oigo que bueno, que de tal fecha a tal fecha todas las cosas serán en Petro, por ejemplo. Explícame eso.
– Bueno, yo no soy el que te lo puede explicar.

– Tú como empresario deberías saberlo, porque me imagino que te va a tocar actuar con el Petro, como agente.

– Bueno, fíjate una cosa. El Petro ¿Qué es lo que es? Le dicen criptomoneda y no sé por qué le dicen criptomoneda, porque yo creo que tal vez como la palabra está un poco de moda, así como que la gente le quiso asignar ese nombre, pero dicen que es un instrumento que va a tener un respaldo en barriles de petróleo de la Faja Petrolífera del Orinoco, para el momento en el cual lo vayan a sacar. Estando en el subsuelo todavía, pues no es transable, tú no puedes transar con una cosa que no existe, que no puedes intercambiar, verdad. Por otro lado, está por la Constitución prohibido entregar reservas como mecanismo de endeudamiento. Así que es ilegal por Constitución. Luego, desde el punto de vista de que tú puedas transarlo, no se puede transar porque no lo has sacado. Yo no te puedo dar a ti, yo no puedo ir a ningún lugar a que me den los barriles de petróleo equivalentes. Y, finalmente, está prohibido por la Comunidad Internacional. Entonces, dime tú si eso es un instrumento funcional.

– Los que están llamando es a los trabajadores a ahorrar en oro, a comprar su barrita de oro.
– Lo que te van dar es un certificado, no te van a dar el oro físico. Entonces, lo que te están dando es un mecanismo de endeudamiento, esa es una forma de endeudar más al Estado. Y este es un Estado que ya tiene un nivel de endeudamiento tal que pasamos en términos técnicos, de que tenía la deuda soberana y de Pdvsa era en Venezuela siempre, más o menos el 10% del tamaño de la economía, por lo cual, en términos internacionales, es una deuda muy sana, un país, un perfil muy sano. Hoy en día el tamaño de la deuda es más o menos entre 1.6 y dos veces el tamaño de la economía.

– ¿Cuánto es en dólares?
– 140 mil millones a 180 mil millones de dólares, dependiendo de qué es lo que le vayas agregando. Si le agregas ahí parte de las demandas que hay sobre Venezuela, te acercas más a los 180 mil millones de dólares, con lo cual siendo el doble de eso del tamaño de la economía.

-¿Los salarios?
– Los salarios es relativamente fácil de recuperar en términos reales, no subirlos así, de forma abrupta como se hizo con la medida actual. Con esa decisión este aumento de salarios es, cuántos aumentos de salarios llevamos desde enero del 2017 hasta ahora 14, 15 aumentos salariales. Y con cada uno hemos sido más pobres, verdad. Entonces cuando tú subes los sueldos a punta de disminuir la producción, pues esos sueldos los tienes que traspasar inmediatamente a costos. O sea, si yo estoy vendiendo 10 unidades de productos y me sube el sueldo y voy a vender como consecuencia de eso voy a vender entonces, porque al subir el precio voy a vender en vez de 10, voy a vender 8, bueno, entonces tengo que pasarle todo ese aumento de sueldo al costo del producto.

– ¿En qué medida del encaje de los bancos en el Banco Central, se beneficia el empresario?
– Lo primero que podría decir sobre eso fue que causó mucho temor porque el presidente del Banco Central dijo que iban a encajar todos los depósitos.

– ¿Pero no fue así?
– Bueno, afortunadamente la resolución fue distinta de lo que dijo el Banco Central, con lo cual uno no comprende qué es lo que había en la cabeza del presidente del Banco Central cuando dijo lo que dijo. En la medida, por lo que yo entiendo, lo que dice es que van a encajar el 100% de los ahorros que excedan a aquellos, el 100% de los montos excedentes que superen a aquellos que había el 31 de agosto, con lo cual eso es un estímulo a los bancos a que presten más. Pero, si bien eso es un mecanismo de estímulo de los bancos, para que presten más.